Ciencia

Asomate: así llueve y nieva en todo el planeta

Pocas cosas nos conectan en el planeta como las precipitaciones. Una tormenta de nieve en las montañas de Tennessee puede llevar la lluvia a las llanuras de España una semana más tarde.

Sin embargo, no ha habido una manera de monitorear efectivamente toda la precipitación en todo el planeta a la vez, y mucho menos crear un perfil vertical desde las nubes hacia la tierra.

 Todo eso cambió el año pasado cuando la NASA y la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón pusieron en marcha la última pieza de la misión global de medición de precipitaciones (GPM), una constelación de al menos 12 satélites que dan una visión sin precedentes de la precipitación mundial disponibles en tiempo casi real . Este 26 de febrero, la NASA publicó su primer mapa producido por esos satélites.

Muestra hasta las ondas y remolinos de pequeñas lluvias y tormentas de nieve que cruzan el planeta diariamente, a partir de datos capturados cada 30 minutos. También grandes tormentas a través de los océanos australes, donde no hay tierra para impedirlas. Y la lluvia de los ciclones tropicales, como el huracán Arthur, rastreado a través del Atlántico a principios de julio, y  el tifón Rammasun, a través del Pacífico antes de golpear Filipinas.

“En el Reino Unido, se registraron en su mayoría lluvias ligeras”, dijo Gail Skofronick-Jackson, científico del proyecto GPM. “En la India, monzones. En otras regiones, nieve. La GPM puede medir todo”.

Aunque las lluvias normales interesan, la información sobre monzones y tormentas tropicales es en la que la misión GPM podría tener su mayor impacto inmediato.

Los datos de la GPM está a disposición del público, y la NASA ya está trabajando con los administradores de emergencias de averiguar cómo tener las observaciones casi en tiempo real de una precipitación pueden ser utilizadas para mejorar la gestión de emergencias.
Más allá de la preparación inmediata para desastres, los datos de la GPM también podrían ayudar a mejorar los modelos climáticos y meteorológicos, ya que la misión proporciona una vista tridimensional de las precipitaciones.

“Los datos que estamos recogiendo tienen una estructura 3-D. Los modelos de pronóstico del tiempo y los modelos de cambio climático actuales tienen una manera muy simplista de lo que representan la nieve y el agua, por lo que puede ayudar a mejorar los modelos”, dijo Slpfrpnick-Jackson.

Los eventos de lluvias fuertes están en aumento en Estados Unidos, un patrón que se espera que continúe en parte debido al cambio climático. Los datos de la GPM podrían ayudar a los científicos a tener una mejor estimación de cuál es la probabilidad de esos cambios en el futuro y pronosticarlos mejor cuando ocurran.

En 2014, la agencia lanzó cuatro misiones de monitoreo de la Tierra y ha añadido una quinta a principios de febrero de 2015 para completar su programa de lanzamiento de la misión científica más nutrido en una década.

 La nueva combinación de satélites y sensores a bordo de la Estación Espacial Internacional proporciona información sobre el dióxido de carbono, los vientos, la humedad del suelo y las nubes.

Tags: , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer