Historias

A los 78, casi un año debajo del agua

sylviaearle

(Por Chris Mooney).- La científica Sylvia Earle pasó casi un año de su vida bajo el agua y su experiencia le dicta que los océanos “no son tan grandes como para no echarse a perder”, pero también que quizás la Humanidad esté apreciando ahora lo que pasa para poder salvarlos.

La exploradora Earle aún no pasó exactamente un año bajo el agua, pero a sus 78 años pasó 292 días, lo que implica más de 7.000 horas en los océanos.

“Recién agregué algunas horas más bajo el agua, porque regresé del Golfo de México, de estar 100 millas mar adentro en Flower Garden Banks, donde en esta época del año diferentes especies de corales se tiran unas canas al aire para hacer más corales”, dijo Earle al referirse al fenómeno masivo de desove de corales.

Enormes cantidades de corales liberan gametos al agua, que luego suben a la superficie, donde ocurre la fertilización. Este proceso es considerado una de las más grandes maravillas en la profundidad del mar, que sólo unos pocos ven.

Earle comentó que para poder ver en acción los arrecifes buceaban tres veces por día y luego otra vez por la noche.

La exploradora resume así la situación de los mares:  somos la primera generación de seres humanos que no sabe lo que le está haciendo al 96 por ciento del agua a través de agresiones como la pesca, la contaminación acústica y la acidificación de los océanos.

Las generaciones anteriores tampoco lo entendían. Simplemente no tenían idea de los efectos que podían causar. “Hemos estado la mayor parte de nuestra historia bajo la ilusión, bajo la idea de que los océanos son muy grandes como para echarse a perder”, dice.

sylvia2

Ahora, gracias al trabajo de científicos y aventureros como Earle lo sabemos mejor. Y estamos en un momento crucial, porque el conocimiento puede ayudarnos a hacer la diferencia.

Earle no sólo estudia los océanos, ella también los vive. Sus publicaciones incluyen National Geographic Society Explorer in Residence, fue jefa científica del NOAA y ganó un TED Prize que utilizó para la iniciativa de conservación Mission Blue. Además tiene otros títulos no oficiales como “Heroína del Planeta”, como la llamó Time.

Ha establecido varios récords de profundidad bajo el agua, como bucear a 1.250 pies sin una correa de sujeción (es decir, sin una línea de seguridad de conexión a su otro ser humano en la superficie) en 1979.

En su carrera como investigadora científica, acumula más de 100 publicaciones sobre temas como la flora y fauna marina (Earle ha descubierto varias nuevas especies), los efectos de los derrames de petróleo, las tecnologías de exploración submarina, y mucho más.

Por la década del 70, cuando aún instituciones prestigiosas se negaban a admitir mujeres, Earle lideró a mujeres a expediciones hacia el fondo del mar. El programa Tektite Program incluía un equipo de mujeres que vivían en un laboratorio bajo el mar durante dos semanas en las Islas Virgenes.

sylvia3

(…) En su plan para que las personas se interesen por los océanos, el ruego de Earle es tan simple como sus movimientos. Lo primero: ahora entendemos los impactos masivos sobre el mar. Ahora vemos nuestro impacto y vemos puntos de inflexión ante nosotros.

Uno de esos puntos es la acidificación de los océanos: el agua de los océanos se vuelve más ácida debido al aumento de concentración del dióxido de carbono disuelto.

La química de los océanos cambia, creando un nuevo ambiente ante el cual los organismos de los océanos no necesariamente están preparados.

Hay otros hechos sorprendentes acerca de lo mucho que los seres humanos han devastado los océanos:

• Según el Programa Ambiental de las Naciones Unidas, “cada milla cuadrada de océano contiene 46.000 piezas de plástico flotante”.

• Un estudio de 2008 encontró 400 zonas-regiones muertas en el océano, sin suficiente oxígeno para la vida. Equivale a una superficie total de 245.000 kilómetros cuadrados, superior a la superficie del Reino Unido.

• De acuerdo con una predicción, salvo que algo cambie, todas las especies mundiales de peces que se capturan para el consumo humano colapsará en 2048.

• La acidificación del océano está avanzando a un ritmo loco: la investigación reciente sugiere que la tasa es más rápida que en cualquier otro momento de los últimos 300 millones de años.

Todo esto lo podemos ver ahora. Y podemos ver otra cuestión más importante: los océanos son un sistema de vida. Y sin él, nosotros no estaríamos.

“El océano domina la forma en que el mundo trabaja, hace nuestras vidas posibles”, afirma Earle y asegura que “si se nos van los océanos tendremos un planeta muy parecido a Marte”.

Todo este conocimiento nos pone, entonces, en un lugar único: somos la primera generación que puede apreciar lo que estamos haciendo, y quizás tomar un camino diferente.(…)

Como dice la “aventurera oceánica” Earle: “En un sentido, este es un momento dulce. Porque nunca podríamos saber lo que sabemos ahora, y porque nunca más tendremos la oportunidad, tan buena como ésta, para hacer realmente la diferencia”.

Texto original completo aquí

Imágenes: ©Kip Evans/Mission Blue

Traducción: Jimena González, para @TiempoInestable

LA EXPLORADORA


 

 

 

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer