Extremos

Los abiertos de tenis, cada vez más calientes

Un análisis de Climate Central muestra cómo el cambio climático está afectando al tenis profesional, no sólo en Melbourne, sino en todos los torneos de Grand Slam disputados en América del Norte y Europa.

El torneo habitualmente más caluroso de los cuatro es el Abierto de Australia, que comenzó este enero en Melbourne bajo cielos misericordiosamente leves. Las temperaturas se mantuvieron moderadas, lo que contrasta con las olas de calor brutal que azotaron el mismo abierto el año pasado,

“Es inhumano”, había dicho el tenista canadiense Frank Dancevic después de desmayarse bajo las condiciones abrasadoras del torneo de 2014. El mercurio rozó los 43°C en Melbourne durante varios días del torneo. Los tenistas se descomponían y las botellas de agua se derretían en los courts.

El tenis no es el único deporte afectado por la suba de las temperaturas a nivel global. La Liga Nacional de Hockey de Estados Unidos está preocupada por el futuro de pistas al aire libre, claves para el entrenamiento de jóvenes. Escalar el monte Everest se ha vuelto más traicionero según el hielo se derrite actualmente. El número de ciudades que podrían albergar los Juegos Olímpicos de Invierno, previsiblemente, se reducirá.

Climate Central analizó las temperaturas de las cuatro ciudades sede de los Grand Slam (Melbourne, París, Londres y Nueva York) y estudió las máximas promedio para los meses en que se juega la mayor parte de los partidos en cada torneo (foto: BBC).

Desde 1968, cuando los profesionales comenzaron a competir en torneos de Grand Slam las temperaturas en las cuatro ciudades se han vuelto perceptiblemente más cálidas.

El Abierto de Australia es el torneo de Grand Slam más caluroso: las temperaturas en Melbourne durante enero pueden variar mucho y las máximas medias superan las de los años 70.

Sin embargo, el análisis muestra que las temperaturas máximas están aumentando más rápido en el Abierto de Roland Garros (Francia), que se juega en París.

El análisis muestra que las temperaturas máximas en Melbourne aumentaron a un ritmo de 0,69 °F por década desde 1968. En París, el aumento promedió casi el doble, 1,26 °F por década durante el mismo período.

En Queens, Nueva York, sede del US Open, el aumento fue de 0,56 °F por década durante septiembre. En Londres, que alberga Wimbledon, ha registrado un aumento promedio de 0,68 °F por década en julio desde 1968.

Cuando se trata del clima de Melbourne durante enero, “no hay variabilidad natural sustancial entre diferentes años”, dijo David Karoly, profesor de meteorología en la Universidad de Melbourne.

“Pero también hay una clara tendencia al calentamiento de más de 1°C (1,8° F) durante los últimos 100 años en Melbourne. Eso es consistente con el calentamiento en todo el país, que ha sido fuertemente atribuido a la influencia humana sobre el clima”.

Los organizadores del Abierto de Australia parecían aparentemente indiferentes en 2014 pasado a los crecientes desafíos de calor que se les planteaba a jugadores profesionales y millonarios.

“Nadie está diciendo que es terriblemente cómodo jugar aquí”, afirmaron los responsables médicos del torneo el año pasado, después de que el británico Jamie Murray fue tratado por un golpe de calor. “Pero, desde una perspectiva médica, sabemos que el hombre se adapta bien a hacer ejercicio en el calor. Si es humano o no, es otro asunto”.

Eso no quiere decir que los organizadores ignoren totalmente el problema. Si las temperaturas de Melbourne superan un límite en el Abierto de Australia, los árbitros del torneo tienen ahora una nueva guía para decidir si se suspende el partido.

Los árbitros tienen en cuenta las previsiones meteorológicas y el estado del tiempo antes de detener o retrasar un partido, pero nunca antes de que la temperatura supere los 104° F (40°C) o los 90°F (32,5 °C) del termómetro de bulbo húmedo, que se emplea para medir la temperatura húmeda del aire.

(La temperatura de bulbo húmedo considera, con  la temperatura, la velocidad del viento, la humedad y la intensidad de la luz solar. La métrica fue desarrollada por militares de Estados Unidos en la década de 1950 para proteger a los reclutas y ahora es una medida común utilizada por médicos y deportólogos).

EXTREMOS CALOR AUSTRALIA TENIS FEMENINO

La política sobre las temperaturas altas no ha cambiado en sí”, dijo el portavoz del torneo australiano, Prue Ryan. “Sólo que contar con una temperatura real y tomarla en cuenta da una mayor claridad sobre cuándo debe activarse el protocolo, pero la aplicación es siempre a criterio del árbitro”.

Ryan dijo que el Abierto de Australia es el único Grand Slam jugado con bajo esa política, y que es el único torneo que ofrece tres estadios con techo retráctil que se pueden cerrar en condiciones climáticas extremas, sea lluvia o calor.

El profesor de geografía de la Universidad de Georgia Andrew Grundstein, un experto en el clima y la salud, no cree que el cambio climático suponga una amenaza inmediata a la tradición de jugar el Abierto de Australia en Melbourne en enero.

“La gente puede aclimatarse al calor”, dijo. “Podría asegurarse que los jugadores tomaran mucho líquido y tuvieran descansos adecuados entre los sets, dependiendo de las condiciones, y que los médicos monitorearan a los tenistas para detectar síntomas de malestar”.

Texto original completo aquí

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer