Cambio Climático

Cumbre de París: ¿logro histórico o farsa?

cop21 lvc

(La Vía Campesina, la Coordinadora Europea Campesina y la Confédération Paysanne).- Luego de dos semanas durante las cuales los jefes de Estado tomaron el centro del escenario para tranquilizar sus conciencias, la COP21 ha presentado un acuerdo que muchos temían por adelantado no ofrecería nada bueno para los pueblos del mundo.

Nada de su contenido es vinculante para los estados, las contribuciones nacionales nos llevan hacia un calentamiento global de más de 3 °C, y las multinacionales son los principales beneficiarios. Fue esencialmente un circo mediático. Sin embargo, a la hora de firmar acuerdos de libre comercio, ahí sí los Estados saben cómo hacer compromisos vinculantes. Esos acuerdos amenazan el funcionamiento democrático de los países con sólo servir a los intereses de las multinacionales. Una vez más, es evidente que el dinero dicta la ley, incluso con prioridad sobre el futuro de la humanidad.

“A pesar de los múltiples intentos de silenciarnos estas últimas semanas, los movimientos sociales hoy han hecho oír su voz”, dijo Antolín Huáscar, dirigente campesino de Perú. “El futuro del planeta está en manos de los pueblos”, agregó.

Los campesinos de todo el mundo, de las organizaciones miembros de Vía Campesina, se reunieron para advertir a los demás de que el sector agrícola está siendo severamente afectado. Mientras que ellos son los guardianes de un clima cambiante, ellos subrayan que la agricultura industrial los amenaza de desaparición. Al mismo tiempo, la COP21 está abriendo más la puerta a la especulación financiera sobre la naturaleza, la industrialización de la agricultura, y la aceleración del acaparamiento de recursos.

“Nosotros, los campesinos del mundo, ahora volveremos a nuestros territorios y fincas aún más decididos a seguir nuestra lucha por la soberanía alimentaria por todos los pueblos del mundo”, concluyó Huáscar.

La mascarada puede haber terminado, pero la lucha campesina solo continuará ganando fuerza.

Texto original aquí

El movimiento por la justicia climática es imparable, las negociaciones del clima no son la última parada

(Amigos de la Tierra).- El 12 de diciembre a las 13:30 se presentaba el texto final del acuerdo de París que posteriormente firmaban los 196 países presentes en la Cumbre del Clima. Un acuerdo final sin medidas eficaces y precisas para luchar contra el calentamiento. Sin embargo, este acuerdo no definirá el futuro de la humanidad y el planeta, será la gente quien escriba historia, tal y como hace ahora en todo el mundo.

Amigos de la Tierra critica que los intereses de los combustibles fósiles escudados en países, como Arabia Saudí, Polonia o Argentina, han desvirtuado completamente el objetivo general del acuerdo para evitar los impactos irreversibles del cambio climático. A pesar de la falta de compromisos, los negociadores insisten en reiterarse con buenas palabras vacías de contenido, nombrando su supuesto compromiso con la justicia climática sin que se hayan concretado las herramientas para lograrla en el texto final.

Como novedades del texto, uno de los puntos cruciales como la mitigación se presenta incluso peor que en el anterior borrador del acuerdo, publicado el jueves a última hora. Este artículo 4 es ahora una carta blanca al incremento de la emisión de gases de efecto invernadero. Carece de objetivos específicos y da pie a que los países puedan seguir emitiendo hasta la segunda mitad de siglo sin establecer un horizonte temporal para anular las emisiones, ni la cantidad indispensable de las mismas a mitigar. Precisamente por este motivo, el hecho de que el acuerdo sea vinculante solo en partes del acuerdo, no significa un gran paso en la lucha frente al cambio climático.

Algunos de los capítulos acordados a última hora del jueves se mantienen sin cambios, el umbral de los 2ºC y la escasa mención al grado y medio –sin las medidas oportunas para lograrlo-, así como los plazos de revisión que tampoco aparecen definidos para analizar los compromisos y que continúan permaneciendo como voluntarios [1].

Por otro lado, parte de la financiación, otro de los puntos que afecta directamente a la adaptación y mitigación de los países no industrializados, sale del texto para pasar a formar parte de un anexo de “decisión de la COP”, concretamente los 100.000 millones comprometidos a partir de 2020. Además, no se reconoce que la financiación climática deba ser adicional a la ayuda oficial al desarrollo para los países no industrializados, un aporte económico muy relevante para una transición justa.

Amigos de la Tierra señala que la diferenciación continúa siendo ambigua y dependiendo de cada apartado, se reconoce o no, añade que sin las herramientas económicas oportunas y una trayectoria detallada para alcanzar un futuro de emisiones 0, es imposible repartir las responsabilidades de forma realista y justa.

Organizaciones ambientales, movimientos sociales y la ciudadanía en general, un total de 40.000 personas, a las que se suman las 2.000 activistas de Amigos de la Tierra, se están movilizando en las calles de París y online de forma pacífica ante los resultados decepcionantes de las negociaciones climáticas, bajo el lema “serán las personas las que escribirán la historia, no los políticos”.

“La apuesta clara por las energías renovables comunitarias, un cambio de sistema basado en un consumo justo, responsable y local, o la agroecología, son solo algunas de las soluciones que continúan expandiéndose por el mundo entero de la mano de iniciativas ciudadanas. Amigos de la Tierra, anima a la ciudadanía a unirse a la rebelión energética y construir una sociedad libre de gases de efecto invernadero”, ha destacado Alejandro González, responsable de Amigos de la Tierra.

Texto original completo aquí

Tags: , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer