América Latina

Brasil frenó el avance sobre la Amazonia

CC AMAZONIA AP 2014 DEFORESTACIÓN
Desde 2004, Brasil redujo en 79% el ritmo anual de la deforestación amazónica, pero este año revisó levemente al alza el resultado de la deforestación de la Amazonía y confirmó un aumento de 29% entre agosto de 2012 y julio de 2013, cuando la devastación de la selva alcanzó 5,891 km2, informó el oficial Instituto de Investigaciones Espaciales (INPE)
– foto AP.

A final del año pasado, el gobierno había estimado esa deforestación en 5,843 km2, lo que representaba un aumento de 28% sobre los 12 meses anteriores. Los estados de Pará y Mato Grosso fueron los que más deforestaron, con tasas de 2,346 km2 y 1,139 km2, respectivamente.

A pesar del aumento, el resultado del período 2012/2013 fue el segundo menor desde 1988, cuando comenzaron esas mediciones. La deforestación de la Amazonía en Brasil, la mayor selva del planeta, había bajado a su menor nivel histórico, de 4,571 km2, en el período 2011/2012, tras un alarmante pico de 27,000 km2 en 2004.

El aumento en 2012/13 coincidió con la aprobación de una reforma del código forestal, una ley que establece las reglas de conservación que los productores rurales deben adoptar y que según los ambientalistas contribuiría a aumentar la deforestación.

Brasil mide anualmente la deforestación amazónica entre agosto de un año y julio del siguiente. Los datos del último período 2013/14 deben ser publicados antes de fin de año.

Los primeros datos de deforestación para el año terminado en julio de este año indican que Brasil habría sufrido un nuevo aumento de la deforestación, por segundo año consecutivo, de 9.8 por ciento.

Texto original completo de El Economista aquí

CC DILMA CUMBRE CLIMA ONU NUEVA YORK

La presidenta Dilma Rousseff, en su discurso en la Cumbre del Clima de la ONU en Nueva York, en septiembre, se limitó a enumerar los avances que obtuvo Brasil que lo referente a la deforestación, que cayó 79% desde 2004.

Sin embargo, se negó a firmar el documento principal de la cumbre, la Declaración de Nueva York sobre los Bosques.

La reducción de la deforestación en Brasil evitó lanzar a la atmósfera, cada año, 650 millones de toneladas de CO2. “Brasil no anuncia promesas, muestra resultados”, afirmó la presidenta.

La Declaración de Nueva York es más una muestra de buenas intenciones que un plan para reducir por la mitad la deforestación hasta 2020 y terminar definitivamente con ella para 2030.

Brasil no adhirió a la declaración por no estar de acuerdo, según lo que Folha averiguó, con la eliminación total de la deforestación. El gobierno considera que la cuestión no precisa ser definida ahora y hay resistencias en cuanto al lenguaje empleado en el texto.

La ministra de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, dijo que el país no fue llamado para debatir el texto. Algunos organizadores afirmaron que una versión inicial fue presentada al gobierno en julio, pero la ministra negó haberla recibido.

LEGAL O ILEGAL

AMÉRICA LATINA BRASIL GASES INVERNADERO AMAZONIA

La mayor restricción de Brasil es respecto a la ausencia de distinción, en el texto, entre deforestación legal e ilegal. Como en Brasil se permite el manejo sustentable de bosques para la extracción de madera y despejar áreas para la agricultura, el país no podría adherir a la deforestación cero. Eso implicaría, en la visión del gobierno, impedir talas que hoy son legales.

El Plan Nacional sobre Cambio Climático en Brasil, adoptado por decreto en 2007, estipulaba eliminar la pérdida neta de áreas cubiertas de bosques hasta 2015.

El tema calentó la campaña electoral brasileña. Dilma, que como ministra de Minas y Energía de Lula vivía enfrentándose a Marina Silva, dijo en Nueva York que su adversaria está “mintiendo” al decir que la deforestación de la Amazonia creció en el último año. De acuerdo con la presidenta, hubo un “pequeño aumento” en 2013.

Datos del Instituto Nacional de Investigaciones Especiales (INPE, por su sigla en portugués) muestran que la deforestación creció un 29% entre 2012 y 2013. Con 5891 kilómetros cuadrados de bosques destruidos, no obstante, fue la segunda menor tasa registrada desde 1988.

Con la deforestación cero propuesta en el texto, dejarían de emitirse, por año, a partir de 2030, de 4500 millones a 8500 millones de toneladas de CO2, un valor estimado sobre lo que la destrucción de bosques emite de polución por año.

Sería lo mismo que sacar de circulación los mil millones de autos que hay hoy en todo el mundo.

Estados Unidos y Europa apoyan la declaración. China e India, no. Otros países con bosques tropicales como Perú, Colombia, Guyana, República Democrática del Congo e Indonesia también firmaron.

Pero ninguno llega a tener los 4 millones de kilómetros cuadrados de selva amazónica que tiene Brasil.

Texto original aquí

Tags: , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer