Energías

El fracking nos salvará: ¿falso o verdadero?

Fracking 8 VACA MUERTA

(Publicado originalmente en inglés por Mother Jones).- Para el presidente Barack Obama, el fracking es un arma clave contra el calentamiento global. El gas natural abunda, dijo en su discurso del Estado de la Nación de este año, es un “combustible puente” hacia fuentes renovables de energía, la clave para asegurar el crecimiento económico “con tanta contaminación de carbono que causa el cambio climático”.

No todo el mundo está de acuerdo. De hecho, el debate sobre si el gas natural es el antídoto a nuestra adicción mortal al carbón, o una falsa solución al cambio climático que paraliza la revolución de energía limpia, es una de las cuestiones ambientales más discutidas actualmente.

Se han hecho una serie de estudios recientes que examinan cuestiones complejas sobre los mercados mundiales de la energía y la química específica de varios gases de efecto invernadero. La última voz en ese debate es hoy en un nuevo artículo en  la revista Nature.

Haciendo interactuar un conjunto de modelos que proyectan el uso de energía, la actividad económica y los sistemas climáticos hacia 2050, el estudio encuentra que el gas natural es básicamete inútil como una solución climática a menos que se vea reforzada por nuevas políticas que desalienten la contaminación de carbono y promuevan la inversión en energías renovables.

En otras palabras, el fracking por sí solo no nos salvará.

“Sin políticas adecuadas que le den al gas natural un papel positivo, las cosas no mejorarán mucho”, dijo Jae Edmonds, jefe científico del Instituto de Investigación del Cambio Global conjunta y uno de los autores principales del estudio. “Es una lavada de cara”.

Fracking 1

El estudio compara dos escenarios posibles: el de una disponibilidad de gas normal o “convencional”, en el que el auge del fracking nunca sucede y el mundo produce gas de esquisto con las tecnologías más antiguas; y el de una disponibilidad “abundante” de gas, en el que los suministros de gas se disparan y el costo baja a medida que la tecnología de fracking desarrollada en Estados Unidos se extiende por todo el mundo.

Nuestra realidad actual está en algún lugar entre estos dos extremos, admite Edmonds. La idea es hacer  un “ejercicio de delimitación” para ver a qué se parecería una auténtica revolución mundial del shale, comparada con una línea de base en la que, directamente, no hubiera pasado nada.

La otra hipótesis clave que (¡crucemos los dedos!) no se ajusta exactamente con la realidad es la del caso en que no hubiese nuevas políticas climáticas, como una tasa nacional o global sobre el carbono, por ejemplo, o nuevos incentivos para las energías renovables desde ahora hasta el 2050.

Cuando se activan los modelos, simulan las fluctuaciones en la oferta y la demanda de carbón, petróleo, gas, y energías “bajas en carbono” (incluyendo la eólica, solar, geotérmica, hidroeléctrica, biomasa y la energía nuclear). Esa mezcla de energía se traduce en emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial, que se traducen en el calentamiento global (forzantes climáticos, en la jerga científica).

El estudio incluye cinco modelos distintos, cada uno diseñado por diferentes equipos independientes de científicos, que miden lo mismo, pero son mejorados y calibrados de manera diferente.

Los resultados específicos varían, pero los cinco modelos cuentan la misma historia: en 2050, las temperaturas globales aumentan más allá del límite acordado de 2°C (3,6 grados Fahrenheit) sobre los niveles preindustriales, tanto en los escenarios de “abundante” shale como en los de disponibilidad “normal” a nivel internacional.

En otras palabras, el simple uso de más gas natural, aun cuando desplace el carbón, que es mucho más sucio, tiene un efecto casi insignificante en el cambio climático.

ENERGÍAS FRACKING MOTHER JONES OCT 2014 ESTUDIO CUADRO

Hay dos razones para ello: en primer lugar, el gas barato también le roba una cuota de mercado a las energías limpias. A pesar de que la huella de carbono del gas es aproximadamente la mitad que la del carbón, obviamente no es tan bajo como la eólica, solar o nuclear, y por lo tanto nunca será un sustituto permanente adecuado para ellos.

En segundo lugar, la combinación de gas barato con la falta de nuevas políticas de eficiencia energética significa que el consumo total de energía aumenta. Juntos, estos dos efectos compensan cualquier ahorro de carbono que result de un abandono de carbón.

Se pueden ver los resultados de los cinco modelos aquí debajo (cada uno tiene su propia columna vertical). La línea azul es “abundancia” de gas; la línea roja es “disposición normal” (el sombreado gris representa el rango de posibles resultados reportados en estudios anteriores). La primera fila horizontal muestra el consumo mundial de gas natural.

Como es de esperar, que haya gas natural más barato significa que el mundo lo usará más. El aumento del consumo proviene, en parte, de que el gas natural reemplaza a combustibles más caros (en 2050, sustituye el 18 por ciento del carbón y el 17 por ciento de las fuentes de baja emisión de carbono). El consumo de gas también aumenta en este escenario porque el uso de energía total aumenta.

Pero en las filas posteriores, las líneas azules y rojas se aproximan entre sí, lo que sugiere que la diferencia entre los escenarios -y por lo tanto el impacto de los vastos recursos naturales de gas- es pequeña. La segunda fila muestra las emisiones globales de carbono; la tercera muestra el “forzamiento radiativo”, que es la métrica científica del efecto invernadero; y la cuarta muestra los cambios proyectados de temperatura.

Curiosamente, los investigadores llegaron a la misma conclusión cuando recalibraron sus modelos tanto para los niveles altos como para los niveles bajos de emisiones fugitivas de metano, potente gas de efecto invernadero que, se sabe, fuga de casi todas las etapas del proceso de producción de gas natural y que se cita a menudo como un argumento en contra de supuestos beneficios climáticos de fracking.

 

 

En otras palabras, el estudio sugiere que el metano es una pista falsa: no es la principal razón por la que el fracking no funcionaría como una solución climática. Y por eso mismo, solucionar el problema del metano tampoco hará que el gas natural opere como un “puente”.

¿Y cuál es el resultado? ¿Es hora de abandonar el sueño de fracking en nuestro camino hacia el clima estable, como lo propone Obama? No exactamente. Por un lado, como señala el analista de energía Alex Trembath, del Instituto Breakthrough, los modelos conforman una serie de supuestos (el más importante de ellos, que los avances tecnológicos reducen a la mitad el costo de la extracción de gas natural para 2050) que son, básicamente, imposibles de predecir con certeza.

“Es exactamente tan realista como cualquier proyección a más de 40 años”, dice. “O sea, no muy esclarecedor”.

(…) Sin un marco normativo que explicite un curso hacia un escenario de abundante energía de bajo carbono, inundar el mercado con gas natural no será mejor -desde una perspectiva climática- que seguir dependiendo del carbón.

Por supuesto, hay otros beneficios en recortar nuestro consumo de carbón. La contaminación del aire exterior, a la que tanto aportan las plantas eléctricas a carbón, causaron casi cuatro millones de muertes en todo el mundo en 2012.

Las plantas de gas natural funcionan mejor que el carbón como una alternativa a la energía renovable, ya que pueden ventilarse mucho más rápidamente cuando el sol no brilla o el viento no sopla. Y sin importar la fuente, una energía abundante a bajo costo es una bendición para el 19 por ciento de la población mundial que vive hoy sin electricidad.

Por esa razón, el geofísico Ray Pierrehumbert, de la Universidad de Chicago, argumenta que los activistas anti-fracking deben enfocar su energía en las políticas climáticas (por ejemplo, sugiere gravar el gas natural y usar esos ingresos para apoyar las energías renovables). Lo que no recomienda es prohibir el fracking: “sólo significaría más carbón”, dice.

Por Tim McDonnell, para Mother Jones (aquí, versión original completa)

Traducción: Tiempo Inestable.

Tags: , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer