Cambio Climático

El termómetro sube y el vino cambia

Después de estudiar más de 400 años de datos de viñedos y clima de Francia y Suiza, investigadores de Harvard y de la NASA concluyeron que en las últimas décadas las temperaturas más cálidas adelantaron la cosecha de la vid al menos 10 días en esos países, respecto del período 1600-1980, e independientemente de las condiciones reinantes de humedad o sequía.

“Es una prueba de que hemos cambiado fundamentalmente el sistema climático”, dijo la coautora del estudio Elizabeth Wolkovich, profesor asistente de biología evolutiva de la Universidad de Harvard. “Estas cosechas solían adelantarse sólo en los años secos y cálidos”.

En suelos secos, se evapora menos humedad y se enfria la superficie; con sequía, el calor acelera la maduración del viñedo. Sin embargo, las temperaturas medias en Francia subieron alrededor de 2,7°C en el siglo 20. “Ahora, desde 1980, ya no es necesario un verano seco”, dijo Wolkovich.

Estos hallazgos tienen importantes consecuencias -buenas y malas- para la futura calidad del vino. En el análisis de puntuaciones de las cosechas de Burdeos y Borgoña de 1900 a 2001 los investigadores encontraron que los vinos de mayor calidad han estado por lo general relacionados con cosechas tempranas en las regiones más frías de Europa.

Los mejores vinos proceden de años con precipitaciones superiores a la media a principios de la temporada de crecimiento, con un verano cálido y con una sequía de fines de temporada o condiciones secas que han generado un pico de calor y cambiado así el foco de crecimiento de la vid, de la producción de la hoja a la maduración de la uva.

“La calidad del vino depende también de factores que van más allá del clima, incluyendo las variedades de uva, los suelos, el manejo del viñedo y las prácticas de cada enólogo”, dijo el autor Benjamin Cook, científico del clima del Instituto Goddard de Estudios Espaciales y el Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty, de la Universidad de Columbia, al anunciar los resultados.

“Sin embargo, nuestra investigación sugiere que los factores de incidencia del clima a gran escala bajo los cuales operan a su vez los locales ha cambiado. Y esa información puede resultar crítica para los productores de vino según el cambio climático se intensifique durante las próximas décadas en Francia, Suiza y otras regiones vitivinícolas”.

CC Y VINO TAPA

 

El punto de inflexión puede darse pronto, advirtió Wolkovich: “El cambio climático es la razón por la que tuvimos tantas buenas cosechas de Burdeos en los últimos 20 o 30 años. Pero es la misma razón que impediría tener un buen Burdeos en los próximos 50. Esto es un anticipo: hemos experimentado apenas una pequeña proporción del calentamiento que provocamos, que veremos en los próximos 50 a 80 años, y que tendrá consecuencias radicales en regiones productoras de vino”.

A modo de ejemplo, el experto señaló la cosecha 2003, cuando una ola de calor mortal en toda Europa dio lugar a la cosecha más temprana en su estudio, pero de calidad mixta, con unos vinos excepcionales y algunos desbalanceados.

La investigación, publicada el 21 de marzo en la revista Nature Climate Change, analizó los registros en ocho regiones: Alsacia, Burdeos, Borgoña, Champagne, Languedoc, la parte baja del Valle del Loira, el Valle del Ródano Sur y  el lago Leman, entre 1600 y 2007, para obtener una visión panorámica que abarcara una gama de climas, tipos de suelos y variedades de uva con diferentes períodos de floración y las tasas de maduración.

Gracias a los informes guardados por órdenes religiosas y bases de datos recopilados por otros investigadores, “tuvimos estos increíbles registros de cosecha a largo plazo”, dijo Wolkovich. “Fue una oportunidad única para ver cómo funciona algo antes y después del cambio climático”.

Texto original completo de Wine Espectator aquí

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer