Cambio Climático

El CO2 cruza la raya para quedarse

Carbon dioxide moves permanently above 400PPM, at least in our lifetimes.

En los próximos siglos, los libros de historia marcarán probablemente a septiembre de 2016 como un gran mojón del clima de la  Tierra: en la época del año en el que el dióxido de carbono en la atmósfera hubiese debido estar en sus mínimos, el nivel no logró bajar de las 400 partes por millón (ppm).

Eso sólo asegura que el CO2 pasará este año la simbólica marca de las 400 ppm, y nunca volverá a caer, al menos durante nuestras vidas, según los científicos.

Emissions from a coal-fired steel factory in China

Como la contaminación se ha incrementado desde el comienzo de la revolución industrial sin mostrar señales de retroceder, era cuestión más de cuando que de si iba a cruzarse esa raya, aunque lo inevitable no le resta trascendencia para la salud de la Tierra.

Septiembre es habitualmente el mes en el que el dióxido de carbono baja a sus niveles más bajo: pasa el verano boreal, las plantas dejan de crecer y de absorber CO2 en el Hemiferio Norte.

Según caen las hojas, se descomponen y liberan el dióxido de carbono de regreso a la atmósfera. En el Observatorio de Mauna Loa (Hawaii), donde se monitorea el CO2 global hace seis décadas, hay indicadores de que ese proceso ya comenzó pero como nunca antes sobre el nivel mínimo de 400 ppm.

Desde la Revolución Industrial, los humanos han alterado este proceso añadiendo a la atmósfera el CO2 que pueden absorber las plantas. Eso llevó a niveles más altos y, con ello, al aumento de las temperaturas globales y a otros impactos de cambio climático.

El dióxido de carbono lanzado a la atmósfera llevó a la Tierra a calentarse desde el inicio de la Revolución Industrial. Ahora, este año, además de entrar en la nueva era de las 400 ppm  también provocamos el año más caluroso de la historia.

El planeta se encamina derecho y peligrosamente a sobrepasar un primer tope posible de 1,5°C de calentamiento establecido por el  Acuerdo Global del Clima de París.

Aunque hay algunas señales esperanzadoras de que los líderes mundiales están adoptando medidas para reducir las emisiones de gases invernadero, entre ellos el CO2, deberían acelerar el ritmo para evitar llegar al límite de 2°C, que es el establecido para evitar daños irreversibles a la Tierra.

Aun cuando el mundo alcance esas metas, será imposible evitar la desaparición de pequeños estados isleños del Pacífico por la suba del nivel del mar y otras serias repercusiones, desde olas de calor más extremas y persistentes a sequías, inundaciones y la extinción de barreras de corales.

Texto original completo de The Guardian aquí

 

Tags: , , , , , , ,

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer