Extremos

A El Niño le está faltando una sílaba

EXTREMOS EL NIÑO 2014 PREDICCIONES FIGURA 2

(Por Emily Becker).- Los meteorólogos  pronosticadores del Centro de Predicción del Clima estadounidense siguen sin declarar las condiciones de El Niño (ENSO), a pesar de que el registro de anomalías de temperaturas está actualmente alrededor de 0,5 ° C por encima de lo normal, y lo ha estado durante los últimos dos meses. ¿Por qué? Se espera que la atmósfera responda al calentamiento de la superficie del Pacífico: al ENSO, falta el “SO”.

La Oscilación del Sur, que de eso se trata el “SO”, es un sube y baja de la presión sobre la superficie entre una amplia zona que rodea Indonesia y el Pacífico tropical central-oriental: es la otra mitad de el fenómeno El Niño. Como el ENSO es un sistema acoplado, en el que la atmósfera y el océano se influyen mutuamente, ambos tienen que cumplir con los criterios de El Niño antes de declarar formalmente un evento El Niño.

En épocas promedio (sin El Niño), las aguas del Pacífico tropical occidental están mucho más cálidas que en la zona centro-oriental (Figura 1). A medida que el agua más cálida se extiende hacia el este durante El Niño, calienta el aire y lo eleva (baja presión) (Figura 2). A su vez, hay menos ascensión de aire (alta presión) cerca de Indonesia, debido a las aguas relativamente frías y al aire sobre ellas.

Los cambios de presión influyen en los patrones de viento. En épocas promedio (sin El Niño) el estado medio de la atmósfera sobre el Pacífico tropical genera convección y precipitaciones sobre Indonesia, vientos del este en niveles bajos (los vientos alisios que soplan de este a oeste) y vientos del oeste en los niveles altos (Figura 1). Estos son los componentes básicos de la Circulación Walker del Pacífico.

EXTREMOS EL NIÑO 2014 FIGURA 3

Durante El Niño, el sistema cambia: vemos vientos alisios más débiles sobre el Pacífico, menos lluvia de lo normal sobre Indonesia y más lluvia de lo normal en el Pacífico central y oriental. Durante algunos eventos de El Niño, los vientos alisios a lo largo del ecuador, incluso se revierten, y vemos vientos del oeste en niveles bajos, aunque no todo el tiempo. De hecho, cada El Niño es diferente, y tanto el océano y como las características atmosféricas varían bastante de un evento a otro.

Esta diferencia con respecto a los patrones medios de presión de aire a través del Pacífico se mide de diferentes maneras. Una de ellos es el Índice de Oscilación del Sur (SOI), que se basa en un largo historial de presión medida por dos estaciones: una en Darwin, Australia (sur de Indonesia) y el otro en Tahití (Pacífico centro-oriental tropical) (Figura 3) . 

El SOI negativo indica que la presión en Darwin es más alta que la media y la Tahití, inferior a la media: ésas son las condiciones de El Niño (se sigue diciendo “superior a la media” porque no sólo se compara la presión de Darwin con la de Tahití, sino más bien la comparación de las anomalías en cada uno. Imaginen comparar el precio de un litro de agua con uno de gasolina. Un índice negativo es si el precio del agua sube y el gas baja. El gas todavía puede costar más que el agua, pero son los cambios relativos en los dos precios que importan).

Una segunda forma en que describimos las anomalías de presión atmosférica sobre el Pacífico tropical es el Índice de Oscilación del Sur Ecuatorial (EQSOI). El EQSOI se basa en las diferencias de presión entre dos regiones situadas en el ecuador (Figura 3). El SOI está monitoreado, ya que tiene un largo registro disponible, que se remonta al Siglo XIX; el EQSOI depende de las observaciones por satélite, lo que significa que es un registro más corto, pero da una mejor idea de lo que está sucediendo a lo largo del ecuador.

Desde finales de junio, tanto el SOI como el EQSOI están a 0,2 (han tenido una tendencia a la baja en los últimos meses), y los patrones de viento son más o menos promedio sobre el Pacífico tropical, con un ligero debilitamiento de los vientos alisios hacia al final del mes. Hay un aumento de la convección en el Pacífico central, pero también algo sobre Indonesia … todo lo cual dice que todavía estamos a la espera de la atmósfera para que El Niño se vista y salga a jugar.

Sin embargo, es probable que la atmósfera se sume pronto por lo que todavía predecimos El Niño, con alrededor de un 70% de posibilidades de que se cumplan las condiciones en los próximos meses, y alrededor de un 80% para el otoño boreal. 

Texto original aquí

 

Tags: , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer