Extremos

Inundaciones y falta previsión, en inglés

Enlace permanente de imagen incrustada

En diciembre de 2015, la tormenta Desmond provocó trombas de agua en el noroeste de Inglaterra y dejó sin electricidad a 60.000 hogares. Se rompieron dos récords nacionales de precipitaciones: Honister Pass (341,4 mm en 24 horas) y Thirlmere (405 mm en 48 horas).

Tres semanas más tarde, en Navidad, la ciudad de York despertó con sus calles convertidas en canales, y Leeds y Manchester con anegamientos.

Gran Bretaña es un país lluvioso, en particular en invierno y recuerda grandes inundaciones: 300 muertos dejaron las de 1953. Sin embargo, la frecuencia de las recientes inundaciones es un desafío para los expertos.

“El cambio climático ha jugado un papel importante”, sostiene John Gummer, presidente de la Comisión independiente británica sobre cambio climático. “Este tipo de cosas son previsibles, pero el cambio climático las hace más graves y frecuentes”, agrega.

Estas últimas inundaciones anegaron 6.700 inmuebles, forzaron la evacuación de miles de personas y obligaron al Gobierno a movilizar al ejército.

Sólo en diciembre, las pérdidas podrían superar los 7.300 millones de dólares, según una primera estimación de la empresa auditora KPMG.

El Gobierno británico gastó 2.730 millones de dólares en los últimos años en las defensas y barreras para proteger ciudades y pueblos de las crecidas de agua. Pero el primer ministro, David Cameron, reconoció que “en algunos casos, se vieron superadas”, como el dique anti inundaciones de York.

“Uno pensaría que Cameron había aprendido algo de las inundaciones de 2013-2014. Al parecer, no”, dijo Justin Bowden, del sindicato GMB. Para la líder de los Verdes británicos, Natalie Bennett, la reacción de Cameron fue “totalmente insuficiente”. El responsable de la Agencia de Medio Ambiente, Philip Dilley, fue sorprendido de vacaciones… en el Caribe.

David Rooke, de la Agencia de Medio Ambiente, pidió “repensar completamente” las defensas contra las inundaciones. Una de cada cinco viviendas está amenazada por el agua en Reino Unido, según la Asociación de expertos en bienes raíces.

Entre las propuestas, está la mejora de los sistemas de alerta y de los materiales de construcción, así como frenar la deforestación, porque los árboles y bosques frenan el avance de las aguas.

Fuente: AFP

Tags: , , , , , , ,

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer