Cambio Climático

El dilema de alimentar al mundo sin alterar el clima

CC ALIMENTOS CARNE

Las emisiones de gases de efecto invernadero originadas en la actividad agropecuaria podrían reducirse a la mitad respecto de 2009 si se ayudara a los agricultores a mejorar sus rendimientos, si el mundo dejara de desperdiciar comida y si siguiéramos dietas más sanas, que incluyeran menos carne, estimó un informe de las universidades de Cambridge y Aberdeen citado por la sección Ciencia y Medio Ambiente de la BBC.

Entonces, la deforestación aumentará las emisiones de carbono, el aumento de la producción ganadera elevará los niveles de metano y el uso de fertilizantes en general acelerará aún más el cambio climático.

El estudio es el último de muchos en advertir sobre los riesgos planetarios de desarrollar dietas basadas estrictamente en la carne y en la leche de origen animal.

La investigación estima que los gases de efecto invernadero procedentes de la producción de alimentos subirá hasta 80% si el consumo de carne y de productos lácteos continúa creciendo al ritmo actual.

De no haber cambios, para 2050 las tierras cultivables se habrán ampliado 42 por ciento y el uso de fertilizantes aumentará hasta 45 por ciento respecto de 2009, y una décima parte de los bosques tropicales correrá riesgos de desaparecer antes de 2050.

Los investigadores estimaron que podría controlarse esos aumentos si las personas se limitaran a comer dos porciones de carne roja y siete de aves de corral por semana, cuando en las grandes urbes persiste el auge de consumo de hamburguesas.

De persistir la tendencia, según los investigadores, más bosques y también más campos dedicados a diferentes cultivos serán dedicados al ganado con tal de mantener cubierta la demanda de carne.

El investigador principal del estudio, Bojana Bajzelj de la Universidad de Cambridge, resumió: “Hay leyes básicas de la biofísica que no podemos eludir.”

“La eficiencia promedio de la producción industrial de alimentos a partir de ganado es inferior al 3%, y según comamos más carne, más cultivos estarán dedicados a la producción de materia prima para los propios animales”, advirtió.

POR ROGER HARRABIN, para la BBC.

Texto original aquí

CC GANADO 1

La producción de bovinos es la mayor fuente de gases de efecto invernadero en la ganadería, con más de las tres cuartas partes del total.

Anualmente, el mundo produce 586 millones de toneladas de leche, 124 millones de toneladas de aves de corral y 59 millones de toneladas de carne de vacuna.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el número de personas alimentadas en un año por hectárea es de 22 en el caso de las papas, 19 si se cultiva arroz pero apenas una si es ganado vacuno y dos personas si se trata de cría de corderos.

Otro motivo de preocupación es la producción de pienso para ganado, porque una parte de la producción de granos y cereales se desvía a la atención del ganado.

La mayoría de los 1,3 mil millones de toneladas de granos consumidos por el ganado se destina a alimentar animales de granja -principalmente cerdos y aves de corral- en Europa, América del Norte, el este de China y América Latina.

Por el contrario, todo el ganado del África subsahariana demanda sólo 50 millones de toneladas de cereales al año, según estimaciones de 2013.

Texto original aquí

CC FAO ALIMENTOS 1

ENTONCES, ¿CÓMO ALIMENTAMOS A 9 MIL MILLONES DE ALMAS?

(Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura – FAO).- Durante la primera mitad de este siglo, a medida que la población mundial aumente hasta alcanzar los 9 000 millones de personas aproximadamente, la demanda mundial de alimentos, piensos y fibras casi se duplicará y al mismo tiempo, cada vez más, los cultivos podrían también usarse para producir bioenergía y para otros fines industriales.

La demanda nueva y tradicional de productos agrícolas, por consiguiente, acarreará una presión creciente sobre los ya escasos recursos agrícolas.

Y mientras que la agricultura se verá obligada a competir por la tierra y el agua con los núcleos urbanos en expansión, también tendrá que ser de utilidad en otros grandes frentes: la adaptación al cambio climático y la contribución a su mitigación, la ayuda para conservar los hábitat naturales, la protección de especies en peligro de extinción y el mantenimiento de un alto nivel de biodiversidad.

Como si eso no fuera suficientemente difícil, en la mayoría de las regiones menos personas vivirán en las zonas rurales y un número incluso menor se dedicará a la agricultura. Serán precisas nuevas tecnologías para producir más en una superficie menor de tierra, con menos manos.

EXTREMOS HAIYAN UN MES ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE 1

Las regiones más pobres y con los niveles más elevados de hambre crónica estarán entre las más afectadas por el cambio climático, según la FAO. Muchos países en desarrollo, en particular en África, pueden hacerse cada vez más dependientes de las importaciones alimentarias. 

Aunque a nivel mundial el impacto del cambio climático en la producción alimentaria podría ser reducido -al menos hasta 2050-, la distribución de la producción tendrá consecuencias importantes para la seguridad alimentaria: los países en desarrollo pueden experimentar un declive de entre el 9 y el 21 por ciento de su productividad agrícola total como resultado del calentamiento global, según el documento. 

Los expertos señalan que el cambio climático se encuentra entre los principales desafíos de la agricultura para lograr alimentar a la población mundial, que se estima alcanzará 9 100 millones de personas en 2050.  

CALOR ALIMENTOS HAMBRE CULTIVOS

Al mismo tiempo, diversas opciones de mitigación del cambio climático basadas en la agricultura pueden generar importantes beneficios tanto para la seguridad alimentaria como para la adaptación al cambio climático.

El aumento de la retención de carbono a través de iniciativas forestales y agroforestales y las prácticas de laboreo que mejoran la eficiencia de la gestión de nutrientes y la restauración de las tierras degradadas son ejemplos de acciones que tienen un gran potencial de mitigación y elevados beneficios colaterales. 

Está previsto que el cambio climático afecta a los sistemas agrícolas y forestales debido a las temperaturas más altas, una elevada concentración de dióxido de carbono, cambios en el régimen de lluvias, aumento de la maleza, plagas y enfermedades. A corto plazo, se espera que aumente la frecuencia de fenómenos extremos, como sequías, olas de calor, inundaciones y fuertes tormentas.

La agricultura es responsable de alrededor del 14 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero. El 74 por ciento de las emisiones de la agricultura y la mayor parte del potencial técnico y económico para la mitigación -cerca del 70 por ciento- se encuentra en los países en desarrollo. 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer