América Latina

Hoy aguas más ácidas, mañana menos pesca

AMÉRICA LATINA CARIBE PESCA FAO

El aumento de acidez de los océanos que conlleva el cambio climático terminará impidiendo a comunidades pesqueras enteras del Caribe alimentarse y vivir de su principal recurso: pescados y mariscos. Sólo una reducción de la emisión de gases de carbono podría limitar la acidificación de los mares. Para peor, las tormentas y vientos cada vez más fuertes han limitado la cantidad de días aptos para la pesca.

(Por Desmond Brown, de IPS).- El pescado es desde hace siglos parte fundamental de la cultura gastronómica del Caribe y constituye una fuente importante de nutrientes esenciales, en especial para las cientos de pequeñas comunidades costeras.

“Es la proteína que ponemos en la olla, y a veces hay que economizarla para poder alimentar muchas bocas”, dijo la subdirectora ejecutiva del Mecanismo Regional de Pesca del Caribe (CRFM, por sus siglas en inglés), Susan Singh-Renton, a IPS.

Para quienes dependen de los ecosistemas marítimos, sobre todo en los países en desarrollo de la Comunidad del Caribe (Caricom), un nuevo informe sobre los océanos del planeta resulta particularmente preocupante. Expertos advierten que la acidez de los océanos se podría incrementar 170 por ciento para fines de este siglo, lo que causaría significativas pérdidas económicas.

Las personas que dependen de los ecosistemas marítimos, sobre todo en el Sur en desarrollo, son las más vulnerables. Los expertos elaboraron un resumen de la información científica recopilada hasta ahora para entregárselo a los encargados de elaborar políticas, y expresaron un “alto nivel de certeza” sobre sus conclusiones.

La elaboración del compendio fue dirigida por el Programa Internacional Geosfera-Biosfera, y se basó en las últimas investigaciones presentadas en el “Tercer simposio sobre océano en un mundo con altos niveles de CO2”, celebrado en la ciudad estadounidense de Monterrey en septiembre de 2012 y de la que participaron 540 expertos de 37 países.

AMÉRICA LATINA CARIBE PESCA IPS
Foto: IPS.

(…) Singh-Renton dijo a IPS que la acidificación oceánica afectará seriamente los ingresos del Caribe. “Si eres un pescador y normalmente obtenías 1.000 toneladas al año, puede que obtengas mucho menos, y eso disminuirá tu oferta de alimentos para la población local y los ingresos asociados a ella”, indicó. Antigua y Barbuda es la nación caribeña con mayor consumo de pescado por habitante al año (46 kilos).

El secretario permanente del Ministerio de Comercio, Industria y Mercados de ese país, Colin Murdoch, alertó que una disminución de las poblaciones de peces también tendría como consecuencia una pérdida de divisas para las pequeñas naciones insulares. “Estamos geográficamente cerca de algunos muy grandes mercados de productos pesqueros”, afirmó.

“Si vemos, por ejemplo, a Martinica y Guadalupe, son grandes consumidores de productos pesqueros, y son la puerta a Europa, porque son territorios europeos, parte de Francia”, explicó. “Eso quiere decir que son una puerta a un mercado de 400 millones de habitantes, y una vez que cumples con los estándares requeridos puedes comenzar a exportar a esos mercados”, agregó. También “estamos cerca de Puerto Rico. Ese es un mercado grande que consume productos pesqueros, y también es puerta de entrada a Estados Unidos, donde también se consumen grandes cantidades de pescado y es un mercado de 300 millones de personas”, dijo Murdoch.

Las principales aguas de pesca caribeñas se encuentran cerca de Antigua y Barbuda. El gobierno de ese país promueve métodos modernos de captura, la mecanización y la construcción de nuevos barcos. Sus exportaciones de productos marítimos suman 1,5 millones de dólares al año. Los expertos subrayan en el resumen que, si se mantiene la actual tendencia en las emisiones de dióxido de carbono, se verán seriamente afectados los arrecifes de coral en aguas frías, ubicados en zonas profundas de los océanos.

(…) Singh-Renton dijo que las tormentas y fuertes vientos también afectan la pesca en el Caribe, sector del que la región se volvió más dependiente desde que el cambio climático comenzó a perjudicar otras actividades económicas. “Estamos teniendo menos días aptos para la pesca. En lugar de poder pescar 200 días al año, ahora son solo 150”, dijo a IPS.

“Los barcos pesqueros y la infraestructura costera del Caribe son vulnerables a las tormentas, y por tanto estas pueden perturbar las operaciones de la industria. Los pobres en las áreas rurales van a ser directamente perjudicados, porque la pesca artesanal es su principal empleo y fuente de alimento”, advirtió.

Texto original completo aquí

Tags: , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer