Historias

El sitio de los diez osos y sus cachorros

Dos osos polares en una isla de hielo en el Ártico.

15 de septiembre de 2016. Diez osos polares adultos y cuatro cachorros mantienen bajo asedio a cinco científicos rusos, que llevan dos semanas atrapados en el interior de la estación meteorológica de la remota isla ártica de Troynoy (Izvesti Tsik), en el mar de Kara, en Rusia (Foto: Peter Prokosch/Grida.No).

Los ejemplares del mayor carnívoro terrestre no dejan salir a los investigadores ni de noche ni de día. “Desde el sábado una osa hembra ha estado durmiendo bajo la ventana de la estación”, ha explicado a la agencia rusa Tass uno de los atrapados, Vadim Plotnikov. Y no pueden disparar a los osos porque pertenecen a una especie protegida.

La odisea de los científicos rusos comenzó el pasado 31 de agosto, cuando una osa hembra atacó y se comió a uno de los perros de la estación. Desde entonces apenas han podido salir a pisar el suelo de la isla. “Es muy peligroso salir”, añadió Plotnikov. Los científicos, entre los que hay dos parejas casadas, según The Guardian, han tenido que suspender muchas de sus observaciones meteorológicas.

La estación de la isla Troynoy (Izvesti Txik), en un foto de archivo.

Mientras, está prevista la llegada a la isla el mes que viene del barco Mikhail Somov para prestar auxilio a los científicos. El responsable del servicio propietario de la estación (Sevgidromet), Vassiliy Shevchenko, ha explicado que la situación no es del todo inusual. “Estas cosas habían pasado antes en Troynoy, porque los osos habitan la isla desde antes de que los humanos trabajaran en ella”.

No obstante, los osos solían irse a otras islas ante la escasez de alimentos. “Ahora no han podido porque el hielo retrocedió rápidamente y tienen que nadar mucho para llegar a otras islas. Y como no hay comida en Troynoy, se han acercado a la estación”, añadió Shevchenko a Tass.

Los osos polares son una de las especies que más peligro de extinción corre en estos momentos. Se calcula que su población oscila entre los 20.000 o 25.000 ejemplares, de los que unos 6.000 habitan en el ártico ruso. La caza de este animal está prohibida desde 1956, cuando la extinta URSS dio la orden de preservar la especie.

Los osos polares están entre los animales más afectados por los cambios en el hielo marino ártico porque se basan en esta superficie para realizar sus actividades esenciales, como cazar, viajar y la cría. Un nuevo estudio realizado por investigadores de Universidad de Washington (Estados Unidos), financiado por la NASA, ha detectado una tendencia a una fusión del hielo marino más pronto en primavera y la formación de hielo más tarde en el otoño en el entorno de 19 poblaciones de osos polares, lo cual puede afectar negativamente a su capacidad de alimentación y reproducción, al dificultar su desplazamiento en busca de presas.

Continuará.

Tags: , , , , , , ,

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer