Ciencia / Meteorólogos

Lecciones de un científico del clima

AGUA LLUVIAS TORMENTAS PREDICCIÓN INGLATERRA GOTAS

Ya desde los 70′, varios científicos de la meteorología y el clima predijeron con mucha precisión los efectos de la emisiones de CO2 en la atmósfera, el calentamiento global y el cambio climático en general. Es hora de releerlos.

John Stanley (JS) Sawyer era un meteorólogo británico nacido en 1916. Fue elegido miembro de la Royal Society en 1962, y era también un miembro de la Sociedad Meteorológica y el presidente de la organización desde 1963 hasta 1965.

Un artículo escrito por Sawyer y publicado en la revista Nature en 1972 revela cuánto sabían los científicos del clima sobre el funcionamiento fundamental del clima global hace más de 40 años. Por ejemplo, Sawyer predijo cuánto se elevarían las temperaturas promedio de la superficie terrestre para el 2000.

“Se espera un aumento del 25% de CO2 se para finales de siglo. Eso se corresponde con un aumento de 0,6°C en la temperatura global, una cantidad algo mayor que la variación climática de los últimos siglos”.

Pues bien: entre 1850 y 2000, los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera aumentaron muy cerca del 25 por ciento, y las temperaturas superficiales medias globales subieron también casi 0,6 º C durante ese tiempo.

Sawyer también discutió varios otros aspectos importantes del clima terrestre en su ponencia. Por ejemplo, se refirió a mitos y malentendidos como el hecho de que al ser un gas presente en la atmósfera podría parecer natural suponer que el aumento del nivel de dióxido de carbono no tuviera mucho impacto en el clima.

Sawyer escribió:  “Sin embargo, hay ciertos componentes menores de la atmósfera que tienen un efecto especialmente significativo en la determinación del clima mundial. Lo hacen mediante su influencia en la transmisión de calor a través de la atmósfera por la radiación. El dióxido de carbono, el vapor de agua y el ozono desempeñan ese papel, y como las cantidades de estas sustancias no son mucho mayores que las generadas por la actividad humana las posibilidades de influencia de origen humano no pueden ser descartadas”.

VIENTOS TORMENTAS CAZATORMENTAS 1

Sawyer citó la obra de Guy Callendar de finales de 1930 y principios de 1940, en la que  estimaba que la cantidad de CO2 en la atmósfera había aumentado 10 por ciento en los 100 años previos (una precisión impresionante, ya que las estimaciones actuales sitúan el incremento durante ese tiempo en torno al 9 por ciento). Sawyer también mencionó a la curva de Keeling , que incluía mediciones fiables continuas de la cantidad de CO2 en la atmósfera a partir de 1958 (en Mauna Loa, Hawaii).

En comparación con las mediciones de las emisiones de dióxido de carbono humanos por la quema de combustibles fósiles, Sawyer señaló que sólo la mitad de ellas se queda en la atmósfera. La otra mitad, según los científicos del clima habían concluido, estaba siendo absorbida por los océanos y por la biosfera.

Sawyer escribió: “El desarrollo industrial ha crecido en tiempos recientes a un ritmo tal que las emisiones de C02 de origen humano ha ido aumentando  exponencialmente. En tanto que la producción de CO2 siga así, es razonable suponer que permanecerá en la atmósfera en la misma proporción que en la actualidad (aproximadamente la mitad) y aproximadamente la misma cantidad irá a otros depósitos”.

De hecho, en las últimas cuatro décadas, las emisiones antropogénicas de dióxido de carbono han seguido aumentando más o menos de forma exponencial, y aproximadamente la mitad ha seguido en la atmósfera y la otra mitad se ha acumulado en reservorios naturales. El CO2 absorbido por los océanos ha contribuido al problema de su acidificación, en lo que a veces se considera “el gemelo malvado de calentamiento global”.

Los científicos del clima también tuvieron buena idea de cómo rápidamente los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera seguirían aumentando como resultado de las actividades humanas.

“Bolin ha estimado que la concentración de dióxido de carbono será de alrededor de 400 ppm (partes por millón) en 2000. Una reciente conferencia puso la cifra algo por debajo (375 ppm)”.

La última predicción del “Estudio de Impacto del Hombre sobre el Clima”, de 1971, resultó ser bastante precisa. En 2000, las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera iban a ser de alrededor de 370 ppm.

En su paper, Sawyer discutió los impactos previstos como resultado de un continuo aumento en el dióxido de carbono en la atmósfera. Dijo directamente que “podría hacer que la vegetación crezca un poco más rápido”, lo cual es cierto en general, aunque la situación se complica.

HISTORIAS C02 FINLANDIA CONTAMINACIÓN

Sawyer señaló que el aumento de los niveles de dióxido de carbono podría provocar un aumento del efecto invernadero y el calentamiento asociado supondría una mayor evaporación y más vapor de agua en la atmósfera. Como gas de efecto invernadero, ese vapor de agua podría actuar para amplificar el calentamiento global causado por el hombre.

“… Si las temperaturas mundiales aumentan debido a un aumento en el dióxido de carbono, es casi seguro que habrá una mayor evaporación de agua, el vapor de agua de la atmósfera también se incrementará y tendrá su propio efecto en el balance de radiación”.

Sawyer hace referencia a un documento de 1967, de Manabe y Wetherald, que habían calculado que una duplicación del dióxido de carbono en la atmósfera causaría por sí  1,3°C de calentamiento global adicional de la superficie terrestre, pero que ese calentamiento sería de 1,1 ° C más debido al aumento de las concentraciones de vapor de agua si la humedad relativa se mantuviera constante.

Las observaciones actuales, de hecho, han demostrado inequívocamente que el vapor de agua amplifica fuertemente el calentamiento global causado por el hombre, como se expone en un estudio de 2009 de Andrew Dessler y Sun Wong, del Texas A & M University.

Sawyer también discutió que el derretimiento del hielo y la nieve en un mundo que se calienta actuaría para amplificar el calentamiento global, pero sugirió que el aumento de la cobertura de nubes podría frenar el calentamiento global y actuar para regular el clima global.

Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que las nubes sólo pueden potenciar débilmente el calentamiento global. Sawyer también entendió que el calentamiento global podría causar cambios significativos en los patrones del tiempo y del viento en todo el mundo.

Con todo, el paper de Sawyer 1972 demostró una sólida comprensión de los mecanismos fundamentales del clima global, e incluyó una predicción muy exacta del calentamiento global para los próximos 30 años. El paper de Sawyer fue seguido por otras predicciones igualmente precisas sobre el calentamiento global hechas por Wallace Broecker en 1975 y por James Hansen en 1981 .

Texto original aquí

Tags: , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer