Ciencia

El mar es una peligrosa pileta de lona

OCEANOS MAR NIVEL SUBIDA SHANGHAI

Los hielos, desde Groenlandia hasta la Antártida, se derriten sin remedio y aumentan el nivel de los océanos. Pero no igual en todos lados, porque el mar no se comporta como una bañera.

Basados en estudios de calentamientos globales que sufrió la Tierra en el pasado, algunos científicos creen que aun cuando dejemos de quemar combustibles fósiles mañana mismo, habría un aumento sustancial del nivel del mar a largo plazo, a medida que las capas de hielo responden lentamente a las temperaturas más cálidas provocadas por el gases de efecto invernadero que los humanos ya hemos vertido en la atmósfera.

El paleoclima sugiere que incluso un leve calentamiento global puede producir un aumento de 25 a 30 pies (7,62 m a 9,14m). Y si los científicos están más o menos cerca en sus proyecciones, el calentamiento debido a la actividad humana durante el próximo siglo va a ser más que leve. Ello significa que un aumento a largo plazo de 80 pies (24,35 m) en el nivel del mar no se puede descartar.

Es verdad que tomaría un tiempo bastante largo para ocurrir, al menos cientos y probablemente más, miles de años. En la escala de tiempo en que las personas tienden a preocuparse, el próximo siglo, el aumento sería mucho menor. Una estimación común es de tres metros, aunque hay persistentes temores de que la situación llegue a ser peor que eso.

Pero no importa cuán rápido ocurra, el aumento del nivel del mar no se dará en todas partes del planeta. El aumento del nivel del mar es “desigual”, el mar sube más en algunos lugares que en otros.

Esto puede parecer extraño, ya que tendemos a pensar en el océano como una bañera gigante llena de agua. Si uno abre el grifo y agrega agua a una bañera, por supuesto, el nivel se eleva de manera uniforme. ¿Por qué no funciona el mar de esa manera?

Los científicos dicen que el nivel del mar en un lugar determinado es realmente influenciado por una multitud de factores. Para tomar uno de los más evidentes, la Tierra puede estar hundiéndose aun cuando el mar está subiendo. Esto está ocurriendo hoy en día en gran parte de la Costa Este de los Estados Unidos, con tasas especialmente altas de hundimiento en la región de la bahía de Chesapeake región y en el sur de Louisiana .

Lo contrario también puede ser cierto, por supuesto: la Tierra en algunos puntos está creciendo lo suficientemente rápido como para superar a la subida del mar. Ocurre hoy mismo, en algunas zonas de Alaska y Escandinavia.

Si la Tierra se hunde, empeora el impacto local de un aumento global del nivel del mar. Y entonces la Tierra que se hunde será uno de los mayores problemas, en todo el mundo, a medida que avanza el cambio climático. Porque muchas de las grandes ciudades del mundo están, como  Nueva Orleans, construido en deltas de los ríos. Es decir, en el barro.

OCEANOS MAR NIVEL SUBIDA PACIFICO

Los seres humanos han interrumpido el flujo de sedimentos hacia los deltas en la mayoría de los lugares. La superficie de la Tierra se hunde según el sedimento subyacente más viejo se compacta. La retirada de las aguas subterráneas o de crudo puede empeorar la situación, a pesar de que las extracciones de agua se han limitado en muchos lugares específicamente para frenar el hundimiento.

Si tenemos un aumento global del nivel del mar de varios metros para el final de este siglo XXI, como muchos científicos esperan, los efectos se sentirán con más fuerza en las grandes ciudades con tasas rápidas de hundimiento del terreno. Aparte de Nueva Orleans, los ejemplos incluyen Tokio, Houston, Shanghai, Bangkok y Venecia.

La complejidad no termina ahí. A medida que se vuelca agua al mar, las cuencas oceánicas se ajustar a ese peso extra: se comportan entonces  menos como una bañera y más como una piscina de plástico flexible para niños. El fondo del océano, en realidad se puede hundir. La deformación es lenta, pero cambia la distribución del agua de los océanos con el paso del tiempo.

Otro factor que puede alterar los niveles del mar es un cambio en los patrones de viento. Los vientos dominantes pueden hacer que el agua se acumule en algunos lugares, como ocurre en la actualidad frente a la costa oriental de Asia.

Todos estos factores complican cualquier pronóstico sobre el aumento del nivel del mar, y la mayor parte o la totalidad de ellos puede ser importante para un sitio determinado. Pero la variable más extraña y más interesante tiene que ver con la gravedad.

Las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida son inmensas y ejercen la atracción gravitatoria suficiente como para atraer una cantidad sustancial de agua del océano hacia ellos. Si nos imaginamos todo el hielo de Groenlandia derretido, algo raro terminará pasando pronto: el nivel del mar descenderá a lo largo de una zona que se extiende a más de mil kilómetros de la capa de hielo.

“Si Groenlandia se derrite catastróficamente mañana, el nivel del mar caerá en Escocia, en Terranova, y claro, en Groenlandia, por mucho”, dijo Jerry X. Mitrovica , un científico de Harvard que ayudó a promover el estudio de esos efectos. Algo similar ocurriría en las proximidades de la Antártida si la capa de hielo de la Antártida Occidental, que se considera altamente vulnerable a un modesto calentamiento global, se derritiera.

Pensemos en las implicaciones de este hallazgo: si el nivel del mar desciende casi al de las capas de hielo que se derriten, ello significa que tiene que subir más que el promedio en otros lugares, ¿no?

Y eso es una mala noticia para algunos países. Esto significa un aumento del promedio mundial del nivel del mar de 30 pies (9,14 m), por ejemplo, que podría traducirse en  40 o 50 pies de aumento en algunas partes del mundo.

Los científicos piensan que la distribución exacta de la subida del nivel del mar dependerá de cuál de las dos capas de hielo se derrite , o más probablemente de qué proporción de cada uno se derrite. Si uno vive en la costa media del Atlántico de Estados Unidos, una cantidad dada de derretimiento en la lejana Antártida producirá un aumento sustancial del nivel del mar, más grande que la misma cantidad de la fusión de la vecina Groenlandia. Es contradictorio, pero es así.

Además de todo esto, como las capas de hielo se derriten, la redistribución de la masa alrededor del planeta será tan grande, según Mitrovica y varios de sus colegas, como para  alterar la rotación de la tierra. Eso, a su vez, hará que otra redistribución modesta de agua del océano.

El esfuerzo por predecir exactamente lo que sucederá con la subida del nivel del mar es un trabajo a medio hacer. Pero ya sabemos que tanto Groenlandia como la Antártida Occidental están empezando a derretirse y a verter hielo extra en el océano en respuesta al cambio climático. A nivel mundial, el nivel del mar está aumentando a un ritmo de alrededor de un pie de un siglo y la tasa parece estar acelerándose.

Dado el enorme crecimiento de los asentamientos humanos cerca de la costa durante el último siglo, los riesgos de esta situación son bastante claros. Los científicos temen que una crisis humanitaria permanente comience antes del siglo 21, por quienes se vean obligados a huir del aumento del nivel del mar.

El investigador Benjamin H. Strausse, de Climate Central , hizo un cálculo aproximado del número de personas que viven a menos de 10 metros, o 33 pies,  sobre el nivel del mar: 710 millones de personas, o un 12 por ciento de la población mundial. Y alrededor de 1,3 millones de personas, o 21 por ciento, vive a menos de 82 pies (24,99 m) del nivel del mar. En otras palabras, la clase de aumento a largo plazo en el nivel del mar de la que los científicos están hablando podría terminar desplazando a una fracción importante de la población humana.

Hasta ahora, el consejo de los científicos para reducir el nivel de riesgo, que es limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, básicamente ha caído en saco roto, y las temperaturas globales siguen en aumento.

Según  Mitrovica, las temperaturas que se esperan para finales de este siglo, cuando se registraron en el pasado, causaron un colapso catastrófico de las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida. “No creo que debamos tener ninguna confianza en que vayamos a escapar de alguna manera de ello, si continuamos con estas temperaturas”, concluyó.

Texto original aquí: http://green.blogs.nytimes.com/2013/01/22/sea-level-and-the-limits-of-the-bathtub-analogy/

Tags: , , , , , ,

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer