Cambio Climático

Argentina y su proyecto del Fondo de Adaptación al Cambio climático

CC ARGENTINA ADAPTACIÓN 1

El país tiene un sólo proyecto en marcha del Fondo de Adaptación al Cambio Climático de la ONU, por un total de 5,64 millones de dólares a tres años, para aumentar la capacidad adaptativa y resiliencia de pequeños productores agrícolas familiares del Noreste argentino (Chaco, Santa Fe, Corrientes y Santiago del Estero) ante los impactos del clima (foto: INTA).

El proyecto, ejecutado por la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) del Ministerio de Agricultura argentino, se propone aumentar la resiliencia de estos productores para hacer frente a sequías e inundaciones.

“La zona de intervención, es una de las zonas en donde las series históricas observadas y los resultados de los estudios de proyección muestran un claro
incremento en la intensidad de eventos extremos antagónicos como sequías e inundaciones que se presentan, muchas veces, en el mismo año”, destaca en sus fundamentos el documento del proyecto.

Según el INTA, para los agricultores familiares del noreste argentino (NEA), qe representan más del 61 por ciento del total de productores y superan el 79 por ciento en algunos departamentos de la región, la variabilidad climática es un factor que aumenta su vulnerabilidad.

“Desde hace 30 o 40 años que la Argentina presenta marcadas tendencias de variabilidad en gran parte de su territorio. En el NEA, por caso, las precipitaciones medias anuales aumentaron entre un 10 y un 40 por ciento desde 1970. Estos cambios reducen la disponibilidad de recursos y la capacidad para adaptarse de los agricultores”, explica el instituto público, y enfatiza que se trata de un fenómeno global.

“En las últimas décadas, como consecuencia de eventos climáticos extremos más frecuentes e intensos, en todo el mundo se registraron mayores pérdidas en la producción agropecuaria, una de las actividades económicas tradicionalmente más expuestas a esos riesgos, asociadas a una mayor variabilidad climática (ver INTA).

CC ARGENTINA ADAPTACIÓN 2

El proyecto incluye planes de fortalecer los sistemas de monitoreo hidro-meteorológico y agro-productivos para mejorar la capacidad de evaluar los cambios climáticos y los impactos sobre los sistemas de subsistencia agropecuarios (foto: INTA).

Los ejecutores son la Oficina del Riesgo Agropecuario, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Dirección de Cambio Climático de la Secretaría de Medio Ambiente nacional.

Entre los objetivos puntuales del proyecto, figuran mejorar la eficiencia en el uso, captación, cosecha y almacenamiento del agua, crear sistemas de gestión y transferencia de riesgos para pequeños y medianos productores.

También la optimización del manejo colectivo agrícola, ganadero y forestal, integrar y ampliar redes hidro-meteorológicas y desarrollar un sistema de alerta temprana para evaluar y gestionar riesgos climáticos, incluyendo fenómenos extremos.

Por fin, el proyecto se propone capacitar y comunicar sobre gestión y transferencia de riesgos, para expertos técnicos gubernamentales y productores familiares, y capacitar en el manejo y monitoreo de datos hidro-meteorológicos, análisis de información climática y uso de herramientas.

“Fortalecer la seguridad alimentaria y el acceso a mercados a los pequeños productores es parte de una estrategia clave para el desarrollo sustentable
de los más pobres”, sostiene el documento del proyecto.

JUSTIFICACIÓN

CC ARGENTINA ADAPTACIÓN 3

“Argentina, con su gran variedad de climas y ecosistemas, y una economía basada fuertemente en la producción primaria y la manufactura de productos derivados, es altamente sensible a las modificaciones en los patrones de lluvias y temperaturas (foto INTA).

Particularmente, la zona de intervención, es una de las zonas en donde las series históricas observadas y los resultados de los estudios de proyección muestran un claro
incremento en la intensidad de eventos extremos antagónicos como sequías e inundaciones que se presentan, muchas veces, en el mismo año.

Esto hace que sea necesario comenzar un proceso de internalización de prácticas productivas diseñadas específicamente para incorporar las consideraciones de estas anomalías, al igual que generar la capacidad institucional que permita la implementación de políticas públicas de reducción de la pobreza que contemplen la variabilidad y el cambio climático.

Tal cual lo comentado anteriormente, si bien existen políticas en marcha que tiene como punto destinatario productores altamente vulnerables, estas no fueron desarrolladas con una consideración de los efectos que el cambio climático y la variabilidad climática pueden tener en los procesos productivos de este segmento
social en particular.

Es importante señalar que a diferencia de productores medianos y grandes que cuentan con tecnología y herramientas adecuadas para generar procesos de adaptación, el acceso a información y medios adecuados es una limitante importante al momento de planificar con un horizonte temporal que exceda la supervivencia del núcleo familiar y evite la migración hacia centros urbanos con consecuencias negativas para los individuos que suelen quedar atrapados en círculos de indigencia.

La propuesta presente tiene como objeto acercar a los pequeños productores localizados en tierras marginales herramientas, tecnología e información adecuada sobre los procesos que están ocurriendo a nivel local y regional como consecuencia del cambio climático.

De esta manera se podrán implementar técnicas de producción adecuadas que permitan mejorar los rendimientos y de esta manera la calidad de vida, con un foco en la seguridad alimentaria. Asimismo, los sistemas de información que se desarrollarán acoplados con las herramientas de transferencias de riesgo serán de gran utilidad para la protección de los bienes, escasos en su mayoría, en los que se apoya la subsistencia de las familias destinatarias del proyecto”.

Texto original completo del documento del proyecto aquí

 

 

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer