Cambio Climático

Una revolución energética, la receta salvadora

 

 

CC IPCC 2014 GRUPO III

La revolución energética es el camino inevitable para limitar a 2ºC el calentamiento antes de 2050 y evitar una catástrofe climática, pero eso exige muchas inversiones, concluyó en este 13 de abril de 2014 en Berlín el tercer y último informe del Panel Intergubernalmental sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU.

“Todos los esfuerzos que se hicieron hasta ahora no redujeron realmente las emisiones”, explicó el tercer copresidente del IPCC, Youba Sokona. “Los desafíos son grandes pero no es demasiado tarde para actuar”, se esperanzó.

La meta de limitar el calentamiento a 2°C se alcanzará si se reduce entre 40% y 70% las emisiones de gases de efecto invernadero, especialmente en el sector energético, dice el resumen del informe, de 33 páginas. Hacer nada no es una opción, concluyen.

La mitigación del cambio climático podría conducir a una reducción de un 5% del consumo mundial, pero sin necesidad de sacrificar el crecimiento económico, explicó uno de los coautores, Ottmar Edenfofer.

Para evaluar las opciones, los costos y los posibles efectos secundarios adversos de los diferentes caminos hacia la estabilización de las emisiones a niveles seguros, los 235 principales autores del informe analizaron cerca de 1.200 escenarios de desarrollo socioeconómico y citaron casi 10.000 artículos científicos.

ENERGÍAS SOLAR PANELES CHINA UE

La revolución energética que promueve el trabajo requiere abandonar los combustibles fósiles contaminantes y utilizar fuentes más limpias para evitar el efecto invernadero, que podría provocar un aumento de la temperatura del planeta de entre 3,7ºC y 4,8ºC antes de 2100, un nivel catastrófico.

“Hay un claro mensaje de la ciencia: para evitar una interferencia peligrosa con el sistema climático, tenemos que dejar de operar como hasta ahora”, afirmó Ottmae Edenhofer, copresidente del Grupo III del  IPCC que elaboró el documento. En septiembre de 2013 y marzo de 2014 se habían presentado los anteriores, con el diagnóstico de la situación y la evaluación de las consecuencias que acarreará el cambio climático si las reformas se demoran.

“Reducir el consumo de energía nos daría más flexibilidad para escoger entre las tecnologías con poca huella de carbono, ahora y en el futuro”, aseguró también el científico cubano Ramón Pichs-Madruga, otro de los tres copresidentes del grupo.

Para llegar al objetivo de limitar el calentamiento a 2ºC antes de 2050 “hay muchos caminos”, pero “todos requieren inversiones sustanciales” explicaron los expertos.

El informe completo describe en detalle más de 16 capítulos de las potenciales variants de reducción de emisiones de sectores que incluyen la producción, la energía, la industria, el transporte, la construcción y el uso de la tierra. También evalúa el potencial de captura de carbono y la tecnología de almacenamiento de CO2, que sería esencial para lograr los objetivos de baja de estabilización.

CC IPCC 2014 BERLIN Grupo III

Centenares de científicos elaboraron el proyecto de la ONU desde que el IPCC publicó su primer informe en 2007. En 2011 las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero llegaron a los 430 ppm (partículas de CO2 equivalente por millón), una concentración muy elevada, que hoy sigue rondando en los 400 ppm.

Para contener esa concentración de gases a un máximo de 450 ppm habría que reducir entre un 40% y un 70% las emisiones actuales en el periodo 2010-2050 para alcanzar luego cero de emisiones en 2100.

Pero incluso con ese nivel de 450 ppm se llegaría tan sólo a un 66% de “probabilidades” de alcanzar el objetivo de limitar a 2ºC la subida de la temperatura media del planeta. Por ello, además de reducir la emisión de gases, hay que “triplicar o casi cuadruplicar” el porcentaje de fuentes energéticas limpias, o incluso nucleares.

Todas estas medidas suponen un “cambio mundial a gran escala en el sector del suministro energético” e implicarían recortar cerca en un 0,06% anual el consumo energético global. Esa reducción del consumo y de la emisión de gases tendría además consecuencias positivas para la salud y para el impacto humano en los ecosistemas.

Al contrario, según el IPCC, si los niveles de partículas equivalente a CO2 se sitúan en 550 ppm en 2100, la posibilidad de llegar al objetivo de 2º C será inferior al 50%, o incluso peor. Si la temperatura del planeta sube entre 0,3ºC y 4,8ºC este siglo, el nivel del mar podría subir a su vez entre 26 y 82 centímetros.

CC IPCC 2014 BERLIN Grupo III 2

El informe no da recomendaciones, sino una serie de opciones, pero recuerda que en la década 2000-2010 las emisiones de gases con efecto invernadero se incrementaron en 1.000 millones de toneladas cada año a causa del crecimiento económico.

“Todos los esfuerzos que se hicieron hasta ahora […] no redujeron realmente las emisiones”, explicó el tercer copresidente del IPCC, Youba Sokona. “Los desafíos son grandes pero no es demasiado tarde para actuar”, añadió.

La comunidad internacional fracasó en 2009, en una reunión en Copenhague, en fijar objetivos de autoregulación, pero aun quedan 15 años para alcanzar el objetivo de los 2ºC, que evitaría, creen los científicos, el peor escenario para el planeta.

El informe consta de 2.000 páginas y el resumen emitido este domingo fue aprobado tras ser analizado y revisado por los representantes gubernamentales y científicos reunidos en Berlín.

HISTORIAS C02 FINLANDIA CONTAMINACIÓN

Este tercer y último informe del IPCC de la ONU sobre cambio climáticoreceta qué hacer para contener el calentamiento global a través de la reducción de la emisión de gases invernadero que determinan los cambios de clima y todos sus impactos económicos, sociales y biológicos.

Los cientificos advierten: quedan un par de décadas para tomar decisiones que lo reviertan. Las potencias mundiales se están quedando sin tiempo para recortar el uso de combustibles fósiles altamente contaminantes y mantenerse bajo los límites acordados por Naciones Unidas.

Funcionarios gubernamentales e importantes científicos climáticos estimaron que el cambio necesario a energías de baja emisión de carbono costaría entre el 2 y el 6 por ciento de la producción mundial para el 2050.

Los países deberán recortar fuertemente sus crecientes emisiones de gases de efecto invernadero para mantener la promesa hecha por casi 200 países en 2010 de limitar el calentamiento global a menos de 2°C sobre la temperatura en los tiempos previos a la industrialización.

Las temperaturas ya han subido unos 0,8 grados centígrados desde 1900 y, con las tendencias actuales, superarán el techo de 2 grados en las próximas décadas.

“La ventana se está cerrando rápidamente respecto de la meta de 2 grados”, dijo Johan Rockstrom, jefe del Stockholm Resilience Centre y experto en riesgos para el planeta a causa de las olas de calor, inundaciones, sequías y aumento del nivel del mar.

AMÉRICA LATINA ARGENTINA OLA DE CALOR 4

“El debate está cambiando a ‘quizás nos podamos adaptar a 2 grados, quizás a 3 o incluso…”, dijo Rockstrom.

Las alzas elevarían fuertemente los riesgos para el suministro de agua y alimentos, además de generar daños irreversibles como deshielos en Groenlandia, según reportes de la ONU.

El documento de Berlín ofrece sugerencias para recortar las emisiones y fomentar la energía de bajo carbono, que incluye fuentes renovables como la energía solar, eólica e hídrica, además de combustibles fósiles “limpios”, cuyas emisiones de carbono son capturadas y enterradas.

También sostiene que esas fuentes de bajo carbono representaron el 17 por ciento del abastecimiento energético total del mundo en 2010, lo que tendría que triplicarse -al 51 por ciento- o cuadruplicarse para el 2050, según la mayoría de los escenarios revisados.

Con ello, los combustibles fósiles de alto nivel de contaminación dejarían de ser la principal fuente de energía para mediados de siglo.

Fuente: agencias.

 

Tags: , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer