Cambio Climático

De Chile a Filipinas, algo pasa en el Pacífico

CC PACÍFICO CHILE

Los campesinos chilenos a los que les falta el agua lo saben. También los filipinos que soportan peores tifones. Y los japoneses que ven surgir “zonas muertas” por la acidificación de su mar. 

En los Valles de Leyda y Casablanca, en la zona central de Chile, son los trabajadores que siembran y cosechan la tierra quienes más saben de cambio climático. No necesitaron conocer los reportes de Naciones Unidas ni escarbar en complicados estudios científicos para saber que el clima está cambiando de forma acelerada en unas pocas décadas.

Allí no hay escépticos, tampoco ecologistas ni defensores de causas perdidas, sólo gente que ha vivido toda una vida ligada al campo. Si una planta no crece, si llueve menos, si las temperaturas son más altas o más frías, son ellos a quienes hay que preguntar. “Antes el agua de los pozos la encontrábamos cerquita, a unos ocho metros ya encontraba agua usted. Hoy tiene que hacer pozos mucho más grandes, a veces de hasta 80 metros para poder encontrar algo”.

No es raro hallar testimonios similares en los campos de Chile. Y la evidencia científica más reciente respalda estos relatos de primera mano, al punto que pocos dudan a estas alturas de que hemos comenzado a vivir los efectos del calentamiento global y que la actividad del hombre está detrás del fenómeno.

(…) En Chile, el océano Pacífico tiene un efecto moderador del impacto que a nivel global causa el alza de temperatura, pero nuevos estudios revelan que aun así el país registrará cambios significativos En el clima.

Una investigación encargada por el Ministerio del Medio Ambiente al Centro de Agricultura y Medio Ambiente de la Universidad de Chile analizó los escenarios climáticos hacia 2030 y 2050. ¿Sus conclusiones? De no aplicarse medidas de mitigación, no sólo viviremos en un país más cálido, menos lluvioso, más propenso a tormentas y con días más nublados, sino que muchos paisajes se modificarán debido a la menor disponibilidad de agua y el avance de las zonas áridas.

Los posibles efectos incluyen el traslado de los cultivos tradicionales de la zona central hacia el sur y la disminución de la cobertura del bosque nativo.

Clima más cálido

CC PACIFICO CHILE 2

El aumento de temperatura afectará a todo el territorio. Pero si usted vive en las ciudades del interior, su percepción del cambio será mucho mayor. La cercanía del océano mitiga el impacto, porque la nubosidad y brisa marina que ingresan al continente mantienen los niveles de humedad, a lo que se suma el efecto de fenómenos como La Niña, que enfrían la superficie del mar disminuyendo las temperaturas.

Por eso se estima un aumento promedio de 1,5 grados para la costa, cifra que irá creciendo a medida que se avanza hacia el interior: sobre los dos mil metros de altura, el alza podría llegar a superar los tres grados centígrados.  Hacia mediados de siglo, una de las ciudades más cálidas del país será Los Andes, con máximas promedio en verano de 33,3 grados, es decir, 2,4 grados más que ahora.

Las regiones que hoy son más frías experimentarán el mismo fenómeno. Concepción, por ejemplo. Si la temperatura mínima en pleno invierno alcanza un promedio de 3,5 grados, hacia 2030 llegará a 4,4 grados, prácticamente un grado más en tan sólo 17 años. Para 2050, las temperaturas mínimas serán todavía más elevadas, llegando a los 4,9 grados en esa ciudad.

Igual situación para el norte. Calama, enclavada en pleno desierto, con temperaturas máximas que subirán 1,9 grados en el verano respecto de las actuales. Sin embargo, habrá otro cambio aún más notorio en esta zona: las temperaturas mínimas extremas que suelen caracterizar el clima del desierto también aumentarán. Para mediados de siglo, el alza será de 2,5 grados, pasando de 1,3 grados a 3,8 grados la mínima promedio en invierno.

Para el doctor Fernando Santibáñez, responsable científico del estudio, los alcances de este aumento de temperatura son significativos, afectando las precipitaciones, la nubosidad y, en especial, al paisaje. No sólo tendremos que acostumbrarnos a más días nublados debido al contraste con el océano: el clima cálido aumenta la diferencia de temperatura entre el mar y la tierra firme, contraste que moviliza más aire desde la costa hacia el continente.

También habrá que sumar que, mientras disminuyen las lluvias, aumentarán eventos extremos, como tormentas eléctricas y granizadas, algo similar a lo que ocurre en el trópico, pero con episodios súbitos que podrían desencadenarse en verano o invierno.

Bosques que se desplazan

(…) Especies como el quillay, el boldo y el litre, el peumo y el maitén, que para todos son familiares en la zona central, podrían prácticamente desaparecer de los ecosistemas. Una posibilidad es que persistan sólo en áreas mucho más reducidas, como aquellas que mantendrán humedad en quebradas y en zonas costeras.

Estos árboles forman parte del llamado bosque esclerófilo, que regula las cuencas de los ríos, absorbe agua alimentando napas subterráneas, evita riesgos naturales como deslizamientos de tierras y alberga una biodiversidad que incluye mamíferos como el zorro, el puma, así como numerosas especies de aves. Pero lo más común en la zona central de mediados de siglo será el matorral espinoso, un paisaje más seco, árido, parecido al que presenta actualmente la IV Región.

Texto completo aquí

:::

CC PACIFICO JAPON

Datos publicados por la Agencia Meteorológica de Japón han desvelado un rápido aumento de la acidificación de las aguas del Océano Pacífico al sur del país asiático.

Los análisis compilados por el organismo durante los últimos 30 años en una zona que comprende desde la península de Kii, en la costa meridional de la provincia de Wakayama (sur), hasta aguas cercanas al ecuador, desvelan que el nivel de pH ha disminuido una media de 0,02 por cada década.

Ese ritmo de acidificación es cinco veces más rápido que los cambios en el nivel de pH del agua registrados en los 250 años posteriores a la Revolución Industrial, que incrementó drásticamente el volumen de emisiones de dióxido de carbono en el planeta a partir del siglo XVIII.

La acidez de los océanos se eleva cuando el dióxido de carbono atmosférico se disuelve en su superficie. Se cree que una mayor acidificación potenciaría el cambio climático, ya que disminuye la capacidad del mar para absorber gases contaminantes.

Además, mayores niveles de acidez en el agua también pueden afectar al crecimiento y la reproducción del coral o del plancton, lo que dañaría todo el ecosistema.

Texto original aquí

:::

CC PACIFICO FILIPINAS

Más de ocho de cada 10 filipinos que ya son “personal experimentado” el impacto del cambio climático en los últimos tres años, dijo que la Comisión de Cambio Climático.

Citando la reciente encuesta llevada a cabo por los Social Weather Stations (SWS), Secretario Lucille Sering, quien también es el vicepresidente de la Comisión de Cambio Climático (CCC), dijo que el 85% de los filipinos afirmó haber experimentado personalmente los efectos del fenómeno global en el últimos tres años.

Al menos el 54% de los afectados describió su experiencia como “grave” a “moderado”, mientras que el 31% dijo que tienen “poco”.

“La encuesta SWS nos dice qué tan generalizada el impacto del cambio climático puede tener en las vidas de muchos filipinos”, dijo Sering.

Los científicos atribuyen el cambio climático con el aumento de la temperatura global provocado por el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y metano.

El aumento de las emisiones de estos gases se han atribuido a las actividades humanas como la quema de combustibles fósiles en los vehículos automóviles y plantas de energía, la degradación de los bosques y el cambio de uso de suelo.

El calentamiento de la Tierra, los científicos dijeron, está causando problemas, como los fenómenos climáticos extremos, como las sequías prolongadas, lluvias intensas e inundaciones, tormentas, y la intensificación y tormentas más mortíferas.

CCC, que coordina y supervisa los programas relacionados con el cambio climático, dijo que Filipinas es uno de los países más vulnerables del mundo a los fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el clima y el aumento del nivel del mar.

Sering señaló que en los últimos años, el país ha sufrido los fenómenos meteorológicos extremos, incluyendo largos períodos de sequía, lluvias intensas, así como fuertes tifones e inundaciones, como las causadas por los tifones Ondoy y Pepeng.

Texto original aquí

:::

CC PACIFICO TAPA 2

Según un estudio científico publicado en la revista Nature Climate Change, la altura de las olas aumentará en algunas regiones del planeta, como Indonesia, la Antártida y la costa este de Australia, mientras que se reducirá en otras zonas.

Este efecto del cambio climático puede afectar a algunos sectores productivos, en especial, a la industria pesquera. Además, hará más difícil enfrentarse a los efectos que el cambio climático producirá en las regiones costeras.

Las olas cambian su tamaño debido al continuo intercambio de calor, energía, vapor de agua y gases entre la atmósfera y el océano. Todo ello, hace que las olas cambien de altura, frecuencia y dirección, influenciadas, también, por el viento y otros factores.

Para elaborar este estudio, los investigadores han usado cinco modelos climáticos basados en datos de las expectativas de temperaturas que prevé el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). La altura de las olas se incrementará en zonas como partes de Indonesia, el Océano Antártico y la costa este de Australia, debido a un cambio del clima que rodea el Polo Sur y un fortalecimiento de los vientos que llegan del oeste al Océano Índico.

En el hemisferio norte, en cambio, los investigadores predicen una disminución de la altura de las olas. Las altas presiones se desplazarán hacia el norte en el Océano Pacífico, lo que disminuirá la altura de las olas.

Texto original aquí

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer