Los fenómenos meteorológicos extremos como las sequías o las tormentas costeras, los desastres naturales, el aumento de las emisiones de carbono y la falta de resiliencia climática son algunos de los principales riesgos que amenazan la estabilidad mundial.

El reporte global, elaborado en base 1000 encuestas a académicos y empresarios, destaca el incremento de los riesgos ambientales y climáticos como demostraron el año pasado los huracanes Harvey, Irma y María, que causaron una grave destrucción en Estados Unidos y el Caribe y vuelve a poner en el tope de las amenazas planetarias a estos eventos extremos.

El trabajo alerta además del aumento continuado y acelerado de las temperaturas promedio y el incremento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono que se produjo en 2017 por primera vez en cuatro años.

El informe se publicó una semana antes de la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, al que asistirá la Secretaria Ejecutiva de ONU Cambio Climático, Patricia Espinosa. Y destaca numerosas áreas en las que estamos exigiendo lo máximo de nuestros ecosistemas, desde las tasas de nivel de extinción que marcan la pérdida de la biodiversidad, a la creciente preocupación por la posibilidad de nuevas guerras.