Cambio Climático

La capa de ozono tiene nuevos enemigos

CC GASES INVERNADERO

Un grupo de científicos identificó rastros de cuatro gases artificiales en la atmósfera que son capaces de destruir la capa de ozono y exacerbar el cambio climático.

En un informe publicado en Nature Geoscience los investigadores advierten que al menos dos de los gases se están acumulando a escalas que causan preocupación.El ozono es una forma especial de oxígeno (con la fórmula química 0 3, el que respiramos es O 2) y la capa que rodea la Tierra la protege de la radiación ultravioleta del Sol.

Como explica la OMM (ver más abajo), el ozono constituye una parte muy pequeña de nuestra atmósfera, pero su presencia es sin embargo vital para el bienestar humano. La mayor parte del ozono reside en lo alto de la atmósfera, entre 10 y 40 km por encima de la superficie terrestre. Esta región es llamada la estratosfera y contiene el 90% de todo el ozono de la atmósfera.

“Nuestra investigación mostró cuatro gases que no estaban en la atmósfera hasta 1960, lo que sugiere que son causados por el hombre”, precisaron los investigadores de Europa y de Australia en el Nature Geoscience. “La identificación de estos nuevos cuatro gases es muy preocupante porque contribuyen a la destrucción de la capa de ozono”, agregaron.

Tres de los gases son clorofluorocarbonos (CFCs), químicos normalmente hallados en aires acondicionados, heladeras y latas de aerosoles y prohibidos por el Protocolo de Montral. El cuarto gas hallado es un hidroclorofluorocarburo (HCFC), un grupo relacionado de compuestos.

AMÉRICA LATINA OZONO SEPT 2013 OMM

El Protocolo de Montreal inicialmente prohibió los 13 CFC y HCFC dañinos conocidos de la época, y en 2010 se amplió la prohibición de todos los CFC. Los investigadores analizaron muestras de aire de Tasmania recopilados desde 1978, así como muestras de nieve de Groenlandia en la toma de su descubrimiento.

Los HFCs también son usados en refrigeración. Aunque no son los que agotan la capa de ozono, pueden ser hasta mil veces más potente que un gas de efecto invernadero como el dióxido de carbono.

En junio de 2013, Estados Unidos y China acordaron apoyar la eliminación gradual de los HFC, pero algunos países en desarrollo como la India se resisten. De acordarse una reducción de los HFC podría ayudar a evitar hasta medio grado celsius de calentamiento causado por el hombre en 2100.

“No sabemos dónde los gases nuevos están siendo emitidos y esto debería ser investigado” dijo a la BBC, el jefe de la investigación, el doctor  Johannes Laube. “Las fuentes posibles incluyen productos químicos de materias primas para la producción y disolventes para la limpieza de componentes electrónicos insecticida”.

El profesor Piers Forster de la Universidad de Leeds dijo a la BBC que la nueva investigación nos recuerda que el agotamiento del ozono no es una historia pasada.

“Esta investigación nos recuerda que necesitamos estar atentos y continuar el monitoreo de la atmósfera inclusive por pequeñas cantidades de estos gases trepando ya sea a través de emisiones accidentales o imprevistas”.

Como el dióxido de carbono y otros gases de efectos invernaderos contribuyen al cambio climático, los nuevos componentes descubiertos por los investigadores toman décadas para descomponerse en la atmósfera. Así que restringir la causa del problema antes de que las emisiones se eleven más alto tendrá un enorme impacto.

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: JIMENA GONZÁLEZ.

Texto completo aquí 

El área del agujero de ozono antártico alcanzó un máximo anual de 24 millones de km cuadrados el 16 de septiembre, un registro superior que los de 2012 y 2010, pero menor que los de 2011 según la NASA (en la imagen, del 17 de septiembre de 2013, el azul indica zonas debilitadas de ozono).

El área del agujero de ozono promedio durante los diez últimos días de septiembre fue de 20,9 millones de km cuadrados (datos del Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos, KMNI), informó la Organización Meteorológica Mundial en su último Boletín del Ozono Antártico.

Esto es también más que en 2012 pero menos que en 2010 y 2011. El déficit de masa de ozono promedio durante el mismo período fue de 19,59 megatoneladas. Esto es más que en 2010 y 2012, pero menos que en 2011.

A medida que las temperaturas se elevan, después del invierno del Hemisferio Sur, la tasa de agotamiento del ozono se ralentiza.

Todavía es demasiado pronto para sacar una estimación definitiva sobre el grado de pérdida de ozono que se producirá en 2013.

Los datos existentes indican que el agujero de ozono de este año será mayor que en 2012 y, posiblemente, también de 2010, pero menor que el de 2011.

AMÉRICA LATINA OZONO 2012

El boletín de ozono se basa en observaciones de la tierra, de globos meteorológicos y de satélites del Programa de Vigilancia de la Atmósfera Global de la OMM y de su red de estaciones científicas en algunos de los terrenos más inhóspitos del mundo. La mayoría de las estaciones reportaron claros signos de agotamiento del ozono (en la foto, la capa en 2012).

Por ejemplo, el 17 de septiembre, el agujero de ozono se extendió por todo el camino hasta el extremo sur del continente de América del Sur y los lugares habitados afectados, como Ushuaia y Río Gallegos (Argentina), donde los científicos argentinos realizan observaciones de la capa de ozono estratosférico.

Estos episodios suelen ocurrir un puñado de veces cada mes de septiembre a noviembre. Especialmente en noviembre, cuando el sol está alto en el cielo, pueden conducir a un aumento significativo en la intensidad de la radiación solar ultravioleta que llega a la superficie de la Tierra.

Las condiciones meteorológicas en la estratosfera antártica encontradas durante el invierno austral (junio-agosto) sientan las bases del agujero de ozono anual. Los últimos diez días de septiembre suele ser el período de tiempo en que el agujero de ozono alcanza su máxima extensión.

En la mayoría de los estudios, el mayor agujero de ozono se observó en 2006. Un acuerdo internacional que prohíbe las sustancias que más agotan la capa de ozono ha detenido la destrucción de la capa. Sin embargo, se esperan que los amplios agujeros de ozono de la Antártida persistan durante las próximas dos décadas.

Texto original aquí

El ozono es una forma especial de oxígeno (con la fórmula química 0 3, el que respiramos es O 2) y la capa que rodea la Tierra la protege de la radiación ultravioleta del Sol.

El ozono constituye una parte muy pequeña de nuestra atmósfera, pero su presencia es sin embargo vital para el bienestar humano. La mayor parte del ozono reside en lo alto de la atmósfera, entre 10 y 40 km por encima de la superficie terrestre. Esta región es llamada la estratosfera y contiene el 90% de todo el ozono de la atmósfera.

¿Por qué nos preocupamos por el ozono atmosférico? El ozono en la estratosfera absorbe parte de la radiación ultravioleta biológicamente dañina del Sol.

Debido a esta función beneficiosa, el ozono estratosférico es considerado ozono “bueno”. Por el contrario, el exceso de ozono en la superficie terrestre que se forma a partir de contaminantes se considera ozono “malo” porque puede ser perjudicial para los seres humanos, las plantas y los animales.

El ozono que se produce naturalmente cerca de la superficie y en la atmósfera inferior también es beneficioso porque el ozono ayuda a eliminar los contaminantes de la atmósfera.

Fuente: OMM

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer