Extremos

Juno, de súper tormenta a… ¿bluff?

El súbito debilitamiento de la tormenta de nieve Juno, cuyos primeros pronósticos de temporal histórico decidió a las autoridades a cerrar Nueva York y a paralizar otras ciudades de la Costa Este norteamericana, puso nuevamente en entredicho la certeza de las predicciones meteorológicas y, en especial, la comunicación de las alertas. 

En el inclemente clima de invierno estadounidense, la ubicación lo es todo. Fue así que pequeños cambios de última hora en el aire transformaron lo que se suponía iban a ser un pesado metro de nieve en apebas un puñado de centímetros.

El cambio llevó a los analistas a disculparse, a los políticos deshacerse en explicaciones y algunos residentes del Noreste de Estados Unidos a preguntarse a dónde fue a parar la nieve.

La finalmente normal primera nevada de 2015 se sintió más en en Noreste: Long Island y Massachusetts recibieron casi 70 cm de nieve acumulada.

EXTREMOS EEUU JUNO 2

Pero en la ciudad de Nueva York, que se encerró temiendo lo peor, apenas si se acumularon 30 cm de nieve.

Los meteorólogos dijeron que la tormenta se movió entre 75 y 100 millas al este respecto de lo previsto, lo que provocó que en el borde oeste, o sea Nueva York y Nueva Jersey, cayeron 25 cm menos de nieve.

“El error de cálculo ocurrió en el corredor más poblado del país”, comentó David Robinson, director del Rutgers Global Snow Lab y climatólogo del estado de Nueva Jersey.

“Si se hubiera movido entre Albany y Syracuse, sin menospreciarlos, nadie hubiera dicho gran cosa sobre esto”.

EXTREMOS EEUU JUNO 3

La región se preparó para algo histórico o épico, pero pasó mucho menos que eso.

“Esperaba toneladas de nieve, pero…”, dijo la cantante de cabaret neoyorquina Susanne Payot, mientras caminaba hoy martes por el Central Park de casa al colegio con sus hijas y su perro golden retriever, Alvin. “Esto no es nada. No entiendo por qué cerraron la ciudad entera sólo por esto”.

Antes de la nevada, funcionarios cerraron caminos y el transporte público de Nueva York (el metro por primera vez en su historia), de Nueva Jersey y de Long Island. La compañía de trenes Amtrak suspendió el servicio y el tráfico aéreo casi se paralizó. Las escuelas en la Costa Este suspendieron las clases lunes y martes.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, justificó su decisión de cerrar las carreteras. “Me informaron a las 9 pm del lunes que se esperaban más de 50 cm de nieve. Si hubiera pasado, hubiera sido la decisión correcta a tomar”, le dijo Christie a la WABC-TV. “Actuamos basándonos en lo que se nos dice”, comentó sobre los meteorólogos.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que fue criticado por escasa reacción en la gran tormenta de noviembre en Buffalo, así es que actuó “partiendo de la base de aprender de la experiencia para responder con mayor sabiduría”.

EXTREMOS EEUU JUNO 4

Irwin Redlener, director del National Center for Disaster Preparedness de la Columbia University y asesor del alcalde neoyorquino, Bill de Blasio, dijo fue una buena experiencia para la región haber reaccionado así.

“No se trata tanto de que la ciudad debiera prepararse para cosas peores, sino cómo responde la gente”, dijo Redlener. “No queremos que la población caiga en el cinismo y desoiga las advertencias”.

Un pronosticador del National Weather Service que había sido considerado un héroe en la súper tormenta Sandy tuiteó disculpas por los errores de pronóstico.

“Uno  toma muchas decisiones difíciles esperando acertar pero no lo logramos. Una vez más, disculpas”, escribió Gary Szatkowski, pronosticador del National Weather Service en Mount Holly, Nueva Jersey.

La tormenta giró en el océano, donde hay pocos medidores que ayuden a los modelos computarizados y a meteorólogos a seguir su curso. En semejante tormenta, un error de 80 km “puede hacer una gran diferencia”, afirmó Jeff Masters, director de meteorología del servicio privado Weather Underground.

El mismo lunes, los modelos computarizados comenzaron a desplazar la tormenta más al este y lejos de Nueva York, pero para entonces “los medios y las redes sociales ya estaban descontrolados”, comentó  el meteorólogo de la University de Georgia Marshall Shepherd.

Los modelos computarizados europeos tan elogiados por su precisión para pronosticar la supertormenta Sandy fallaron más que otros, dijo Masters.

Los meteorólogos defendieron el pronóstico, pero hasta ahí. “Lo que pasó fue que no acertamos con el reborde occidental de la tormenta. Creo que exageran un poco cuando dicen que todo fue un bluff”.

Robinson, Shepherd y otros meteorólogos  probablemente se han equivocado más en cómo comunicaron el pronóstico que en las predicciones en sí.

“En realidad, nada estuvo equivocado, los modelos siempre fueron dudosos sobre el área de Nueva York”, sostuvo Shepherd en un email. “Sólo tenemos que hacer un mejor trabajo comunicando el asunto”.

Eso no basta, dijeron algunos habituales viajeros que acuden a trabajar diariamente a Nueva York, mientras esperaban el primer tren que los llevara desde Jersey City a NYC el martes.

Vikram Kanagala, de 33 años, quien trabajo en finanzas y fue uno de los que llegaron a la estación antes de que las puertas de seguridad se levantarn, se declaró decepcionado con la gestión de la crisis.

“Definitivamente inaceptable. Creo que deberían haber hecho un mejor trabajo con decisiones basadas en lo que realmente pasaba y no en pronósticos”.

Brandon Bhajan, un guarda de seguridad  de New York, no se disgustó. “No creo que hayan sobreactuado, creo que fue como la situación con el ébola, mejor que la gente esté lista y preparada”.

En el Weather Channel, el cazatormentas Reed Timmer expresó su frustración por haber quedado atrapado en Nueva York. Supo que el canal había cambiado su pronóstico el lunes por la noche, pero no quiso creerlo.

“Simplemente, fue una negación de mi parte”.

Fuente: agencias.

Tags: , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer