Cambio Climático

Las vacas son nosotros, los gases también

CC GANADO 1

Las emisiones de gases de efecto invernadero de la ganadería podrían reducirse hasta 30% si los agricultores adoptaran mejores técnicas, sin que tengan que transformar por completo sus sistemas de producción, según la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO). El mayor potencial de reducción de las emisiones se encuentran en los sistemas ganaderos de baja productividad en el sur de Asia, América Latina y África.

La FAO dijo que las emisiones asociadas con el ganado ascendieron a 7,1 gigatoneladas (gt) de dióxido de carbono equivalente (CO2-eq) por año, el 14,5% de todos las de origen humano, un poco menos que su controvertida estimación de 2006.

En su influyente informe de hace siete años, “La larga sombra del ganado”, la FAO dijo que la producción mundial de carne era responsable del 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero -un poco más que todos los coches, trenes y aviones del mundo combinados.

Los ecologistas y, en particular, los grupos de defensa vegetarianos han citado la cifra desde entonces como una razón clave para reducir el consumo de carne.
Expertos de la FAO dijeron ahora que la nueva cifra se basa en modelos revisados y datos actualizados, utilizando las nuevas directrices del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

CC GANADO 4

“El volumen absoluto de las emisiones es muy similar al de 2006, incluso con el marco revisado”, dijo Pierre Gerber, oficial principal de políticas de la FAO.

Para llegar a sus estimaciones, la FAO llevó a cabo un análisis detallado de las emisiones en diferentes etapas de diversas cadenas de suministro de ganado, incluyendo la producción y transporte de alimentos para animales, el uso de energía en las explotaciones agrícolas y las emisiones procedentes de la digestión animal y la descomposición del estiércol, así como el transporte post-matanzas, la refrigeración y el envasado de productos de origen animal.

El último informe, “Luchando contra el cambio climático a través de la ganadería”, dijo que las principales fuentes de emisión son: la producción de alimentos y su procesamiento (45% del total), las salidas de gases de efecto invernadero durante la digestión de las vacas (39%) y la descomposición del estiércol (10%). El resto se debe a la transformación y el transporte de productos de origen animal.

“Estos nuevos resultados demuestran que el potencial de mejorar el desempeño ambiental del sector es significativo – y que la realización de ese potencial es realmente factible”, dijo Ren Wang, subdirector general de la FAO para la agricultura y la protección del consumidor.

“Estas mejoras de la eficiencia se puede lograr mediante la mejora de las prácticas, y no se requieren cambios en los sistemas de producción. Pero necesitamos voluntad política, mejores políticas y lo más importante, la acción conjunta”.

El informe marcó mejoras posibles en los sistemas de producción existentes. El informe reclama una extensión del uso de mejores prácticas y tecnologías de la alimentación, la salud y la cría y manejo de estiércol, así como de tecnologías subutilizadas, como generadores de biogás y dispositivos de ahorro de energía que podrían ayudar al sector ganadero mundial a recortar sus emisiones de gases invernadero hasta 30% y reducir el desperdicio de energía.

(…) Con la demanda mundial de productos ganaderos continúan creciendo con fuerza en casi todos los países pobres, dijo Wang, “es imperativo que el sector comience a trabajar ahora para lograr estas reducciones, para ayudar a compensar el aumento de las emisiones globales que implicará el crecimiento futuro de la producción ganadera”.

CC GANADO 5

El mayor potencial de reducción de las emisiones se encuentran en los sistemas ganaderos de baja productividad en el sur de Asia, América Latina y África.

Sin embargo, en los países desarrollados, donde la intensidad de las emisiones son relativamente bajas, pero el volumen de producción la torna cuantitativamente altas, la FAO dijo que incluso una pequeña disminución en la intensidad podría lograr ganancias significativas.

Este es el caso, por ejemplo, de la producción de leche en Europa y América del Norte, y de carne de cerdo en el este de Asia. La cría no sólo contribuye con el 65% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero del sector ganadero, sino que también ofrece el mayor potencial de reducción.

En los países en desarrollo, la FAO instó a los gobiernos a que apliquen políticas para alentar a los agricultores más pobres y en riesgo a adoptar medidas que implicarían invertir por adelantado. “La provisión de planes de microfinanciación puede ser eficaz para apoyar la adopción de nuevas tecnologías y prácticas de los agricultores a pequeña escala”, dijo la FAO.

“Cuando la adopción de tecnologías y prácticas son costosas para los agricultores en el corto o mediano plazo, pero proporciona grandes beneficios de la mitigación, deberían preverse subsidios”.

Texto original aquí 

Tags: , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer