Meteorólogos

El negocio de poner nombre a una simple tormenta

HISTORIAS TWITTER SUZANNE LEONARD FELIZ

El gigante mediático Weather Channel empuja su negocio con el tiempo dándole nombres de huracanes a simples tormentas, contra la recomendación de la comunidad meteorológica, que los reserva para alertar a la población, y no para entretenerla. Pero hace veinte años imaginar todo un canal de cable sobre tiempo y clima también parecía ridículo. Si las noticias son un negocio y se presentan como un espectáculo, por qué no también el tiempo, que es el sumun del reality show. El debate ya es mundial y está servido en este artículo de la revista New Yorker.

(Por Ian Crouch).- Lo que entiende como una tormenta que se avecina y que amenaza la Costa Este en la semana de Acción de Gracias depende de dónde usted se informe sobre el clima. El que recurra a las diversas plataformas del Weather Channel, verá que la tormenta tiene un nombre, “Boreas”, el dios griego del viento frío del norte, y es así como el grupo mediático se refiere a ella. Los que sigan el pronóstico en otros sitios probablemente la consideren, simplemente ,”esta tormenta de mierda”, mientras revisa nerviosamente sus planes de viaje en estas vacaciones cortas de Acción de Gracias.

Si esto fuera un huracán o un tifón, entonces el nombre estándar de la tormenta sería emitido por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y utilizado por todos al presentar informes sobre su trayectoria y sus posibles efectos. A estas tormentas le han sido dados nombres oficiales durante más de medio siglo, con el fin de distinguirlas unas de otras, cuando se forman varias a la vez, y para sensibilizar a la opinión pública –de ahí la idea de darle un nombre corto, que suene más fuerte que todo un conjunto de características.

Pero las grandes tormentas de invierno han quedado siempre en el anonimato, por lo menos hasta el año pasado, cuando el Weather Channel introdujo a Athena, Bruto, César, y así hasta llegar a Zeus, que trajo apenas treinta centímetros de nieve en el Medio Oeste en abril pasado.

Al explicar la posición de Weather Channel, el meteorólogo Tom Niziol sostuvo que “la tormenta con un nombre es más fácil de seguir, lo que significará menos sorpresas y más preparación”. El público se había quedado sin protección, argumentó Niziol, por lo que Weather Channel, noble servidor público, interviene ahora para llenar un vacío.

Otros meteorólogos, sin embargo, lo ven muy distinto. Entre los más críticos está Joel Myers, presidente de AccuWeather, el competidor de Weather Channel, quien sostuvo: “Al decidir unilateralmente el nombre de las tormentas de invierno, el Weather Channel confunde manipulación mediática de la ciencia con seguridad pública”.

Myers desvinculó el plan de poner nombres a tormentas de un interés científico: “Los huracanes son tormentas bien definidas con un trayecto que se puede seguir. Las tormentas de invierno son en general erráticas que afectan de manera desigual a diferentes áreas”. Varios medios difundieron instrucciones a sus reporteros para que eviten el uso de los nombres de ese modo (Weather Channel es en parte propiedad de NBC Universal).

HISTORIAS TWITTER VIEJO PRESENTADOR

 

El Servicio Meteorológico Nacional estadounidense, por su parte , emitió una declaración ambigua en la que dijo que no tenía “opinión alguna sobre los productos y servicios meteorológicos de empresas privadas”.

El Weather Channel se había quedado solo en su apuesta de ponerle atractivos rostros figurados al clima de invierno. El argumento de sus competidores de que sólo sembraría el caos era parcialmente cierto, pero con una peculiaridad: sólo causaría confusión entre el público si otros meteorólogos intentaban competir generando sus propios nombres para las mismas tormentas.

Someterse a la convención de nombres de propiedad y gestión de un rival sería igualmente intragable. Al ser el primero, el canal del tiempo había maniatado a todl el negocio de las noticias del tiempo y el clima: únete a nosotros o terminarás siendo aburrido. Este año, están de vuelta con lo mismo, y así, esta semana de Acción de Gracias, los que buscamos una manera corta de hablar de estas tormentas tenemos una opción a mano. En AccuWeather y el resto, en cambio, es “la gran tormenta que avanza sobre la Costa Este”. En el Weather Channel, es “Boreas”. Está bastante claro cuál es el mejor hashtag de los dos en Twitter.

Tal vez el canal del tiempo tiene razón, y nombrar a las tormentas de invierno es de interés público. Pero lo notable es que esta opinión no ha sido compartida por nadie en la comunidad científica sin fines de lucro. Por ahora, los nombres de las tormentas de invierno parecen otra innovación de la empresa que tiempo atrás hegemonizó la forma de vender la lluvia, el aguanieve, el granizo, la nieve y el viento.

Aunque parezca increíble, hubo un momento en que todo un canal de cable, dedicado enteramente a las previsiones del tiempo, era una perspectiva ridícula. En sus primeros años, de hecho, el Weather Channel llenó el aire pasando una gran cantidad de información meteorológica local con una presentación estática y muy seria, y música de ascensor de fondo.

Pero en los años transcurridos desde entonces, el canal ha prosperado al convertirse, en efecto, en un ícono gigante del clima, que refleja algunos de nuestros peores instintos como observadores del clima . A menudo esto es más claro en su sitio web, que fusiona alarmismo sobre el tiempo con guiños hacia otras ansiedades modernas. El lunes por la tarde, la parte superior de la página decía: “Urgente: Se Viene una Pesadilla de Viaje”. Los titulares agitan sobre tormentas, pero también sobre dramas no climáticas con cínicos ganchos: “¿Tiburón encontrado ahogado en QUÉ?

HISTORIAS TWITTER APPS

(…) Incluso el lado más bueno del Weather Channel opera sobre la premisa básica de que el tiempo es una gran actuación de Dios para su pueblo. Ciertamente, hay un agradable divertimento por descubrir en poderosas tormentas. Su generación, impacto y fin construyen un arco narrativo natural: comienza con tensos presagios y terminan con un cataclismo o el apuro de un tiro errado .

Sólo después de que la tormenta golpea que podríamos hacer una pausa para reflexionar sobre la sordidez de nuestra atracción por todo el proceso previo. Para entonces, el canal ya se está maravillando con la magnitud de la devastación y la pérdida de vidas (seguramente una forma más cualificada de entretenimiento pero, siendo honestos, real de todos modos) y volviendo nuestra atención sobre la próxima tormenta. El tiempo nunca se detiene, y tampoco nuestro apetito por él. Es la esencia del reality show.

A diferencia de los reality de la televisión, la historia del tiempo está atada en última instancia a los puros hechos, y el Weather Channel creó una gran compañía informativa del pronóstico del tiempo. Su relevancia depende en gran medida de su precisión, por lo que no tiene interés en la presentación de informes falsos o generar falso pánico.

En el camino, sin embargo, se ha capitalizado sobre el aspecto social del tiempo. Las compañías de medios tratan todo el tiempo de ponerle nombre a las noticias: cada día, un acontecimiento del día se hace de un titular en la pantalla que sirve de zócalo visual a los presentadores de CNN o Fox News. Pero esas palabras -“Crisis en Siria” o así- son descripciones concisas de los hechos que difícilmente terminen siendo recordadas. En cambio, algo como “Boreas” es una etiqueta creada.

Cada vez que alguien se refiera a “Boreas” esta semana en Twitter y Facebook, estará recreando al Weather Channel. Hace dos semanas, sólo los eruditos griegos habrían estado twitteando sobre ella. Hoy, hasta tu tía. ¿Qué tal una alternativa? Nosotros vamos con #thatshittystorm (#estatormentademierda).

Texto original aquí

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer