Documentos / Meteorólogos

Fenómenos extremos en 2012

FENÓMENOS EXTREMOS 2012 MAPA

La acción humana influye sobre algunos fenómenos extremos meteorológicos y climáticos, según el informe de Explicación de Fenómenos Extremos de 2012 desde una Perspectiva Climática divulgado este 5 de septiembre de 2013 por el Boletín de la Sociedad Meteorológica Estadounidense (Bulletin of the American Meteorological Society).

Científicos de NOAA han sido tres de los cuatro editores principales del informe. En total, 18 grupos de investigación diferentes de todo el mundo contribuyeron al informe, revisado por expertos que examinaron las causas de los 12 eventos extremos ocurridos en los cinco continentes y en el Ártico. El documento completo, aquí debajo:

FENÓMENOS EXTREMOS EN 2012

ALGUNAS CONCLUSIONES

Zemanta Related Posts Thumbnail

Para ayudar a entender la dificultad que supone determinar la contribución humana a eventos extremos específicos, consideren la siguiente analogía con un conductor (UCAR 2012):

“Aumentar un poquito la velocidad de su viaje por carretera cada mes puede aumentar considerablemente las probabilidades de que resulte lastimado algún día. Pero si ocurre un accidente, la causa principal puede ser no ser la velocidad en sí: puede deberse al pavimento mojado o a que el conductor estuviera enviando un mensaje de texto”.

Del mismo modo, mientras los modelos climáticos pueden señalar al factor humano como causa de un aumento en las probabilidades de tener precipitaciones muy altas en determinada región (así como el exceso de velocidad aumenta las probabilidades de tener un accidente), la variabilidad natural puede seguir siendo el factor principal en cualquier evento extremo individual.

La dificultad en determinar con precisión, siguiendo nuestra analogía, la influencia de la velocidad en los riesgos de accidentes en condiciones particulares (carreteras mojadas, conductores que envían mensajes de texto) puede explicar por qué diferentes análisis sobre el mismo fenómeno meteorológico pueden llegar a conclusiones algo diferentes sobre el grado en que la influencia humana ha alterado la probabilidad y la magnitud del evento.

Por ejemplo, una evaluación de los cambios estacionales en fuertes precipitaciones durante cinco días en Australia encuentra poca evidencia en modelos sobre los cambios a largo plazo en este tipo de eventos una vez que el Fenómeno El Niño (ENSO) se tiene en cuenta, mientras que otro análisis que considera la influencia humana en la precipitación mensual total para marzo en más o menos la misma área encontró que aumentó la probabilidad de lluvia superior al promedio en un 5 % y un 15 %.

Estas diferencias surgieron a pesar de que los dos análisis que tienen un autor en común. Sin embargo, la línea de partida de la atribución del evento fue básicamente la misma: que la lluvia del año pasado en el este de Australia se debió principalmente a la variabilidad natural.

Yellow Submarine

(…) Probablemente no es casual que la mayoría de las presentaciones se centran en eventos relacionados con la temperatura y las precipitaciones, dado que se trata de dos variables sólidas en los registros de pura observación. También vemos una tendencia natural a abordar acontecimientos locales en científicos de Australia, China, Francia, Japón, Países Bajos, Nueva Zelanda, España, Reino Unido y Estados Unidos que examinaron eventos extremos que afectaron a ellos mismos, a sus amigos y a sus vecinos.

Algunos grupos examinaron los acontecimientos en lugares distantes, incluyendo el hielo marino del Ártico y la sequía en el Cuerno de África, que se consideran importantes. También es digno de mención que sólo un grupo examinó un evento frío, de los cuales podría teóricamente esperarse una disminución en la frecuencia o intensidad por el calentamiento global.

Por lo tanto, existe el peligro de remarcar demasiado una conclusión a partir de una pequeña muestra de 19 análisis de 12 eventos que no fueron elegidos al azar. Dicho esto, más o menos la mitad de los análisis encontró algunas pruebas de que el cambio climático de origen humano es un factor que contribuye a los eventos extremos examinados, aunque la influencia de fluctuaciones naturales de tiempo y el clima en la evolución de muchos de muchos eventos extremos desempeñaron también un papel clave.

En esta segunda edición del informe anual del BAMS, una innovación importante es que hemos incluido múltiples análisis de un solo evento. Las diferencias en los resultados también proporciona observaciones de la incertidumbre estructural en la atribución de un evento, o sea la incertidumbre que surge directamente de las diferencias en la metodología de análisis . Por ejemplo , hay cuatro estudios diferentes de la de lluvias de verano en el norte de Europa con diferentes enfoques metodológicos, conjuntos de datos observacionales y modelos climáticos.

Si bien estos estudios proporcionan perspectivas complementarias al posible papel de las temperaturas de la superficie del océano Atlántico Norte, la reducción del hielo marino en el Ártico, la circulación atmosférica y una mayor capacidad de transporte de humedad de la atmósfera, también resaltan algunas deficiencias de los modelos actuales , observaciones y métodos.

Como resultado, las conclusiones para eventos tan relativamente complejos siguen siendo algo equívocas. Los resultados contenidos en general en este número especial no son necesariamente la última palabra, ni contiene un tratamiento definitivo sobre estos casos. Otros estudios, con herramientas diferentes y tal vez mejoradas (por ejemplo, nuevos modelos), surgirán y pondrán a prueba aún más la eficacia de los factores causales conjeturado y plausible.

Así como se ha vuelto común en nuestro campo “re-analizar” datos históricos como nuevos datos, métodos de análisis y modelos, también prevemos un rico porvenir científico en la “re-atribución”.

Versión completa del documento aquí

Tags: , , , , , , , ,

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer