Extremos

La pobreza de África vs la fuerza de El Niño

EL NIÑO 2015 AFRICA

De pie hasta la cintura en un hoyo, el agricultor de maíz sudafricano Tom van Rooyen cava con un pequeño pico. “Hay humedad hasta los 25 cm, pero ahí se termina. Si llueve menos que el promedio, será un desastre”, dice, limpiándose el polvo rojo de sus manos callosas.

Se pronostican lluvias escasas para el cinturón de maíz de Sudáfrica a causa del fenómeno climático de El Niño, que se espera traiga más  sequía en las regiones del sur ya resecas de África y potenciales inundaciones en el Este.

Esto agregará miseria al continente más empobrecido del mundo, todavía recuperándose de un colapso en los precios de los productos provocados por la desaceleración del crecimiento económico de China.

La agencia de ayuda Oxfam advirtió esta semana que 10 millones de personas, la mayoría en África, se enfrentan al hambre debido a las sequías y los patrones de lluvias inusuales causados ​​por un “súper” Fenómeno El Niño.

También llamado “Little Boy” o “Niño Jesús” – fueron pescadores peruanos que lo identificaron por primera vez en torno de la Navidad- El Niño es un calentamiento de las temperaturas superficiales del mar en el Pacífico oriental y central que ocurre cada pocos años.

El último “super” El Niño ocurrió en 1997-1998. Si bien el fenómeno meteorológico anuncia la sequía en algunas partes del mundo e inundaciones en otras, el actual sigue temperaturas récord vinculadas con el calentamiento global.

rp_8_13_15_Andrea_CC_AugElNino_720_405_s_c1_c_c.jpg

La sequía redujo la cosecha de maíz de primera necesidad en Sudáfrica, el mayor productor de la región, alrededor de un tercio en la temporada pasada. Es probable que continúe en el verano del Hemisferio Sur según se fortalece El Niño.

Según datos de Thomson Reuters, los futuros para el contrato de maíz blanco para consumo humano -el alimento básico de los pobres- alcanzaron un récord más de 3.000 rand (215 dólares, 1 usd=13,9 rands) la tonelada en julio de 2015 y están cerca de eso ahora.

La inflación en la economía más avanzada de África bajó al 4,6 por ciento en agosto respecto del 5 por ciento de julio, pero el banco central sudafricano ha advertido de que la sequía sigue siendo una preocupación por su impacto en los precios de los alimentos.

La sequía también ha afectado a los cultivos de azúcar de Sudáfrica, que según previsiones de la Asociación de Cultivadores de Caña caerán a 14,9 millones de toneladas en la temporada de 2015 de las 17,7 millones de toneladas el año pasado, una caída de 15 por ciento.

Sudáfrica es el segundo mayor exportador mundial de cítricos, una industria de 9 mil millones de rands, y la región de Limpopo norte, que representa un tercio de la cosecha, está bajo restricciones de agua, dicen fuentes de la industria.

EXTREMOS EL NIÑO AGOSTO 2014

La vecina Zimbabwe ha sido duramente golpeada por la sequía que ha reducido a la mitad la cosecha de maíz de 742.000 toneladas este año, de acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

El Gobierno dice que la sequía es una de las principales razones por las que recortó la previsión de crecimiento de 2015 a 1,5 por ciento, desde el 3,2 por ciento. Las agencias de ayuda dicen que 1,5 millones de zimbabuenses, o 16 por ciento de la población, necesitaría ayuda alimentaria para el próximo mes de marzo.

La sequía también ha reducido la generación de energía de 475 megavatios (MW) de 750 MW en la central eléctrica de Kariba Hydro, por la caída de los niveles de agua en la presa, obligando a las minas a reducir la producción en la vecina Zambia, el segundo mayor productor de cobre de África.

En África occidental, la falta de lluvias en el cinturón de cacao de Ghana ha aumentado los temores de que el segundo cultivador del mundo podría estar enfrentando otra mala cosecha.

En Etiopía, 4,5 millones de personas necesitan ayuda alimentaria debido a El Niño y el cambio climático a largo plazo, de acuerdo con agencias de la ONU.

En el este de la mayor economía de África, Kenia, será un impacto combinado, según Peter Ambenje, director asistente en su Departamento de Meteorología. El Niño normalmente trae aumento de las lluvias en el este de África. “El aumento de precipitaciones impulsará al campo a pesar de que los agricultores tienen que ser conscientes de la prevalencia de las enfermedades debido a los altos niveles de humedad que pueden causar pérdidas post cosecha”, dijo a Reuters.

Recientes eventos de El Niño trajeron inundaciones a Kenia, en 1997-1998 y de 2006 a 2007, lo que resultó en pérdidas de vidas, cosechas y ganado, así como daños a la infraestructura y brotes de hambre y enfermedades.

De vuelta en Sudáfrica, Van Rooyen dice que espera un año difícil, pero conserva la fe estoica de un granjero. “Cuando ellos pronostican un mal de El Niño a finales de 1990, sembré”, dijo. “Entonces, las lluvias llegaron y tuvimos una buena cosecha ese año”.

Por Ed Stoddard

Texto original completo de Reuters Thomson aquí

Tags: , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer