Cambio Climático

El agua caliente, la amenaza impensada

CC CENTRALES NUCLEARES ESTADOS UNIDOS BRADWOOD

Siempre asociamos las altas temperaturas con los cortes de energía por la sobrecarga de los sistemas. Pero los aparatos de aire acondicionado no son ahora el único problema. 

El calor calienta el agua de ríos y lagos que refrigera centrales nucleares y eléctricas, las obliga a salir de funcionamiento y amenaza a una variante de producción de energía a gran escala sin emisiones de carbono.

Hizo tanto calor en Estados Unidos durante la segunda semana de 2013, en pleno invierno boreal, que una planta de energía nuclear de Illinois, Estados Unidos, tuvo que conseguir un permiso especial para seguir funcionando cuando la temperatura del agua del lago del que toma agua para enfriar el proceso llegó a los 102 grados Farenheit (38,8 grados Celsius).

Fue el segundo permiso solicitado por la planta de Braidwood (2.600 MW), inaugurada hace 26 años. Al estrenarse, la condición de funcionamiento de la central atómica era que la temperatura del lago, en 2.500 hectáreas de lo que era una mina a cielo abierto, se mantuviera por debajo delos 98 F (36,6 C). En 2000, consiguió el permiso para elevar el límite a 100 F (37,7 C).

Según explicó Craig Nesbit, un portavoz de Exelon , propietaria de la planta, el problema ya no son sólo los días de calor, sino las noches. Habitualmente, el agua del lago se calienta durante el día y se enfría por la noche. Pero últimamente las temperaturas nocturnas han rondado los 90 F (32,2 C) y el agua no llega a enfriarse.

(El 2012 fue el año más caluroso en Estados Unidos desde que empezaron a llevarse registros de temperaturas, informó la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).
Según los datos de NOAA el país registró una temperatura promedio de 12,94 grados centígrados, superando en 0,17 grados el récord de 1998.
“El cambio climático tiene un papel en esto”, dijo Jake Crouch, experto del Centro de Información Nacional del Clima de NOAA en Asheville, Carolina del Norte.
Sin embargo, Crouch dijo que no se puede establecer cuánto del aumento se deba a cambio climático y cuánto a variaciones naturales, pero considera difícil que se llegara a esa cota sin el efecto de las emisiones de gases invernadero.
Las cifras para el resto del mundo no se darán a conocer hasta la próxima semana, pero los científicos estiman que 2012 podría quedar como el octavo año más caluroso en los registros. Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2013/01/130108_ultnot_nooa_calor_record_cch.shtml)

CALOR CENTRALES NUCLEARES ESTADOS UNIDOS

¿Es esto un subproducto del calentamiento global? “Yo no soy climatólogo. Pero es evidente que los cálculos que se hicieron cuando la planta comenzó a operar en 1986 hoy ya no cierran, al menos no siempre “, respondió Nesbit.

Y Braidwood no es la única con ese problema, ya que otra planta de la región fue cerrada por razones similares y una tercera parada parcialmente, dijo una portavoz del Sistema Operativo Independiente del Medio Oeste.

Otra planta de Exelon, Quad Cities, tuvo que cerrar cuando la temperatura del agua que descarga resultó demasiado alta para volver al Mississippi. La razón del aumento de la temperatura, una vez más, es que ya es tomada demasiado caliente para ser usada en la planta.

Las plantas que utilizan agua para enfriar el proceso -incluyendo todas las centrales nucleares y de carbón y muchas plantas de gas natural- fueron diseñadas para funcionar en niveles de potencia algo más bajas en el verano.

Un verano que había resultado tan caliente y seco como para causar problemas generalizados en la generación de energía en Estados Unidos fue 1988. Las condiciones entonces fueron tan extremas en el Medio Oeste que el concepto de calentamiento global tomó mucha fuerza.

En el caso de una planta nuclear, el problema es que si la planta se detiene hace falta a su vez una cantidad suficiente de agua fría para mantener frescos a equipos vitales y para compensar el calor que sigue generando el núcleo, para evitar daños. La temperatura máxima permisible para el agua que entra en el sistema de enfriamiento varía según la planta.

Braidwood consiguió el permiso de la Comisión de Regulación Nuclear para continuar operando la segunda semana de 2013, en pleno invierno, cuando el agua de refrigeración tocó los 102 F (38,8 F), pese a que se supone que la planta debe cerrarse seis horas después de superar los 100 F (37,7 C).

“Salvo un problema grave de seguridad, lo último que uno quiere hacer es cerrar un central nuclear de 2.600 MW en medio de la mayor ola de altas temperaturas del país en los últimos 30 años”, dijo.

Texto original aquí: http://green.blogs.nytimes.com/2012/07/17/so-how-hot-was-it/

Las centrales eléctricas también amenazadas por el cambio climático

Fukushima ha demostrado dramáticamente: las centrales eléctricas son impotentes contra los elementos. De una manera menos violenta, pero igualmente preocupante, se muestran cada vez más vulnerables al calentamiento del clima.

El aumento de la temperatura del agua y la reducción del caudal de los ríos, de los que se extrae un volumen importante para su refrigeración, supondrá una amenaza para el futuro funcionamiento de las centrales nucleares y de carbón en Europa y los Estados Unidos, confirma un nuevo estudio publicado el lunes en la revista Nature Climate Change y cita Reuters .

El equipo de investigadores europeos y americanos ha medido la temperatura actual de las aguas y ha efectuado una proyección hasta mediados de siglo. Así estiman que el número de días en que el agua de los ríos y lagos alcance temperaturas consideradas hoy como extremadamente elevadas será tres veces más elevado.

En este mundo más cálido, la escasez de agua de refrigeración se producirá de dos maneras. De entrada, muchos ríos verán su caudal reducido. Sin embargo, las centrales termoeléctricas, que abastecen el 91% de la electricidad en los EE.UU. y el 78% en Europa, representan respectivamente, el 40% y el 50% del consumo de agua dulce en estos países, tanto para producir vapor de agua que va a alimentar las turbinas como para refrigerar las mismas.

Dado que el volumen de agua que se bombea viene definido por criterios medioambientales, puede acarrear una escasez de agua para las centrales. En Francia, por ejemplo, cuando el caudal del Loira cae por debajo de 60 metros cúbicos por segundo, en condiciones de fuerte calor, las cuatro plantas extraen a pleno régimen entre 3 y 10 metros cúbicos por segundo, deben ser controladas para mantener un nivel suficiente de agua en el río.

Entonces, la temperatura del agua va a aumentar, lo que resulta inadecuado para la refrigeración de las centrales eléctricas. En Estados Unidos y Europa las plantas tienen la obligación de controlar que no se supere una determinada temperatura en los ríos (en torno a los 28 ° C en Francia) cuando vierten el agua proveniente de sus circuitos de refrigeración. Si se alcanza esta temperatura máxima, la planta debe reducir la potencia o incluso detener sus turbinas.

En consecuencia: la capacidad de producción eléctrica de las centrales nucleares y de carbón deberá descender entre el 4 y el 16% en los EE.UU. y del 6 al 19% en Europa entre 2030 y 2060. Y la probabilidad de una disminución extrema de la producción eléctrica (- 90%), que desencadenará un cierre total o parcial de infraestructuras, prácticamente se triplicará.

“Este estudio sugiere que nuestras necesidades de refrigeración térmica es algo que tenemos que revisar, máxime cuando aumenta la demanda de electricidad”, asegura Dennis Lettenmaier, co-autor del informe y profesor de ingeniería civil y ambiental en la Universidad de Washington en Seattle.

Sin embargo, existen soluciones para minimizar el problema. En este sentido, el estudio aconseja la construcción de centrales eléctricas menos dependientes del agua dulce, sustituyéndola por el agua salada de los mares en la que el calentamiento será más lento. La centrales de gas natural, las más recientes, por contra requieren menos agua que las de carbón o las nucleares.

Fuente de traducción: http://amigosagroecologia.blogspot.com.ar/2012/06/las-centrales-electricas-amenazadas-por.html
El texto original aquí: http://ecologie.blog.lemonde.fr/2012/06/07/les-centrales-sous-la-menace-du-changement-climatique/

CC ATUCHA II

¿Por qué construir centrales nucleares cerca de la costa?

El accidente nuclear de Japón(Fukushima, por el tsunami de 2011, ndr) muestra el dilema de si se deben construir centrales nucleares en la costa o en tierra adentro ante el posible riesgo de tsunamis, un problema que puede agravarse en los últimos años debido al cambio climático.

La mayoría de los 442 reactores nucleares están cerca del mar, más que en lagos o ríos, para garantizar el suministro de agua de mar para refrigerar las vainas de combustible en caso de emergencias como la de la planta de Fukushima. “Es un acertijo”, dice Ian Jackson, un experto en energía nuclear de Chatham House en Reino Unido. “Si estás en un área geológicamente estable, una localización costera es todavía mucho mejor opción”.

El agua es la primera de las consideraciones que se tienen en cuenta cuando se construyen centrales, así como las fallas geológicas o la proximidad de ciudades. Tierra adentro, los suministros de agua pueden ser más vulnerables a las olas de calor, las inundaciones, los cambios de temperatura y los fallos en presas.

Temperaturas muy altas pueden matar a los peces y el resto de la vida de un río, pero además pueden reducir el suministro de líquido para la energía de las plantas. En 2003, una ola de calor en Europa forzó al cierre o la reducción de suministro de una central en Francia con 19 reactores debido a la falta de agua en el río Ródano. Aparte, una central nuclear cerca de un río puede afectar de forma muy perjudicial a la vida alrededor del río y conlleva muchos más problemas medioambientales.

Fuente: http://internacional.elpais.com/internacional/2011/03/14/actualidad/1300057219_850215.html

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer