Extremos

Alex, el huracán que sorprende en enero

Hurricanealex

Enero es uno de los meses más fríos del invierno del Hemisferio Norte y, sin embargo, se formó en este primer mes de 2016 un fenómeno meteorológico decididamente tropical: un huracán en el océano Atlántico.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos anunció que la tormenta subtropical Alex se convirtió en un huracán y se convirtió en  el primero en formarse en enero desde 1938.

También es el primer huracán activo en enero desde el Alice en 1955 (Alice no se formó en enero, pero mantuvo su intensidad ese mes). La típica temporada de huracanes del Atlántico típica comienza en junio cada año.

El huracán Alex generaba esta segunda semana de enero vientos sostenidos de 85 millas por hora (136 km/h), 490 millas al sur de las islas portuguesas Azores, de donde provinieron las primeras alertas para las 24 horas siguientes a partir del 13 de enero. 

La tormenta se movía hacia el norte-noreste, a 20 millas por hora (32 km/h), y el Centro de Huracanes pronosticó que tomaría una dirección norte con un aumento en su velocidad de desplazamiento hacia las Azores.

La tormenta apareció apenas en las imágenes de satélite, pero con un núcleo claramente bien formado de tormentas eléctricas que rodean un ojo casi libre de nubes.

No sólo es rara la tormenta rara por la época, sino que es especialmente curiosa por su ubicación tan lejana en el Atlántico noreste.

A medida que la tormenta se mueve más allá de las Azores, es probable que encuentre fuertes jet air (corrientes de viento en chorro) en la alta atmósfera y temperaturas oceánicas frías que deberían contribuir a convertirla en una tormenta extra tropical (es decir, un sistema de tormenta no tropical).

Al formarse, Alex mostraba características presentes en los dos sistemas de tormentas, tropicales y no tropicales, lo cual explica que los meteorólogos se hayan sorprendido por su rápida transformación en totalmente tropical. El debate de pronosticadores del Centro de Huracanes en la mañana del jueves 14 de enero concluyó: “Sorprendentemente, Alex se ha transformado en un huracán”.

Enlace permanente de imagen incrustada

 

Para los analistas de estos fenómenos, la sobria expresión “sorprendentemente” debe traducirse: “¿cómo sucedió esto?”.

El pronosticador que escribió el reporte del Centro explicó que es raro ver a algún tipo de huracán formarse sobre aguas con temperaturas por debajo de los 20°C (68°F).

Sin embargo, las temperaturas en la atmósfera superior en esa zona son extremadamente fríos, hasta de -60°C (-76°F). Esta diferencia de temperatura está ayudando a impulsar la tormenta tornando el ambiente más inestable y empujando al aire a elevarse.

Texto original aquí

Tags: , , ,

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer