Cambio Climático

“El tiempo no está loco: sabemos lo que pasa”

CC ENTREVISTA RUSTICUCCI GLACIAR UPSALA

¿Qué nos depara el cambio climático a los argentinos y al resto de los latinoamericanos? ¿Qué pasará con la Amazonia, con el Río de la Plata, con los Andes, con el Atlántico Sur? ¿Qué hacer para contener el innegable y, por ahora, irrefrenable proceso de cambio climático? (Foto: Greenpeace).

La doctora en ciencias de la atmósfera Matilde Rusticucci (Universidad de Buenos Aires) nos resume algunas respuestas, después de participar del fenomenal proceso científico de redacción, revisión y aprobación del quinto informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), preparado por expertos en física y en clima que trabaron en él desde 2009.

Al cabo de varios borradores, el último de 14 capítulos y con un novedoso atlas digital del cambio climático, de recibir más de 50 mil comentarios de expertos y científicos, de enlistar más de 9 mil publicaciones, los más de 200 autores del informe elaboraron un resumen de 13 mil palabras, que a su vez resumieron en 18 mensajes principales para los responsables políticos de un centenar y medio de gobiernos que ahora deben tomar decisiones frente a un panorama realmente oscuro.

 

CC ENTREVISTA RUSTICUCCI CUADRO IPCCC TEMPERATURAS

Esta vez, para que no quedaran dudas, los científicos del IPCC incorporaron tres series de datos climáticos, que arrancan en 1850 y 1890.

Las conclusiones fueron ampliamente divulgadas en todo el mundo, aunque bastante menos de lo necesario en Argentina, y sólo confirman con mayor precisión lo que ya advertían los anteriores informes del IPCC sobre el proceso de calentamiento global causado por el hombre: es innegable, es alarmante y reclama medidas urgentes de adaptación y mitigación sólo si queremos atenuar el impacto.

El Grupo II del IPCC prepara ahora el informe sobre impacto, vulnerabilidad y medidas posibles de adaptación al cambio climático, que difundirá en marzo en Japón, y que se presume será todavía más claro respecto de lo que le espera a la Humanidad en términos de alimentación, salud, infraestructura y otros aspectos negativos en los que se traduce el calentamiento global.

Es que las últimas tres décadas se confirmaron sucesivamente como las más cálidas nunca antes registradas en la Tierra, puntualmente con un aumento de 0,85°C (una de las tres series de datos lo estableció en poco menos, 0,78°C).

CC ENTREVISTA RUSTICUCCI SALTA

Entre 1983 y 2012, el mundo soportó los 30 años más cálidos en 1.400 años. Tomemos por ejemplo el Norte argentino, donde de 1901 a 2012 se registró un aumento de la temperatura media de 1,7°C.

En cuanto al nivel de los océanos, otra novedad importante en la que profundizó el informe del IPCC, desde mediados del siglo XIX ha crecido más que la media en los últimos dos mil años.

Por la acción del hombre sobre el planeta, han aumentado las temperaturas, el nivel de los océanos, los eventos climáticos extremos y se han reducido los hielos y glaciares.

Según las proyecciones, surgidas de los cálculos provistos por el uso de 42 distintos modelos climáticos, para el período 2081-20100 las temperaturas medias habrán subido al menos otro 1°C según la perspectiva optimista, y hasta casi 6°C para los pesimistas.

En el caso de Argentina, siendo optimistas las temperaturas medias se incrementarán de 0,5°C a 1°C, pero las proyecciones pesimistas estiman el aumento entre 2°C y 5°C.
Para el mismo período de fin de siglo, el IPCC incorporó proyecciones pesimistas de hasta 1 metro en el nivel de los océanos, y 0,5 metros según las optimistas.

Sobre estas conclusiones, Tiempo Inestable consultó a la doctora Rusticucci:

CC ENTREVISTA RUSTICUCCI 1

Tiempo Inestable: ¿Cómo deberían leer el país y la región las principales conclusiones del quinto informe del IPCC?

Matilde Rusticucci: Las proyecciones son de aumento de temperatura, y de aumento de precipitaciones en la zona centro-norte de Argentina, muy significativamente. A su vez, disminución de lluvias en Cuyo y en la Patagonia.

Por un lado, si bien nos favorecer la mayor cantidad de lluvia con más temperatura en la zona agrícola, las zonas de Cuyo y la Patagonia, que ya vienen teniendo problemas serios de disponibilidad de agua, tendrían que focalizarse en el uso del recurso de agua dulce.

Pero también tenemos que tener claro que lo que nos está afectando, y nos va a seguir afectando, es la mayor frecuencia de eventos climáticos extremos. Las lluvias extremas han aumentado su frecuencia. Se ha estudiado y se sabe que en Argentina las lluvias de mucha intensidad en poco tiempo han aumentado y las proyecciones es que van a seguir aumentando.

TI: ¿Qué hay de las olas de calor?

MR: También va a seguir aumentando su frecuencia, porque al tener mayor temperatura lo que nos está sucediendo, y va a seguir sucediendo, no es que la temperatura de verano vaya a aumentar a valores de 50 °C, sino que se extiende la época cálida hacia los meses de primavera y otoño, como ha venido ocurriendo.

Entonces, tenemos que pensar que el clima ha cambiado y va a seguir cambiando. Por lo tanto, por un lado, hay que pensar cómo nos vamos a adaptar ya mismo, a estos extremos de precipitación o de temperatura. Ver cuál es el impacto que eso puede tener en la salud, o en las ciudades.

Hay que tratar de apoyar los intentos de llegar hasta los sistemas de defensa civil, o a quienes tengan que tomar acciones, ante un evento extremo a corto plazo. Si bien vemos que las olas de calor tienen que ver mucho con la mortalidad, o con las enfermedades, saber cuando viene una ola de calor cómo reaccionar y cómo prevenir a la población.

Lo primero es pensar en esas medidas de adaptación, que deberían ser un sistema cerrado, desde que se da el alerta de calor o el alerta de lluvia intensa, hasta que la población sepa qué hacer con eso.

TI: De nada a mucho, ¿en qué punto cree usted que estamos de toma de conciencia de la situación en las estructuras del estado y entre las organizaciones civiles?

MR: Estamos haciendo mucho más que antes. Por ejemplo, se anunció un nuevo programa de pronóstico meteorológico para la alerta temprana de eventos severos (ALERT.AR, ndr). Pero estamos en camino, porque la gente sabe que va a ser calor pero no sabe muchos qué tienen que hacer, o cómo les va a afectar a su salud, o qué tienen que hacer las guardias de los hospitales para estar prevenidos. Falta cerrar algunos aspectos pero estamos mejor que antes.

CC ENTREVISTA RUSTICUCCI 3
Río de la Plata. Fotografía: Fernando Pérez Re.

TI: El IPCC menciona especialmente el aumento del nivel del mar y su impacto en zonas costeras. En nuestro caso, ¿qué se puede decir?

MR: Si bien tenemos ciudades sobre la costa, y Buenos Aires está en el Río de la Plata, que ha aumentado su nivel, y va a seguir aumentando, no tenemos costas tan bajas como las que sufren otros países. Inglaterra misma tiene costas muy bajas, lo mismo Holanda.

No es nuestro caso, a pesar de que hay sectores que sí se pueden ver perjudicados a más corto plazo. Pero no solamente por el aumento del nivel del mar, sino porque con un nivel más elevado del mar o del río, las tormentas, o sudestadas en el caso de Buenos Aires, pueden producir mayores frecuencias de inundaciones.

Entonces sí las ciudades deberían prepararse para este tipo de eventos, que no necesariamente van a ser más frecuentes, como las sudestadas, sino que a la misma cantidad,con el río más alto, el impacto será mayor.

CC ANTARTIDA HIELOS BEDMAP 1

TI: ¿Cómo es eso de que en la Antártida está cayendo más nieve y a la vez se pierde hielo o se desprenden barreras? ¿Cuál es la situación del continente antártico ante el cambio climático?

MR: El continente antártico es muy grande. Por su forma, está expuesto a circulaciones del aire y de los océanos diversas. Por su forma también: la península antártica llega casi hasta el continente americano. No se puede generalizar y decir “la Antártida” como si fuera homogénea. No es lo mismo que Groenlandia o que el Ártico, que es más homogéneo.

En la Antártida se ve que ha aumentado en nivel de hielo en la zona este, principalmente. Sólo en el oeste, que es lo que se puede contabilizar en los últimos diez años, se ha visto una pérdida de masa de hielo. En el resto, diría que el 80 por ciento de la Antártida ha ganado hielo.

Eso es producto de la circulación del aire y del cambio o los cambios. Pero, por otro lado, sí ha sufrido aumentos de temperaturas localmente muy intensos que han derretimiento de barreras de hielo. Así, localmente, puede haber aumentos significativos o disminuciones significativas. Pero a nivel continente no se puede dar un resultado completo. Hay mucha variabilidad.

CIENCIA VARIABILIDAD NATURAL OCÉANOS 1

TI: Otro aspecto del informe es la acidificación de los océanos y la amenaza a la biodiversidad. ¿Qué nos toca de eso?

MR: La acidificación del océano a nivel global tiene un ritmo muy intenso. Los océanos se han venido acidificando desde que se está midiendo. Y las proyecciones dan lo mismo para nuestra región y para el Atlántico para fines de siglo.

TI: Somos vecinos de Brasil y de su Amazonia, ¿cómo puede afectar su deforestación sobre nuestro clima en este contexto de cambio, por ejemplo en el Norte argentino? ¿Será grande o sólo marginal?

MR: No es tan marginal porque la Amazonia es muy grande. El impacto es a nivel global y contribuye a este exceso de gases de efecto invernadero. No es que tenga un impacto directo en nuestro Norte, lo que sí puede tener impacto es nuestra propia deforestación y los cambios en el uso del suelo.

METEORÓLOGOS CIENCIA IPCC 2013 INVESTIGACION CIENTÍFICOS SOCIALES 3
Expertos del IPCC.

TI: ¿Qué le parece el escaso impacto público que tuvo este último informe del IPCC en Argentina?

MR: No me sorprende mucho que acá no se discuta lo suficiente temas que se están debatiendo a nivel global, que debaten mis colegas con sus gobiernos.

TI: Y eso es por falta de conexión entre los científicos, la población y el gobierno, o es que el cambio climático ha impactado poco por ahora, salvo algunas tormentas?

MR: Algún sociólogo tendría que estudiar eso. Pero creo que muchas veces tenemos problemas urgentes, generalmente los tenemos, y a largo plazo mucho no miramos. Pero, por otro lado, los impactos no son tan fuertes como en otros países.

Hay países tropicales que vieron perder sus corales hace rato. Hay islas muy bajas que saben que el agua avanza y que van a tener que mudar poblaciones a corto plazo. Son impactos significativos. Europa, a lo largo de todo el Mediterráneo, tiene tendencias negativas de precipitación hace mucho tiempo y la falta de agua potable es un tema que vienen viviendo hace rato. Las proyecciones van en esa dirección y es un asunto de Estado hace tiempo.

TI: Eso no significa que nuestra comunidad científica no esté a tono…

MR: Totalmente. La comunidad científica está muy en tema y de hecho Argentina ha participado de los informes del IPCC y tenemos una activa participación. Estamos presentes y estamos al nivel de los países desarrollados, pero claramente la sociedad o los tomadores de decisión no siempre tienen este tema en su agenda por varias razones.

TI: El segundo de tres informes del IPCC, que se difundirá en marzo, se enfoque en cuestiones de vulnerabilidad social ante el cambio climático. ¿Tendrá más impacto público que éste primero de ciencia física?

MR: Todo lo que es impacto es más fácil de entender. Aparte, este informe físico es muy de la comunidad de físicos o de meteorólogos que nos interesa saber bien qué es lo que pasa. Luego, les damos las bases para que los que trabajan con vulnerabilidad vean el impacto en distintos sectores. Son resultados más fáciles de transcribir y de comentar.

EXTREMOS HURACAN ALVIN
TI: Lo que parece claro es que se pueda seguir poniendo en cuestión el cambio climático causado por el hombre.

MR: Estamos más seguros que nunca de que esto es causado por la acción del hombre. No es el Sol, no son los volcanes. Ya sabemos que ésta es la acción del hombre. No es que mido la temperatura en mi casa y digo cuánto aumentó. Eso es un resultado a nivel global, tomado de todas las estaciones meteorológicas del planeta, con muchos científicos trabajando detrás de esto.

El trabajo del IPCC, principalmente, es un trabajo que no tiene parangón en otra ciencia. Elaborar borradores, ponerlo a disposición de la comunidad científica, que corrija, comente, que se vuelva a escribir… Es un proceso de más de dos años que llega a estas conclusiones después de mucho trabajo. Parece algo muy sencillito decir que esto es producto de la acción del hombre, pero lleva detrás el trabajo fuerte e intenso de la ciencia.

TI: Ya no podemos decir “el tiempo está loco” porque se nos ocurre…

MR: No, algo más está pasando, lo podemos comprobar, podemos mostrar cómo ha cambiado. Eso típico de “cuando yo era chico hacía más frío” que dice la gente más grande es verdad, y lo podemos demostrar.

 Por Tiempo Inestable.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer