América Latina

Algo se mueve raro bajo el Atlántico Sur

AMÉRICA LATINA OCÉANO CONICET 2

Científicos argentinos, brasileños y de la NOAA estadounidense se unieron en octubre en una misión a bordo del buque oceanográfico “Puerto Deseado”, del CONICET, para investigar la singular influencia que ejercen las corrientes marítimas del Atlántico Sur en las variaciones del clima a largo plazo y también sobre la pesca en nuestra plataforma continental.

Las investigaciones reunidas y publicadas hace pocos meses por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) confirman que los océanos están absorbiendo el 90 por ciento del calentamiento global provocado por la altísima emisión de gases de efecto invernadero, en particular de dióxido de carbono (CO2).

“El agua tiene muy alta capacidad calorífica. Si calentamos un litro de agua en una hornalla ese calor se conserva de modo prolongado, pero si se calienta el aire se calienta rápidamente pero se enfría rápido, Además hay que considerar el volumen de agua del océano, enorme, la capacidad de almacenar calor es también enorme. La mayor parte de los cambios de radiación en el sistema climático, por más gases invernadero, la mayor parte de ese calor que atrapa la Tierra se almacenan en los océanos. La mejor manera de cuantificar lo que está ocurriendo en el sistema es cuantificar los cambios de calor en el océano”, explica el investigador principal del Conicet y coordinador científico de las investigaciones, Alberto Piola, consultado por Tiempo Inestable.

Los 21 científicos del Servicio de Hidrografía Naval, INIDEP, de las Universidades de Buenos Aires y de Mar del Plata, del Instituto Argentino de Oceanografía, de la Universidade Federal do Rio Grande y de Sao Paulo (Brasil), de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) monitorearon corrientes de aguas profundas del Atlántico Sur y de Brasil, con el afán de mejorar la predicción del clima a largo plazo.

Los investigadores navegaron del 4 al 16 de octubre, ida y vuelta entre Mar del Plata y aguas de Brasil, en la campaña SAM-10 del Buque Oceanográfico Puerto Deseado (BOPD), del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), tripulado por la Armada Argentina y el Servicio de Hidrografía Naval.

AMÉRICA LATINA OCÉANO CONICET 1

En total, el buque recorrió 14 estaciones oceanográficas para cuantificar la circulación meridional de las aguas profundas del Atlántico “Las grandes masas de agua pueden amplificar o amortiguar los cambios de clima propiciados por la acción del hombre: la idea final de esta campaña es tener elementos que permitan predecir cómo responderán las masas oceánicas a la acción del hombre en el clima a largo plazo”, afirma Piola, citado por el CONICET.

El investigador precisa que por debajo de la capa superior de agua del borde oeste del Atlántico Sur hay masas de agua únicas y se procuró observarlas para ver los flujos de estas ramas de la circulación oceánica, que son complejas porque son corrientes muy variables.

La campaña relevó datos de temperatura y salinidad en ciertos puntos del océano tomados de siete ecosondas invertidas y estudió cómo influyen las corrientes de viento en los cambios en la temperatura del agua en la plataforma Sur de Brasil.

Observaron particularmente las corrientes en el borde oeste del Atlántico, sobre las costas de Brasil, Uruguay y el norte de Argentina, donde se producen las corrientes más intensas, en la superficie la Corriente de Brasil y por debajo otras ramas de la circulación de escala global.

Los investigadores midieron el volumen de agua transportado en corrientes que se originan en Atlántico Norte, que corren profundo y resurgen en el mismo océano más al sur, compensadas por otras que van hacia el Norte. El conjunto de esa circulación es importante en el mantenimiento del sistema climático a largo plazo, de décadas hasta siglos.

AMÉRICA LATINA OCÉANO CONICET 3

“Lo que hacen es redistribuir el calor en la Tierra, transportando calor en sentido Norte-Sur, pero en el Atlántico el flujo de calor es hacia el Norte, hacia el ecuador, que es donde la Tierra tiene exceso de calor. Hay evidencias paleo-climáticas, constatadas a partir de sedimentos oceánicos de gran profundidad, de que el clima es modulado por estas corrientes, cuando se intensifican y disminuyen. Se cree que en el pasado puede haber colapsado ese sistema de circulación. Las glaciaciones estarían conectadas a estos cambios de circulación”, declara Piola a Tiempo Inestable.

Lo que tiene de único el Atlántico Sur es que “como si fuera la compuerta del Atlántico, por donde pasan una variedad enorme de masas de agua. Como si el océano estuviera formado por capas. Desde la superficie hasta el fondo, unas vienen de la Antártida, otras del Atlántico Norte. Hay una yuxtaposición, es un lugar óptimo para observarlas y detectar si existen cambios en las características de las masas de agua ya en la intensidad de las corrientes”.

En cuanto al impacto en la biodiversidad del océano, ligado con las capas menos profundas, los investigadores ya detectaron en otras campañas, como la de 2013, que en la región hay un flujo desde las plataformas continentales desde el sur de Brasil y del Uruguay, así como desde las aguas de la región patagónica, hacia el océano profundo.

“Este interés científico en este problema es de otra naturaleza –aclara Piola-: se trata del impacto que esas corrientes pueden tener sobre la abundancia y el éxito reproductivo de especies de interés comercial en la plataforma continental. La mayoría de las pesquerías están en esas aguas menos profundas y lo que las sustenta es toda una trama alimentaria que tiene el mar, con el fitoplancton. Muchas de esas especies son arrastradas por las corrientes, son planctónicas. No las merluzas, pero en su estadio inicial de huevos y larvas, tienen muy poca capacidad natatoria o ninguna. Estos flujos pueden arrastrar ese tipo de especies. Una vez que se exportan, salen del ambiente en el que tienen éxito. Es un boleto de ida, pensando en las próximas generaciones”.

AMÉRICA LATINA OCÉANO CONICET 5

El IPCC relaciona constantemente el cambio climático con ese tipo de impactos, como la seguridad alimentaria.

“Sabemos aún muy poco sobre cómo podría cambiar este sistema que estamos estudiando en escalas largas de tiempo y cómo influyen en el sistema climático. Las características de la circulación en la plataforma continental están dictadas por condiciones regionales. El viento es muy importante. Ya hay detectados cambios de viento, patrones de variabilidad de vientos bastante claros. Pero no sabemos muy bien cómo va a evolucionar el viento en el futuro”, reconoce el investigador del CONICET.

El IPCC, hace notar, realiza estimaciones de probabilidad de cambios, no pronósticos. Lo que sí Argentina debería empezar a hacer -y todavía no ha hecho- es usar modelos numéricos y tratar de reproducir cómo sería la circulación en esos escenarios de vientos diferentes. ”En otros ejercicios de modelado que ya hicimos pudimos detectar que es muy sensible la circulación al cambio de viento”, anticipó.

AMÉRICA LATINA OCÉANO CONICET 4

Respecto de la colaboración con sus colegas brasileños y estadounidenses, Piola recuerda que el NOOA es una agencia federa estadounidense de alto nivel y gran presupuesto, que trabaja casi a nivel global.

“En este caso, con la NOAA tenemos una alianza hace bastante tiempo y colaboramos en varios proyectos. Lo que tiene éste de atrractivo es que es de largo plazo, hay planificación bastante amplia y también socios son también Brasil y Uruguay, y en la otras costas atlánticos de Sudáfrica y Francia”.

La información tomada durante la campaña atlántica se cruza con datos que proveen los satélites, como el SAC-D/Aquarius, que miden diversas variables en las aguas superficiales y sirven de complemento.

Las muestras de agua extraídas serán sometidas a mediciones de carbono disuelto y de alcalinidad, indicadores que permitirán ver las alteraciones de la química del océano, incluyendo las producidas por la actividad del hombre.

Por Eduardo de Miguel, editor de Tiempo Inestable

 

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer