América Latina

Demasiada lluvia en la ruta de los pingüinos

AMÉRICA LATINA PINGÜINOS 2

La vida nunca fue fácil para los pingüinos de Magallanes, pero el cambio climático la está haciendo peor, según un estudio de décadas de la mayor colonia de estas aves.

Las crías son vulnerables a la depredación y a padecer hambre. Ahora, un estudio realizado en Punta Tombo, Argentina, concluyó que las tormentas intensas y las temperaturas más cálidas están haciendo desastres.

“Las lluvias están matando a un montón de pingüinos y también el calor”, dijo Dee Boersma, científica de la Universidad de Washington y autor del estudio, y sostuvo que “ésas son dos causas nuevas”.

Los científicos del clima sostienen que las condiciones más extremas del clima, incluyendo más tormentas y períodos más prolongados de calor y de frío, son impactos del clima que está cambiando por las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Mientras monitorean la colonia de pingüinos, Boersma y sus colegas también documentan los cambios de la temperatura regional y el aumento de la cantidad de días con lluvias intensas.

El estudio, que será publicado online en PLoS ONE, es uno de los primeros que muestra un impacto directo del cambio climático en las aves marinas. La mayoría de los estudios analizaron cómo las temperaturas más cálidas afectan a los animales indirectamente, alterando los parámetros de depredación y los recursos alimenticios.

William J. Sydeman, científico del Instituto Farallon en California, quien no participó en la investigación, dijo que el estudio vincula los cambios en el clima, que ocurren en una escala de décadas, con el día a día en la vida de la colonia y consideró que es una “contribución única”.

AMÉRICA LATINA PINGÜINOS 1

La colonia de Punta Tombo, ubicada en una región relativamente seca de la provincia de Chubut, en la Patagonia argentina, es el hogar de alrededor de 200 mil parejas reproductoras de pingüinos, que miden aproximadamente 15 pulgadas cuando son adultos.

La científica Boersma trabaja allí desde 1982, con el apoyo de la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre.

Para este estudio, los investigadores compilaron información de alrededor de 3.500 crías que fueron meticulosamente rastreados mediante la comprobación de los nidos una vez o dos veces al día a lo largo de la temporada de cría de seis meses, que comienza en septiembre.

“Sabíamos cuando nacía cada polluelo y su destino”, dijo Boersma.

AMÉRICA LATINA PINGÜINOS 4

Generalmente, casi los dos tercios de las crías de la colonia no sobrevivieron para dejar el nido. En la mayoría de los años, los investigadores se encontraron con que la mayoría de las muertes eran causadas por hambre y depredación, por otras aves marinas y pequeños animales.

Pero también concluyeron que las tormentas intensas mataron crías en 13 de los 28 años que duró el estudio. En dos años, las tormentas fueron responsables de la mayoría de las muertes. El calor extremo mató muchas crías también, aunque el efecto fue menor.

Como otras aves jóvenes, las crías de los pingüinos pueden morir de hipotermia si se mojan y pierden los espacios aislantes de aire. Las aves son más vulnerables luego de la semana de nacer -antes están muy protegidas por un padre- hasta las seis semanas, cuando desarrollan el plumaje a prueba de agua.

“No están acostumbrados a tener que lidiar con esta variabilidad en el clima”, dijo la doctora Boersma. “Y ciertamente no tienen que lidiar con toda esta lluvia”.

Desde 1987, la cantidad de parejas en la colonia bajó el 24 %, afirmó Boersma y explicó que es difícil calcular cuánto puede ser atribuido a las tormentas y lluvias. Además, sostuvo que el aumento de la frecuencia de tormentas intensas está afectando a otras especies marinas que se reproducen en la región.

AMÉRICA LATINA PINGÜINOS 3

De hecho, el mismo efecto directo se está viendo a medio mundo de distancia, en un ave terrestre.

En un estudio de la población de halcones peregrinos en el Ártico canadiense publicado el año pasado, los investigadores informaron que las intensas lluvias mataron a gran cantidad de crías y documentaron el aumento de la frecuencia de esas lluvias en décadas.

Alastair Franke, científico de la Universidad de Alberta, a cargo de este segundo estudio, dijo que quedó sorprendido cuando leyó la investigación de Boersma. “Es increíble que veamos tanta similitud entre las dos investigaciones”, sostuvo.

Boersma reflejó en su estudio que la mortalidad causada por tormentas se sumaba a otras causas y para Franke ese es uno de los aspectos más interesantes del estudio.

“Este es un doble golpe para los pingüinos”, dijo. “Vas a seguir padeciendo la inanición y la depredación. Pero ahora vas a sufrir más mortalidad de la lluvia también”.

 Traducción y edición: Jimena González.

Texto original aquí 

PINGÜINOS, EL VIDEO

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer