Historias

Energía solar, o la gloria antes de tiempo

HISTORIAS MOUCHOT ENERGÍA SOLAR

Si alguna vez alguien incursionó en la luz del Sol antes de tiempo, ése fue Augustin Mouchot. Nacido en abril de 1825 en la pequeña localidad francesa de Semur-en-Auxois, un poco más de 200 kilómetros al sureste de París, Mouchout parecía dispuesto a vivir una vida sin complicaciones como profesor de matemáticas.

Sin embargo, estaba destinado a cosas más brillantes. Impulsado por su convicción de que el carbón que había nutrido la revolución industrial de Europa no podía durar para siempre, Mouchot quedó intrigado por el hecho de que, cada vez que el Sol brillaba, liberaba energía por doquier. Después de todo, el carbón, la madera, el petróleo y el gas eran poco más que formas almacenadas de energía solar. Sólo hacía falta, razonó, desarrollar una forma de aprovechar esa energía dede su fuente.

En 1866, después de seis años de trabajo, Mouchot produjo el primer colector solar parabólico del mundo. El principio era simple. Los rayos del sol eran concentrados por un conjunto de espejos parabólicos en un tubo de metal, o caldera, que contenía agua. El agua hervía y el vapor resultante se usaba para accionar un motor de vapor.

Hoy en día, esta técnica se ha perfeccionado, pero no modificado de manera fundamental; los rayos del sol son concentrados por los tubos llenos de fluidos capaces de transferir calor, que a su vez pasan a través de calderas, donde se calienta el agua para que el vapor impulse turbinas de generación de electricidad.

Tiene un nombre – Energía Solar Concentrada (CSP) – que no le debe nada al hombre que lo desarrolló, pero decir que la máquina de de Mouchot fue sólo el antecesor de la tecnología actualmente en pruebas en Shams 1 y otros sitios de CSP en todo el mundo es subestimar su importancia.

El dispositivo de Mouchot, desarrollado 15 años antes de los albores de la generación de la electricidad comercial, se utilizó en demostraciones de bombas eléctricas, prensas y máquinas de fabricación de hielo, incluso. Sin embargo, emplea exactamente los mismos principios, y con eficiencia brillante, que hoy la CSP.

HISTORIAS ENERGÍAS SOLAR SHUMAN
La experiencia de Shuman, heredero de Mouchot.

En palabras de la estadounidense Land Art Generator Initiative, que aboga por soluciones de energía renovable estéticamente agradables, Mouchot estaba tan adelantado a su tiempo que “casi da miedo”.

Desarrolló las máquinas más grandes y mejores y, en 1869, publicó lo que debería haber sido el libro que cambiaría el mundo, “El Calor Solar y sus Usos Industriales”, un virtual manual para cualquier persona interesada en el desarrollo de la energía solar, entonces o ahora.

Patrocinado por Napoleón III, desarrolló aún más su sencilla pero brillante invención bajo el sol de Argelia, que había sido recientemente colonizada por Francia. Volvió a París en 1878, donde su genio fue revelado al mundo en la Exposición Universal.

Parecía inevitable que Mouchot y su nueva tecnología triunfaran, pero no fue así. La política, en la forma de un nuevo acuerdo de libre comercio entre Francia y Gran Bretaña, y la nueva economías del transporte provocados por las revoluciones en las vías marítimas y ferroviarias, abarataron terriblemente el carbón y Mouchot perdió sus apoyoas.

Pronto, ese combustible fósil sería seguido por otro, el petróleo, y el desarrollo a lo grande de la energía solar pasó a ser visto como innecesario quedó en un segundo plano.

Otros trataron de seguir sus pasos. En 1913 Frank Shuman, un inventor estadounidense, creó su Number One Sun Engine, para el riego de tierras de cultivo en Maadi, en las afueras de El Cairo, en Egipto.

Los rayos del sol fueron capturados en cinco líneas de espejos parabólicos que concentraba el calor en cinco calderas creando suficiente vapor para bombear hasta 23.000 litros de agua por minuto.

ENERGÍAS SOLAR SHAMS 1 EMIRATOS ÁRABES UNIDOS ABU DHABI
La planta Shams 1, desde 2013, en Abu Dhabi.

El sistema funcionó a la perfección, pero fue abandonado en el estallido de la I Guerra Mundial, al final de la cual el mundo moderno quedó enganchado irremediablemente al petróleo.

En 1907, Mouchot, entonces de 82 años, fue localizado en París por un reportero del The New York Times, que informó de que el hombre que había sido pionero en la aplicación práctica de la energía solar había visto entrar a su esposa en un manicomio y había quedado “solo en el mundo y obligado a mendigar después de una larga vida de trabajo “.

“Ayer – informó el diario el 28 de julio de 1907- Mouchot fue bruscamente interrumpido en sus estudios por un policía que le llevó los muebles embargados por sus acreedores”.

Se le permitió mantener sólo sus libros y “unas tablas” como muebles. Viviría en la pobreza otros cinco años y moriría en 1912, solo y olvidado, a los 91.

Mouchot, el hombre que actuó hace más de 150 años para aprovechar la energía gratuita del sol porque previó el final de un combustible fósil, el carbón, sin duda habría apreciado el giro obligado por la inminente pérdida de otro, el petróleo, que por fin ha visto dar rienda suelta a su genio, en un desierto 120 kilometros al suroeste de la ciudad de Abu Dhabi.

Nada podría celebrar más la memoria de Mouchot que la Shams 1, la central de generación termosolar más grande del mundo. Su día ha llegado finalmente. Demasiado tarde para él, pero no es tal vez, para la Tierra y sus recursos cada vez más escasos.

Texto original publicado por The National – UAE, aquí

 

Tags: , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer