América Latina

La deforestación y el desastre de Mocoa

El deslave en Mocoa es una de las mayores tragedia naturales que ha cono...

Un gigantesco deslave generado por la crecida de un río en la localidad colombiana de Mocoa, de unos 35,000 habitantes y localizada en el sureño departamento de Putumayo, causó al menos 254 muertos, 43 de ellos niños, y dos centenares de heridos el 31 de marzo, informaron las autoridades nacionales.

El presidente Juan Manuel Santos visitó la zona del desastre, un lodazal con piedras gigantescas arrastradas por los ríos hasta el centro mismo de esa ciudad de unos 45,000 habitantes.

“Toda la capacidad del Estado está desplegada para apoyar labor humanitaria y de búsqueda y rescate”, escribió Santos en su cuenta de Twitter sobre el desastre, causado por un fuerte aguacero que comenzó la noche del viernes 31 y que hizo desbordar el río Mocoa y sus afluentes Sangoyaco y Mulatos.

El Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia envió cargamentos con medicamentos, insumos médicos y quirúrgicos, cinco mil litros de agua potable, 30 camillas y una carpa hospital a la zona. Además, movilizarán expertos para prevenir infecciones a causa de deficiencias sanitarias.

En la madrugada de ese sábado 1 de abril intensos aguaceros provocaron el desbordamiento de los ríos Mocoa, Mulato y Sancoyaco, y provocó avalanchas y la destrucción viviendas y puentes a su paso.

En la noche del viernes llovió casi 130 mm de lluvia, lo que significa “el 30% de lo que cae en un mes completo en Mocoa, en donde usualmente llueven unos 400 milímetros mensuales.

LA DEFORESTACIÓN, DETRÁS DEL DESASTRE

(Univisión).- Rodeada por tres ríos, Mocoa (sur de Colombia) es vulnerable a las inundaciones y este fin de semana llovió en horas lo que suele llover en días. Pero la mano del hombre acentuó la tragedia que ya se ha cobrado casi 300 vidas: la deforestación del Amazonas y la falta de planificación hicieron que las riadas tuvieran un efecto devastador.

Aunque detrás haya causas naturales, la mano del hombre también tiene mucho que ver con la tragedia. Los expertos también atribuyen la tragedia a la deforestación de la selva Amazónica, la explotación desordenada de las tierras y la falta de planificación urbanística.

“En la cuenca del río Mocoa se ha perdido aproximadamente un 20-21% de la cobertura boscosa que se tenía en 1990”, le explica a Univision Noticias la gerente de desarrollo sostenible y gestión de riesgos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Colombia, Jimena Puyana.

Según Puyana, los árboles tienen funciones vitales para los ecosistemas donde se ubican como ayudar a la retención y el freno de las aguas al bajar por laderas, que en la zona afectada tienen una inclinación superior al 50%.

“Al no tener esas coberturas boscosas terminan ocurriendo deslizamientos en estas montañas que además tienen unas pendientes muy pronunciadas y la consecuencia final es el problema que vimos”, apunta.

Resultado de imagen para deslave mocoa

De hecho Putumayo es el quinto departamento de Colombia con más pérdida de capa vegetal. Según uninforme del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, hasta 2,015 se habían deforestado 9,000 hectáreas de bosque.

Además, parte de la población afectada había construido sus casas en las cuencas históricas de los ríos y de las quebradas que se habían secado, pero con el aumento del caudal éstos retomaron su curso natural.

“En este municipio estaba pendiente el instrumento del Plan de Ordenamiento Territorial (POT)”, indica la funcionaria del PNUD al referirse a un plan que permite detectar las condiciones de vulnerabilidad y riesgo para adaptar los desarrollos urbanísticos de la zona.

Y finalmente, se identificaron cambios en los cultivos y el uso del suelo, como el dedicado a la ganadería extensiva o a los cultivos ilícitos, que se llevaron a cabo de manera desordenada y que intensificaron la pérdida de vegetación y por lo tanto el efecto de la riada.

Informes advertían de la tragedia

Resultado de imagen para deslave mocoa

De ello da fe el director de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonía (Corpoamazonía), Luis Alexander Mejía, que en declaraciones a Semana Sostenible dio detalles del primer sobrevuelo que hizo a la zona tras el desastre.

“En la tarde del sábado sobrevolamos las vertientes de los principales cauces de los ríos Taruca, Conejo, Sangoyaco, Mulato y Mocoa, donde pudimos determinar que el uso inadecuado del suelo en estas zonas activó antiguos deslizamientos y generó unos nuevos. Se vivió un fenómeno con características similares a otro ocurrido hace 50 años en esta misma zona antes de que estuviera poblada”, afirmó.

 

Tags: , , , , , , ,

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer