Ciencia

¿CÓMO INFLUYE EL CAMBIO CLIMÁTICO EN LA ANTÁRTIDA?
CC ANTARTIDA BASE ESPERANZA 

“El continente antártico contribuye al calentamiento global de manera casi ínfima pero, sin dudas, es uno de los lugares del mundo donde se sienten los impactos…”.VEA AQUÍ un esclarecedor documental producido por el Instituto Antártico Argentino (Dirección Nacional del Antártico)

:::

CC ANTARTIDA HIELOS BEDMAP CON HIELO

El proyecto científico Bedmap 2 determinó que es 4,6% más grande de lo pensado, su hielo es más profundo y, si se derritiese, dejaría bajo agua muchas grandes urbes, desde Holanda a Buenos Aires.

Estas son sólo algunas de las conclusiones que los especialistas extraen a partir del análisis de un nuevo mapa de la Antártida elaborado bajo la dirección del British Antarctic Survey (operador nacional antártico del Reino Unido) y que es el más detallado jamás visto. El proyecto Bedmap 2 (Cama de Hielo 2) supone “una mejora significativa” respecto de los datos recolectados por el primer Bedmap, hace más de 10 años.

De acuerdo con el Bedmap 2, la profundidad media del lecho del continente antártico es de 95 metros, 60 metros más de lo que se estimaba.

El volumen general de hielo es un 4,6% más grande de lo que se pensaba previamente, mientras que el volumen de hielo lindante con la tierra, pero situado bajo el nivel del mar, es 23% mayor de lo que se creía. Este último tipo de hielo es muy vulnerable ante las corrientes marinas, con lo cual es el más susceptible de ser fundido por el calentamiento global.

CC ANTARTIDA HIELOS BEDMAP SIN HIELO

VIDEO DE LA NASA (ORIGINAL, CON SUBTÍTULOS EN INGLÉS)

Según calculan los científicos, al derretirse el hielo de la Antártida el nivel del mar en el planeta podría llegar a subir, potencialmente, entre 58 y 60 metros. Si esto ocurriera, prácticamente desaparecería la totalidad de los Países Bajos. Gran parte de la costa de Alemania también sería borrada de la faz de la Tierra y ciudades germanas del interior como Hannover y Berlín también resultarían afectadas. Las localidades costeras del Reino Unido desaparecerían en su gran mayoría, mientras que Londres resultaría sacudido por un Támesis anegado.

En España, una subida así inundaría Sevilla y toda la desembocadura del Guadalquivir. El Mar Menor (Murcia) se uniría con el Mediterráneo. La huerta de Valencia, gran parte de Barcelona, Santander y Gijón, entre otras, serían solo un recuerdo.

En América del Sur, el mar se adentraría en el corazón del continente. El río de la Plata sufriría las consecuencias y Buenos Aires desaparecería del mapa. Lo mismo ocurriría con Montevideo y las ciudades costeras de Brasil, como Río de Janeiro, Porto Alegre y Santos.

El panorama es desolador y eso que solo contempla la Antártida, sin tener en cuenta las aguas procedentes del deshielo de otras partes del mundo.

Texto completo aquí

CLAVE PARA ESTUDIOS FUTUROS

CC ANTARTIDA HIELOS BEDMAP 1

El volumen y la distribución de hielo en la Antártida son factores fundamentales para determinar el comportamiento futuro de las capas de hielo y su posible contribución a la elevación del nivel del mar.

Además, la forma detallada del paisaje subglacial y el fondo marino mantiene un registro de los procesos tectónicos y geomorfológicos que crearon el continente antártico.

El Bedmap 2 reúne a los esfuerzos colectivos de la comunidad internacional de topógrafos, desde el comienzo de la era científica en la Antártida, para mapear las capas de hielo y el paisaje subyacente con una combinación sin precedentes de detalle y amplitud.

El Bedmap 2, como el Bedmap original difundido hace 10 años, es una colección de tres tipos de datos: altura de la superficie antártica, espesor del hielo y topografía de la roca madre. Durante la última década ha habido muchas investigaciones de la Aantártida, que aumentaron enormemente la cantidad de datos disponibles. Los investigadores utilizaron datos proporcionados por satélites, desde aviones e investigaciones en la superficie para construir un producto único de datos con una resolución más alta, una mayor cobertura y una mejor precisión.

Los dos Bedmap suponen una cuadrícula que abarca todo el continente, pero con un espaciado de malla más estrecha el Bedmap 2 incluye muchas áreas de superficie y subglaciales muy pequeñas para ser vistos en el conjunto anterior de datos. Los millones de puntos de datos adicionales en Bedmap2 también cubren un porcentaje más grande de la Antártida.

Además, el amplio uso de los datos de GPS en las investigaciones más recientes mejora la precisión del nuevo conjunto de datos. Las mejoras en la resolución, la cobertura y la precisión conducirán a cálculos más precisos de volumen de hielo y la contribución potencial de aumento del nivel del mar.

El volumen total de hielo y la contribución del nivel del mar siguen siendo similares a los cálculos surgidos utilizando el Bedmap original, pero la profundidad media de la base rocosa de la Antártida, el punto más profundo y el grosor del hielo han aumentado.

El británico Peter Fretwell, científico del BAS y autor principal del proyecto, dijo que el nuevo conjunto de datos aumenta nuestro conocimiento sobre el medio ambiente subglacial y será útil para futuras investigaciones sobre la capa de hielo antártica. “Va a ser un recurso importante para la próxima generación de quienes describen la capa de hielo, los oceanógrafos y los geólogos estructurales”, dijo.

La NASA aportó grandes cantidades de datos sobre la altura de la superficie, los límites de la plataforma de hielo y el espesor del hielo. Por ejemplo, las mediciones hechas en tres Operaciones IceBridge, de campañas por vía aérea, representan el 12 por ciento de los 25 millones de puntos de datos de espesor de hielo reunidos en más de 200 campañas similares en los últimos 50 años.

Las operaciones IceBridge utilizan un radar que penetra el hielo conocido como Multichannel Coherent Radar Depth Sounder. El MCoRDS, operado por el Centro para la Detección Remota de las Capas de Hielo (Center for the Remote Sensing of Ice Sheets) de la Universidad de Kansas, envía señales de radar a través del hielo y registra el ángulo y la sincronización de las ondas que regresan para mostrar la superficie de hielo, las capas interna y el lecho de roca.

La NASA ha puesto los datos a libre disposición de los investigadores. “Esperamos que otros socios también tomen este camino”, dijo Agnès López Gay. La recopilación de datos de sondeo de radar sobre la Antártida es un esfuerzo costoso, que ha llevado a algunos investigadores a ser comprensible protectores de los datos. Esto podría cambiar, sin embargo, a medida que más investigadores utilicen datos de libre disposición.

“Cada vez más personas en la comunidad de investigadores se dan cuenta del enorme valor de hacer que los datos de libre acceso”, dijo Michael Studinger, científico del proyecto IceBridge en la NASA Goddard.

Texto original aquí

:::

HIELOS CC POLOS

El calentamiento global está cambiando la ubicación de los polos geográficos de la Tierra, según un estudio publicado en la revistaGeophysical Research Letters.

Los autores, investigadores de la Universidad de Texas, Austin, aseguran que el aumento de la fusión de la capa de hielo de Groenlandia – y, en menor medida, la pérdida de hielo en otras partes del mundo – contribuyeron a mover el Polo Norte varios centímetros al Este cada año desde 2005.

“Hubo un gran cambio”, sostuvo el autor principal del estudio, el geofísico Jianli Chen. De 1982 a 2005, el polo se desvió sureste hacia el norte de Labrador, Canadá, a un ritmo de alrededor de 2 miliarcsegundos (o unos 6 centímetros por año). Pero en 2005, el polo cambió de rumbo y comenzó a moverse rápidamente hacia el este, hacia Groenlandia, a más de 7 miliarcsegundos por año.

Los científicos han sabido por mucho tiempo que las ubicaciones de los polos geográficos de la Tierra no son fijos. A lo largo del año, cambian estacionalmente como ocurre con la distribución de la nieve, la lluvia y la humedad. “Por lo general, [el cambio] es circular, con un bamboleo”, explica Chen.

Pero debajo del movimiento estacional hay un movimiento anual que se cree que está impulsado en parte por la deriva continental. Fue el cambio de ese movimiento lo que llamó la atención de Chen y de sus colegas, que utilizan los datos recogidos por el Gravity Recovery and Climate Experiment (GRACE) para determinar si la pérdida de hielo había cambiado y acelerado la deriva polar anual.

Sondas gemelas de GRACE miden los cambios en el campo gravitatorio de la Tierra, que pueden ser utilizados para rastrear los cambios en la distribución del agua y el hielo. El equipo de Chen utiliza datos de GRACE para modelar cómo el deshielo de los polos afectan la distribución de la masa de la Tierra.

Entonces, encontraron que la reciente y acelerada pérdida de hielo, asociado con el aumento del nivel del mar, representan más del 90% del movimiento polar desde 2005.

Texto original aquí

:::
UNA ANTÁRTIDA CADA VEZ MÁS PEQUEÑA
MM7792 Melt Zone
El deshielo en la Antártida aumentó 10 veces en los últimos 600 años, reveló un estudio divulgado en Australia. La tasa mayor de descongelamiento se dio en el último medio siglo y la acción humana ha sido un factor clave.”Descubrimos que las condiciones más frías en la Península Antártica y la menor cantidad de deshielo durante el verano ocurrió hace 600 años”, según el jefe del estudio, Nerilie Abram, experto de la Universidad Nacional Australiana (ANU, siglas en inglés) y el Sondeo Antártico Británico (BAS, siglas en inglés).El estudio, que fue publicado en Nature Geoscience, pretende entender las causas de los cambios ambientales en la Antártica y calcular la contribución de su deshielo en el aumento de los niveles del mar.Hace unos 600 años, las temperaturas eran de unos 1,6° menos que las registradas en el siglo XX y la cantidad anual de hielo que se derritió y se volvió a congelar fue de 0,5% 

Para efectos del estudio, el equipo de científicos perforó un núcleo de hielo de 364 metros de largo en la isla James Ross, cerca del extremo norte de la Península Antártica, para medir las temperaturas pasadas del área para analizar el deshielo en la región, según un comunicado de prensa de la ANU.

Las capas visibles de hielo en esa zona perforada revelaron los períodos en los que nevó en el verano sobre esas coronas de hielo y se volvieron a congelar.

Al medir esas capas, los científicos pudieron examinar la historia de la congelación en la Antártida a través de comparaciones entre los cambios de temperatura en el núcleo de hielo

“Las temperaturas en el lugar han aumentado gradualmente en diversas fases durante muchos cientos de años, pero la mayor parte de la intensificación del deshielo ha ocurrido desde mediados del siglo XX”, agregó el científico.

También explicó que la Península Antártica se ha calentado hasta un nivel en el que un pequeño aumento en la temperatura puede desencadenar un gran aumento en la descongelación de hielo durante el verano austral, lo que supone un gran impacto en la estabilidad del hielo y el aumento del nivel del mar.

La Península Antártica calentó más rápidamente que cualquier otro lugar en el Hemisferio Sur en el último medio siglo y según los científicos este fenómeno es causado por el ser humano.

En otras partes del continente blanco, como la Capa de Hielo de la Antártida Occidental el panorama es más complejo porque se desconoce si el deshielo y la pérdida de los glaciares en excepcional o es causado por el cambio climático.

:::

El mar es una peligrosa piscina de lona

OCEANOS MAR NIVEL SUBIDA PACIFICO

Basados en estudios de calentamientos globales que sufrió la Tierra en el pasado, algunos científicos creen que aun cuando dejemos de quemar combustibles fósiles mañana mismo, habría un aumento sustancial del nivel del mar a largo plazo, a medida que las capas de hielo responden lentamente a las temperaturas más cálidas provocadas por el gases de efecto invernadero que los humanos ya hemos vertido en la atmósfera.

El paleoclima sugiere que incluso un leve calentamiento global puede producir un aumento de 25 a 30 pies (7,62 m a 9,14m). Y si los científicos están más o menos cerca en sus proyecciones, el calentamiento debido a la actividad humana durante el próximo siglo va a ser más que leve. Ello significa que un aumento a largo plazo de 80 pies (24,35 m) en el nivel del mar no se puede descartar.

Es verdad que tomaría un tiempo bastante largo para ocurrir, al menos cientos y probablemente más, miles de años. En la escala de tiempo en que las personas tienden a preocuparse, el próximo siglo, el aumento sería mucho menor. Una estimación común es de tres metros, aunque hay persistentes temores de que la situación llegue a ser peor que eso.

Pero no importa cuán rápido ocurra, el aumento del nivel del mar no se dará en todas partes del planeta. El aumento del nivel del mar es “desigual”, el mar sube más en algunos lugares que en otros.

Esto puede parecer extraño, ya que tendemos a pensar en el océano como una bañera gigante llena de agua. Si uno abre el grifo y agrega agua a una bañera, por supuesto, el nivel se eleva de manera uniforme. ¿Por qué no funciona el mar de esa manera?

Los científicos dicen que el nivel del mar en un lugar determinado es realmente influenciado por una multitud de factores. Para tomar uno de los más evidentes, la Tierra puede estar hundiéndose aun cuando el mar está subiendo. Esto está ocurriendo hoy en día en gran parte de la Costa Este de los Estados Unidos, con tasas especialmente altas de hundimiento en la región de la bahía de Chesapeake región y en el sur de Louisiana .

Lo contrario también puede ser cierto, por supuesto: la Tierra en algunos puntos está creciendo lo suficientemente rápido como para superar a la subida del mar. Ocurre hoy mismo, en algunas zonas de Alaska y Escandinavia.

Si la Tierra se hunde, empeora el impacto local de un aumento global del nivel del mar. Y entonces la Tierra que se hunde será uno de los mayores problemas, en todo el mundo, a medida que avanza el cambio climático. Porque muchas de las grandes ciudades del mundo están, como  Nueva Orleans, construido en deltas de los ríos. Es decir, en el barro.

OCEANOS MAR NIVEL SUBIDA PACIFICO

Los seres humanos han interrumpido el flujo de sedimentos hacia los deltas en la mayoría de los lugares. La superficie de la Tierra se hunde según el sedimento subyacente más viejo se compacta. La retirada de las aguas subterráneas o de crudo puede empeorar la situación, a pesar de que las extracciones de agua se han limitado en muchos lugares específicamente para frenar el hundimiento.

Si tenemos un aumento global del nivel del mar de varios metros para el final de este siglo XXI, como muchos científicos esperan, los efectos se sentirán con más fuerza en las grandes ciudades con tasas rápidas de hundimiento del terreno. Aparte de Nueva Orleans, los ejemplos incluyen Tokio, Houston, Shanghai, Bangkok y Venecia.

La complejidad no termina ahí. A medida que se vuelca agua al mar, las cuencas oceánicas se ajustar a ese peso extra: se comportan entonces  menos como una bañera y más como una piscina de plástico flexible para niños. El fondo del océano, en realidad se puede hundir. La deformación es lenta, pero cambia la distribución del agua de los océanos con el paso del tiempo.

Otro factor que puede alterar los niveles del mar es un cambio en los patrones de viento. Los vientos dominantes pueden hacer que el agua se acumule en algunos lugares, como ocurre en la actualidad frente a la costa oriental de Asia.

Todos estos factores complican cualquier pronóstico sobre el aumento del nivel del mar, y la mayor parte o la totalidad de ellos puede ser importante para un sitio determinado. Pero la variable más extraña y más interesante tiene que ver con la gravedad.

Las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida son inmensas y ejercen la atracción gravitatoria suficiente como para atraer una cantidad sustancial de agua del océano hacia ellos. Si nos imaginamos todo el hielo de Groenlandia derretido, algo raro terminará pasando pronto: el nivel del mar descenderá a lo largo de una zona que se extiende a más de mil kilómetros de la capa de hielo.

“Si Groenlandia se derrite catastróficamente mañana, el nivel del mar caerá en Escocia, en Terranova, y claro, en Groenlandia, por mucho”, dijo Jerry X. Mitrovica , un científico de Harvard que ayudó a promover el estudio de esos efectos. Algo similar ocurriría en las proximidades de la Antártida si la capa de hielo de la Antártida Occidental, que se considera altamente vulnerable a un modesto calentamiento global, se derritiera.

Pensemos en las implicaciones de este hallazgo: si el nivel del mar desciende casi al de las capas de hielo que se derriten, ello significa que tiene que subir más que el promedio en otros lugares, ¿no?

Y eso es una mala noticia para algunos países. Esto significa un aumento del promedio mundial del nivel del mar de 30 pies (9,14 m), por ejemplo, que podría traducirse en  40 o 50 pies de aumento en algunas partes del mundo.

Los científicos piensan que la distribución exacta de la subida del nivel del mar dependerá de cuál de las dos capas de hielo se derrite , o más probablemente de qué proporción de cada uno se derrite. Si uno vive en la costa media del Atlántico de Estados Unidos, una cantidad dada de derretimiento en la lejana Antártida producirá un aumento sustancial del nivel del mar, más grande que la misma cantidad de la fusión de la vecina Groenlandia. Es contradictorio, pero es así.

Además de todo esto, como las capas de hielo se derriten, la redistribución de la masa alrededor del planeta será tan grande, según Mitrovica y varios de sus colegas, como para  alterar la rotación de la tierra. Eso, a su vez, hará que otra redistribución modesta de agua del océano.

El esfuerzo por predecir exactamente lo que sucederá con la subida del nivel del mar es un trabajo a medio hacer. Pero ya sabemos que tanto Groenlandia como la Antártida Occidental están empezando a derretirse y a verter hielo extra en el océano en respuesta al cambio climático. A nivel mundial, el nivel del mar está aumentando a un ritmo de alrededor de un pie de un siglo y la tasa parece estar acelerándose.

Dado el enorme crecimiento de los asentamientos humanos cerca de la costa durante el último siglo, los riesgos de esta situación son bastante claros. Los científicos temen que una crisis humanitaria permanente comience antes del siglo 21, por quienes se vean obligados a huir del aumento del nivel del mar.

El investigador Benjamin H. Strausse, de Climate Central , hizo un cálculo aproximado del número de personas que viven a menos de 10 metros, o 33 pies,  sobre el nivel del mar: 710 millones de personas, o un 12 por ciento de la población mundial. Y alrededor de 1,3 millones de personas, o 21 por ciento, vive a menos de 82 pies (24,99 m) del nivel del mar. En otras palabras, la clase de aumento a largo plazo en el nivel del mar de la que los científicos están hablando podría terminar desplazando a una fracción importante de la población humana.

Hasta ahora, el consejo de los científicos para reducir el nivel de riesgo, que es limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, básicamente ha caído en saco roto, y las temperaturas globales siguen en aumento.

Según  Mitrovica, las temperaturas que se esperan para finales de este siglo, cuando se registraron en el pasado, causaron un colapso catastrófico de las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida. “No creo que debamos tener ninguna confianza en que vayamos a escapar de alguna manera de ello, si continuamos con estas temperaturas”, concluyó.

Texto original aquí: http://green.blogs.nytimes.com/2013/01/22/sea-level-and-the-limits-of-the-bathtub-analogy/

:::

Patrones climáticos extraños varios millones de años atrás

El clima durante el último período prolongado de calidez global en la Tierra difería sustancialmente del actual en varios patrones, según una nueva investigación.

Hace entre cinco y cuatro millones de años, a principios del Plioceno, la Tierra tenía un clima cálido suave. El equipo de Alexey Fedorov, de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, Estados Unidos, ha examinado registros de temperaturas de la superficie del mar. Estos registros contienen información de esa época y revelan que ese clima de principios del Plioceno presenta, con respecto al clima actual, importantes diferencias relativas a gradientes de temperatura. Las temperaturas oceánicas máximas sí eran similares a las de hoy.

CC HISTORIA FIGURA 1Mapamundi-Pliosceno
Reconstrucción de la Tierra durante el Plioceno

Ese clima del pasado, con los citados patrones distintos de los actuales, no puede ser reproducido en las simulaciones hechas con los modelos climáticos utilizados para hacer predicciones sobre la evolución futura del clima actual.

Tal como advierte Fedorov, si queremos pronosticar con la suficiente fiabilidad nuestro clima futuro, tenemos que ser capaces de entender por qué exactamente el clima del pasado se comportó como lo hizo. El Plioceno es de particular interés para la comunidad científica debido a que había niveles de CO2 similares a los que hemos tenido durante las últimas décadas, pero su clima era muy diferente en varios patrones fundamentales.

La cuestión es que si los modelos climáticos con los que trabaja la comunidad científica son incapaces de simular debidamente el clima de principios del Plioceno, eso proyecta dudas sobre los pronósticos del clima futuro hechos con los modelos de esa clase, y se hace más difícil saber qué le depara el porvenir al clima del planeta.

Es difícil averiguar las causas de esos patrones climáticos extraños de principios del Plioceno. Los autores del nuevo estudio aventuran que una serie de interacciones relacionadas con el albedo de las nubes y el proceso de mezcla de aguas en el mar, interacciones subestimadas en los modelos actuales, pudieron ser la causa de esos patrones climáticos extraños hace entre 5 y 4 millones de años.

CC HISTORIA Figura-2-Nubes

Nubes. Fotografía de Sean Waugh. NOAA/NSSL

En la investigación también han trabajado Kira Lawrence del Lafayette College en Easton, Pensilvania, Petra Dekens de la Universidad Estatal de San Francisco, y Christina Ravelo de la Universidad de California en Santa Cruz, en Estados Unidos todas estas instituciones, así como Zhonghui Liu de la Universidad de Hong Kong, y Chris Brierley, ahora en el University College de Londres.

FUENTE: Noticias de Ciencia y Tecnología (NCYT)

Texto original aquí

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer