Extremos

De La Plata a Neuquén: el valor de una alerta

EXTREMOS ARGENTINA NEUQUEN TEMPORAL ABRIL 2014

¿Dónde estuvo la diferencia? Hace un año, una inusual tormenta dejaba en La Plata 89 muertos y altísimos costos materiales. Hace menos de un mes, en Neuquén, un temporal que hizo caer lluvias equivalentes casi a las de todo un año pasó con 1.500 evacuados con tiempo y sólo una anciana fallecida, a la que no se pudo atender a tiempo.

¿Fueron apenas dos fenómenos naturales distintos? ¿O los diferenció también la gestión de la emergencia? ¿Qué papel jugaron los servicios meteorológicos, las alertas y la prevención organizada para proteger mejor a la población? Los funcionarios de La Plata fueron sorprendidos en unas pocas horas, como el grueso de los vecinos, o estaban ausentes. ¿Qué ventajas llevaban los de Neuquén?

El valor de las alertas ante eventos meteorológicos extremos es una de las áreas en las que los servicios estatales de países ricos y también en desarrollo han puesto más énfasis durante los últimos años para limitar las consecuencias de ciclones, tifones o inundaciones.

El ejemplo a nivel internacional más citado (ver abajo) es la comparación entre el desastre que dejó en noviembre de 2013 el tifón Haiyan en Filipinas (al menos 6 mil muertos, medio millón de viviendas destruídas y un costo inicial de 800 millones de dólares en daños) y el ciclón Phailin en India, que apenas un mes antes obligó a organizar la mayor evacuación de la historia de la India, con un millón de desplazados, pero provocó sólo 23 muertos.

El caso de la tormenta de Neuquén,  el 7 de abril de 2014, puede ser considerado a la luz de los acontecimientos previos de La Plata en al menos dos aspectos centrales: el meteorológico (los fenómenos fueron muy diferentes y se formaron en lapsos muy distintos) y el de defensa civil.

El caso de Neuquén

EXTREMOS AMÉRICA LATINA ARGENTINA NEUQUÉN 2014 3

Sergio Jalfin trabaja hace cinco años en el área de Pronósticos del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) en Buenos Aires, desde que en 2009 se recibió de bachiller en ciencias de la atmósfera, orientación meteorología sinóptica, la carrera universitaria de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA que reemplazó a la tecnicatura anterior.

Jalfin cubre turnos operativos de pronósticos de 12 horas (de 18.30 a 6.30) actualizando o generando pronósticos para Buenos Aires y para el resto del país. Eso incluye alertas (con 12 a 24 horas de anticipación), pero también avisos o informes especiales de eventos que pueden ocurrir en los días siguientes. Y haciendo ese trabajo le tocó, con otros colegas del SMN, atender la emergencia de Neuquén.

En Neuquén salió un aviso especial con cuatro días de anticipación, sobre precipitaciones intensas. El área involucrada era Neuquén, centro y este de Río Negro. “Avisamos que en ese período iba a precipitar entre 50 y 100 y se iban a dar vientos intensos. Al final poníamos que si las condiciones persistían se enviaría una alerta. Como la situación continuó, a 24 horas de la tormenta, el SMN la pasaron a alerta”, recuerda ahora en diálogo con Tiempo Inestable.

Y enseguida aparecen las diferencias con la gestión que se pudo hacer en La Plata. “Primero, la situación meteorológica fueron diferente. En La Plata, un sistema de bajas presiones, en los niveles medios y altos de la atmósfera, se mantuvo prácticamente estacionado de 36 a 48 horas sobre la zona central de Chile. Eso dejó a toda la zona centro-este de Argentina bajo condiciones de lo que llamamos delantera de vaguada, asociado a una zona de mal tiempo”.

En la madrugada del 1 de abril de 2013 comenzaron a darse lluvias fuertes en el Noroeste de la provincia de Buenos Aires (Bragado, Junín, General Villegas), con valores muy elevados, cercanos a los 150 mm. Pero lo que pasó en Capital Federal fue de 24 a 36 horas más tarde, destaca.

AGUA INUNDACIONES LA PLATA 2013 LLUVIAS

“Entonces, la pregunta es si fue realmente la misma tormenta. No, fueron diferentes tormentas que se dieron bajo el mismo entorno, aunque las condiciones sí eran las mismas. El sistema de baja presión cuasi estacionario en la región central de Chile proporcionaba importantes movimientos de ascensos en la atmósfera sobre nuestra zona generando nubes. La masa de aire era muy húmeda y había un alto contenido de agua para precipietar”, explica Jalfin.

Al mismo tiempo, ese sistema cuasi estacionario generaba vientos muy débiles y flojos. Todas las celdas que se formaban no tenían desplazamiento, precipitaba casi todo in situ. Eso es lo que pasó en la madrugada del 2 de abril sobre Buenos Aires, con una gran diferencia en Ezeiza, Aeroparque (40-50 mm) y Ortúzar (150 mm).

Pero esa tormenta no se trasladó a La Plata. “Era terriblemente difícil prever en qué lugar iban a volver a formarse tormentas de esa magnitud debido a que eran muy localizadas y con escaso movimiento. El radar se Ezeiza había dejado de funcionar y se formó la tormenta en La Plata, sin que pudiéramos seguirla en tiempo real y advertir sobre el escaso movimiento”, recuerda el pronosticador.

En cambio, “el caso de Neuquén fue una situación con un pronóstico más eficaz. Desde un punto de vista técnico, la zona no tiene radar. Pero sí contamos en imágenes de satélite apoyadas por datos de superficie, en cartas que se confeccionan cada tres horas. A partir de ahí, con distintos modelos, se trazan frentes fríos, frentes cálidos, altas y bajas presiones, y seguimos así en tiempo real la evolución de los sistemas meteorológicos. Esos mismos modelos sirven para elaborar pronósticos y modelar el tiempo a 24, 48 o más horas”.

Y un aspecto muy importante: en Neuquén, “los distintos modelos indicaban lo mismo, a diferencias de otras situaciones en los que la predictibilidad es menor. En esos casos es más complicado pronosticar. Los modelos anticipaban lo mismo: una ola frontal en el centro del país asociado a un profundo sistema de baja presión desarrollándose al Este de Neuquén. Como la baja presión se iba a formar entre el sur de La Pampa y el norte de Rio Negro, le impactaba el sector occidental con vientos intensos del sur y oeste en el centro-este de Neuquén, con un gradiente muy marcado que anticipaba incluso ráfagas, de hasta más 100 kilómetros/hora”. 

EXTREMOS AMÉRICA LATINA ARGENTINA NEUQUÉN 2014

Para la madrugada del día de la tormenta, se anticipaban lluvias de entre 50 y 100 milímetros, “lo que en Buenos Aires no llevaría a armar un comité de crisis, pero el acumulado en el año en Neuquén ronda los 150 mm y el acumulado para abril tiene una media mensual de 15 mm. O sea, en un día iba a precipitar casi diez veces más que en el mes y un poco menos que la media anual”.

Cuando Jalfin tomó su turno en la madrugada previa al gran temporal sobre Neuquén, ya estaba generada la alerta, unas 24 horas antes. Durante el día previo se fue analizando la situación con la Dirección de Defensa Civil neuquina. “Llamaba la atención semejante precipitación, pero los modelos coincidían, la predictabilidad era alta. También podía pasar que lloviera un poco más o menos al sur, porque los sistemas de baja presión pueden moverse unos 100 km, aunque no ocurrió”, dice Jalfin.

A los que entraron en las 12 horas más complicadas de la precipitación, a partir de la tarde anterior,  les tocó actualizar las alertas, las de Neuquén y otras, como se hace habitualmente. Defensa Civil de la Nación y de Neuquén recibieron un último parte del SMN. Así, en Neuquén “se preparaban desde el sábado con un comité especial, también porque desde mediados de la semana se veía venir la situación meteorológica”.

“Del otro lado encontrábamos gente avisada, con un comité crisis ya formado y todo el mundo sabía del temporal. Lo nuestro era confirmarles el alerta y pasarles el parte de que seguía todo igual, ajustando datos horarios de cuándo caería más lluvia”, según el meteorólogo.

Y anota: “Lo más intenso fue a la madrugada, donde la difusión de los medios es más baja, pero se confirmaban los datos desde las estaciones meteorológicas de Neuquén. Antes de las 6 de la mañana se confirmó la caída de 50 mm y siguió lloviendo hasta las 9 de la mañana, otros 50 mm aproximadamente”, según el meteorólogo.

La tormenta de Neuquén tuvo mucha precipitación, pero sin actividad eléctrica, y los vientos fueron fuertes después de la lluvia, el lunes por la tarde.

En cambio, enfatiza Jalfin, “en La Plata, la situación estaba dominada por un sistema dinámico cuasi estacionario de bajas presiones que generó durante casi dos días en la provincia de Buenos Aires fenómenos de tormenta con muy lento desplazamiento. No se podía prever donde se iban a dar los eventos más fuertes, sólo se podían seguir en el momento y con confirmación de radar.En Neuquén fue más efectivo, porque la dinámica del sistema fue mucho más clara”.

Más Defensa Civil, más vidas

EXTREMOS PREVENCIÓN NEUQUÉN COPAHUE 2012

La directora de Defensa Civil neuquina, Vanina Merlo (en la foto, debajo), comienza por valorar especialmente la experiencia sobre el funcionamiento de los sistemas de alerta y alarma que adqurió la provincia con la erupción del volcán Copahue, el 22 de diciembre de 2012.

“Nos permitió tomar decisiones de importancia y anticiparnos al posible evento”, explicó a Tiempo Inestable. En la provincia, ante la activación del alerta o alarma, se constituye un comité de crisis.

La Defensa Civil provincial prepara su intervención en dos planos, ante la inminente posibilidad de un evento como la erupción de un volcán o la temporal de abril,  y para cuando el evento está ya en proceso. En los dos casos, se constituye el Comité de Crisis, que convoca a las máximas autoridades provinciales.

En el caso del temporal, fue “clave el trabajo previo, el de prevención. El sistema de alerta permitió tomar decisiones de gran importancia (como suspender medios de transporte y clases, y dar recomendaciones a los vecinos”.

EXTREMOS ARGENTINA NEUQUÉN VANINA MERLO DEFENSA CIVIL

Con la alerta de vientos fuertes, tormentas eléctricas y lluvia persistente en la región, la ciudad capital de Neuquén aconsejó a sus vecinos no salir de las viviendas, evitar transitar por calles inundadas y no sacar la basura, además de difundir varios números de emergencias.

En esos días previos, se puso énfasis en el cuidado de niños, ancianos y personas con movilidad reducida o alguna discapacidad, nuestra población más vulnerable, “tomando como ejemplo lo que ocurrió en La Plata, donde la mayor cantidad de pérdida de vidas fue la de adultos mayores”.

Con suficiente antelación, se informo que las lluvias que caerían superarían todos los promedios y que por ello se debían esperar “rápidos aumentos de escorrentías de arroyos, y/o activación de cauces secos de zonas de meseta y precordillera”.

“El trabajo de prevención permitió además a la provincia mantenerse continuamente en línea con todas las autoridades municipales y provinciales y hacer un seguimiento minuto a minuto del evento. Yo creo que ese trabajo previo hizo la gran diferencia”, resume Merlo.

 

En ese cuadro, el SMN resultó para las autoridades neuquinas una herramienta de información segura que sustentó las acciones de prevención.

Pero además, “contamos con un sistema de alerta emitido por el departamento de meteorología de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), que es nuestra herramienta tecnica en la materia, que conforma el Comite de Crisis y nos informa minuto a minuto el avance de las condiciones”.

Finalmente, Merlo considera que la seriedad con que la población asumió la información previa resultó clave para el éxito de la prevención del temporal: “De nada sirve anticipar el evento, si esa información no le llega a la gente y no la usa para tomar decisiones y actuar en consecuencia. Además, jugaron un papel importante  los medios de comunicación”.

“El trabajo sistematizado, planificado y serio permitió a Defensa Civil ganarse un espacio en la comunidad y gozar de la credibilidad y confianza suficientes para que la comunidad se apoye en ella”, concluye la funcionaria.

Por Tiempo Inestable.

INVERTIR EN METEOROLOGÍA PAGA MUCHO

DOCUMENTOS BANCO MUNDIAL PRONÓSTICOS Y RESILIENCIA GRÁFICO

Una adecuada inversión por país en agencias meteorológicas e hidrológicas con personas capacitadas que estén preparadas ante desastres naturales podrían salvar hasta 23 mil vidas por año y ahorrar hasta 30 mil millones de dólares cada año, sostuvo un informe del Banco Mundia(*descripción del gráfico, al final de la entrada).

“Hay mucho que podemos y debemos hacer para reducir los impactos de los desastres clmáticos”, dijo Rachel Kyte, vicepresidenta de Desarrollo Sustentable del BM.
“Sabemos que cada dólar que gastamos en prevención nos ahorra 35 dólares en respuestas a desastres. Como la intensidad y la frecuencia de los hechos extremos aumentan por efecto del cambio climático, debemos poner el foco en la prevención y la preparación”, dijo Kyte.

El reporte, “Tiempo y resiliencia climática: la preparación efectiva a través de las agencias nacionales de meteorología e hidrológicas”, urge a los países a modernizar sus agencias para fortalecer su capacidad de emitir alertas tempranas ante eventos extremos como tormentas tropicales, inundaciones y sequías.

BANCO MUNDIAL PRONÓSTICOS Y RESILIENCIA

“Los peligros del clima ya son una realidad y serán más extremos como consecuencia de un rápido calentamiento del planeta. Invertir en un fortalecimientos de las agencias nacionales es una necesidad urgente para reducir sus impactos”, afirmó Francis Ghesquiere, director del departamento de Práctica de Gestión de riesgos de desastres de GFDRR.

Ghesquiere remarcó que “aunque los costos para modernizar y mantener esas agencias no son pocos, vale la pena en términos de las vidas que pueden salvarse y las pérdidas económicas evitadas”.

El informe, auspiciado también por la Organización Meteorológica Mundial (OMM), brinda una guía de buenas prácticas. La experiencia de los organismos que lo redactaron ayudará a prestar más atención al rol de las agencias climáticas para mejorar la economía nacional y apoyar el desarrollo sustentable.

“En muchas regiones del mundo los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos carecen de la capacidad y los recursos necesarios, y a veces incluso el reconocimiento político que necesitan para cumplir con sus tareas críticas de la protección de vidas y medios de subsistencia. Nuestro sistema global de monitoreo del tiempo y el clima está sufriendo como resultado”, explicó el secretario general de la OMM, Michael Jarraud.

Jarraud aseguró que si bien“se perdieron muchas vidas por el tifón Haiyan, pero sin las advertencias de las agencias de Vietnam y de Filipinas las muertes habrían sido más”.

Coordinadas por la OMM, las agencias nacionales forman una red global que comparte los pronósticos y qie son vitales para identificar y vaticinar desastres climáticos. Las agencias nacionales son la columna vertebral de los gobiernos para construir resiliencias climáticas. Trabajan en cercana colaboración con las agencias de salud y de gestión de desastres, con los medios de comunicación y con los sectores económicos.

“El informe es la clara demostración de la importancia de la asociación para cuestiones de servicios climáticos. Aumentar las inversiones en la modernización de las agencias meteorológicas e hidrológicas tendrá una gran importancia en nuestra habilidad para vaticinar los riesgos del cambio climático”, afirmó Anton Eliassen, presidente del Consejo Intergubernamental Mundial para los Servicios Climáticos.

Descripción del gráfico:

Distribución global de Desastres, causados por desastres naturales (1980-2005)
Casi el 90% de los desastres fueron causados por el clima y por desastres relacionados con el agua.
Inundaciones: 30%
Sequías: 7%
Temperaturas extremas: 3,6%
Terremotos: 9%
Erupciones de volcanes: 1,6%
Tsunami: 0,39%
Incendios forestales: 3,5%
Tormentas de viento: 25%
Deslizamientos: 5%
Epidemias: 14%

Texto original aquí

El caso de la India y el Phailin

https://tiempoinestable.com/el-ciclon-phailin-deja-su-marca-en-india/

EXTREMOS PHAILIN 3

La tormenta “Phailin” obligó en octubre de 2013 a las mayores evacuaciones de la historia de India, casi un millón de habitantes desplazados, y provocó 23 muertos. Pero las acciones concertadas y anticipadas de prevención evitaron un desastre mucho peor.

“Creo que hemos tenido éxito en minimizar la pérdida de vidas”, dijo Navin Patnaik, el jefe de Gobierno de Orissa, el Estado indio más afectado, por donde en la noche del 12 de octubre irrumpió la tormenta.

El ciclón “Phailin” avanzó a través de la Bahía de Bengala hacia la costa este del país con vientos de 200 km/h y olas de hasta seis metros antes de tocar tierra, en las regiones de Orissa y Andhra Pradesh.

Un gran ciclón había provocado más de 10.000 muertos en 1999 en Orissa, por lo que el Ejército indio organizó esta vez operaciones de socorro, incluyendo helicópteros para dejar caer alimentos en áreas que resulten devastadas y con evacuaciones masivas.

“Nos enfrentamos con la naturaleza. Estamos mejor preparados esta vez, hemos aprendido mucho desde 1999″, dijo antes del paso del ciclón el ministro de Manejo de Desastres de Orissa, Surya Narayan Patra.

En el Océano Pacífico occidental hubo ya 25 ciclones tropicales con nombre en lo que va del año, pero el norte del Océano Índico sólo ha visto un ciclón tropical con nombre hasta el “Phailin”.

EXTREMOS PHAILIN BBC

Fuente: Agencias.

El poderoso ciclón “Phailin”, que azotó la costa oriental de India el 11 de octubre de 2013, arrasó miles de casas de barro, derribó líneas eléctricas, bloqueó muchas de las carreteras de la región y dañó cultivos y barcos de pesca.

Pero los informes de la región mostraron el éxito de una de las mayores y más rápidas evacuaciones en la historia de la India, una operación que trasladó a más de 800.000 personas a un lugar seguro.

Hace apenas 14 años, un ciclón aproximadamente en el mismo lugar mató a más de 10.000 personas y durante el siglo pasado las tormentas que han atravesaron la Bahía de Bengala han dejado mucha muerte y destrucción a su paso.

Aunque una evaluación precisa de los daños causados ​​por la tormenta de este fin de semana probablemente tomará semanas, la cifra oficial de muertos resultó  sorprendentemente baja teniendo en cuenta que 12 millones de personas viven en la trayectoria de la tormenta.

EXTREMOS CICLON PHAILIN AP EN NYT
El “Phailin” tocando tierra. Foto: AP.

El éxito de la operación de evacuación fue posible en gran parte por grandes mejoras en la infraestructura física del país y de los sistemas de comunicación, aunque la policía consideró necesario, a veces, obligar a los aldeanos que no querían dejar sus casas de barro y paja, vulnerables a los vientos fuertes y a las lluvias torrenciales, dijeron funcionarios locales.

Los cambios problemente ocurran lentamente en India. El sistema de castas sigue predominando, la pobreza extrema sigue siendo endémica y el agua limpia es algo escaso. Pero la respuesta eficaz a la amenaza de este fin de semana demuestra que los indios están transformando su país, sobre todo en las formas en que se comunican y obtienen sus noticias.

Casi mil millones de personas utilizan habitualmente los teléfonos móviles en la India, frente a los menos de 40 millones de hace una década. Incluso muchas de las aldeas más pobres ahora tienen televisores y numerosos canales de noticias de la India de 24 horas han dedicado todos sus espacios nacionales con la cobertura de la tormenta.

A medida que el ciclón se acercaba, muchos aldeanos trataron de quedarse para proteger sus tierras y ganado durante lo peor de la tormenta, según informes de prensa locales, pero casi nadie ignoraba el peligro que se cernía. Y eso es un cambio enorme.

Otro cambio importante ha sido un boom en la construcción de estructuras de hormigón, y de escuelas y empresas que fueron fundamentales dando refugio, incluso en las zonas más remotas. Los pobladores que se quedaron hasta el último momento tenían un lugar donde ir en busca de seguridad.

Texto original completo aquí

Tags: , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer