Extremos

Los calores de fuego que recorren América

EXTREMOS INCENDIOS CÓRDOBA 1

(Por Tiempo Inestable) Calor, sequedad y viento: meteorología pura y fórmula básica de un incendio forestal. Con récords históricos de temperatura, de Yosemite (California, EEUU) a Calamuchita (Córdoba, Argentina), el calor se extrema y arden los bosques.

Climatólogos argentinos y estadounidenses explican aquí qué está pasando y cómo impacta en el fenómeno el indisimulable cambio climático.

De un extremo a otro de América, las temperaturas suben y suben respecto de los registros históricos de las últimas décadas. Y los escenarios planteados a partir de variados modelos climáticos confirman que esas curvas seguirán en ascenso.

EXTREMOS INCENDIOS CÓRDOBA MAPA FOCOS
Mapa de los incendios (Diario La Voz, de Córdoba)

Buenos Aires, 10 de septiembre de 2013 (Agencias).- El Gobierno argentino envió más de 40 especialistas en incendios, meteorólogos, vehículos, aviones y helicópteros para combatir el fuego que en pocos días devoró 50 mil hectáreas de bosques nativos de las sierras de la provincia de Córdoba, en el centro del país.

Los incendios forestales en Córdoba, en el centro de Argentina, donde la temperatura rompió récords históricos cuando faltan dos semanas para el final del invierno, afectó viviendas, ganado y forzó centenares de evacuaciones.

EXTREMOS INCENDIOS YOSEMITE MAPA

Sacramento, EEUU, 9 de septiembre de 2013 (AP).- El tercer mayor incendio forestal en la historia de California comenzó el 17 de agosto con una fogata ilegal de un cazador y ha calcinado casi 1.000 km2 de bosques, prados y e importante hábitat de la fauna del área. El combate a las llamas ha costado 81 millones de dólares.

Unos 13 km2 del área quemada están en la cuenca de la reserva municipal de agua que sirve a 2,8 millones de personas, la única en un parque nacional.

CÓRDOBA, SITUACIÓN ATÍPICA Y EXTREMA

“Desde el aspecto climático, la de Córdoba es una situación totalmente atípica para la época del año y extrema en cuanto a valores alcanzados”, explica José Luis Stella, del Departamento de Climatología del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) argentino, a Tiempo Inestable.

“No es normal que se den estas condiciones en esta época del año”, insiste, y le suman los varios registros record en todo el país (Buenos Aires rompió el registro histórico este 10 de septiembre, con 35°3 a las 16.42, y Córdoba quedó cerca del récord con unos 40).

Stella confirma que en el caso de Córdoba “se han dado condiciones totalmente favorables para que ocurra un incendio: altas, muy altas temperaturas; viento Norte caliente fuerte y seco; y la previa humedad de la superficie, con pastos y árboles con alta chance de tomar fuego porque el invierno fue muy seco (el verano es una época más lluviosa y hay más humedad). Este tipo de situación meteorológica –insiste el climatólogo- es más típica de verano. Lo poco que llueve no llovió y eso terminó de hacer la situación favorable a este evento”.

EXTREMOS INCENDIOS YOSEMITE 1

Los climatólogos del SMN argentino explican que el aumento de temperatura a nivel global, y en Argentina, es algo que se viene observando en los valores medios y que ello puede favorecer que estos eventos sean más extremos todavía, “aunque no se puede decir tajantemente que estén relacionados”, como aclara Stella.

El SMN recomienda analizar el contexto meteorológico de los incendios de Córdoba de manera más sinóptica, “porque hubo este tipo de variaciones ya en invierno en nuestro país: este año, dentro del invierno, hubo períodos muy fríos y muy cálidos para lo que es el invierno, como a fines de agosto, con temperaturas de verano”.

Una explicación puede encontrarse en fenómenos regionales, factores que influyen a nivel local con una variación en este tipo del año que no debería haber, porque podría haberlas “pero no tan extremas”.

Así, se está considerando algo que podría estar favoreciendo este tipo de variaciones que es la Oscilación Antártica, que es un índice de oscilación que cuando está “negativo”, como ahora,  favorece más intercambio entre los polos y las latitudes medias, traducido más pasajes de frentes fríos, y por eso también más variaciones abruptas como las actuales.

Pero, obviamente, hay que considerar también el Cambio Climático, por variabilidad natural o por acción humana que genera calentamiento global. En principio, aclara Stella, “muchos de los records previos para septiembre se habían dado en 1944 y se están rompiendo registros que venían de esa época. Hubo otra situación en septiembre que ocasionó temperaturas así de altas”.

EXTREMOS INCENDIOS BUENOS AIRES CALOR

El cambio climático en sí debe abordarse a una escala mayor, de períodos muy largos en valores medios. En este caso de Córdoba y de Argentina, en general, “quizás lo que acompañe la teoría del cambio climático es que se lo asocie en muchos estudios con un  aumento de la frecuencia de eventos extremos. No sólo supone el aumento de la temperaturas sino que la frecuencia de estos eventos sea mayor”, dice.

El SMN trabaja, por ejemplo, con los registros de este invierno que está finalizando, de junio a agosto, y se observa que gran parte del país el valor medio de la estación quedó normal y va a quedar en que no pasó nada para los análisis estadísticos. Sin embargo, la variabilidad dio olas de frío, se batieron temperaturas máximas y mínimas, todo un lío según el climatólogo confía a Tiempo Inestable.

A nivel estadístico, en las últimas décadas, primavera y verano han sido las estaciones que más se calentaron en Argentina. “Tenemos hecho lo de los últimos 50 y tantos años, una tendencia de más de cinco décadas. Se ve un calentamiento más marcado en primavera y en verano, y en los diez años que van de 2001 a 2010, esas dos estaciones fueron muy calientes, no tanto el invierno y el otoño, que se calentaron levemente. La primavera del año pasado, por ejemplo, fue extremadamente cálida en valores medios, además de ser lluviosa”.

Además, los últimos veranos fueron muy calurosos, lo que en la década anterior no había pasado. Hay que ver si es una tendencia o si son oscilaciones. Diez años en la escala climática es poco, pero es una tendencia llamativa. Llama la atención, por ejemplo, que no haya veranos fríos como en la década del 90.

También se asocia esto a los comportamientos de los fenómenos El Niño y la Niña: “Estamos en un período seco, hay más Niñas que Niños. Los Niños son débiles, las Niñas más fuertes, y esto puede estar relacionado también”, estima Stella.

OLAS DE CALOR

CC INCENDIOS OLAS DE CALOR ARGENTINA CÓRDOBA GRÁFICO

En el gráfico, se puede ver la climatología de las olas de calor en Córdoba para el período 1961-2011. La distribución mensual de las olas de calor se muestra en la figura izquierda, la duración de las olas de calor en la figura central y la frecuencia decádica de los días con olas de calor en la figura derecha. El asterisco (*) a la derecha del nombre de algunas localidades, indica que se utilizó un período más corto dentro del período 1961-2011(especificado en el gráfico) dado que no se contaba con información completa dentro del mismo. (Fuente: SMN)

EXTREMOS INCENDIOS TENDENCIAS 61-2010 SMN TEMPERATURAS MEDIAS

Tendencias más importantes observadas en Argentina durante las últimas décadas:

En el período 1961-2010:  la precipitación media a nivel anual presenta un aumento en casi todo el país, principalmente en el Litoral, Cuyo, centro y norte del territorio nacional. Se observa el mismo comportamiento para el verano, el otoño y la primavera. Las tendencias en el invierno indican una disminución de la precipitación en el Litoral y parte del centro del país.

En el período 1961-2012: la temperatura media presenta un aumento en la zona cordillerana de la Patagonia, Cuyo y el NOA. Estos cambios son más importantes en la temperatura mínima media. En el centro del país la temperatura presenta una disminución, principalmente en la temperatura máxima media en el verano.

Lista completa de los gráficos de tendencias aquí

EXTREMOS INCENDIOS TENDENCIAS FUTURAS ARGENTINA SMN

PROYECCIONES FUTURAS PARA ARGENTINA

De acuerdo a la combinación de los 14 modelos globales utilizados en el informe del IPCC (PanelI Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU) el escenario para Argentina en la década 2020/2029 sería:

Precipitación: aumento del orden de 2% a 8% en el centro y en el este de Argentina, y una disminución del orden de 2% a 12% en la región del Noroeste Argentino, en todo el borde occidental del territorio nacional y en la Patagonia, excepto en el sur de Santa Cruz y en Tierra del Fuego donde no se esperan mayores cambios.

Temperatura: aumento en todo el país, entre 0.7ºC y 1.2ºC por encima de los valores normales, siendo máximo en el noroeste argentino. Dentro del año, los mínimos cambios se esperarían en el verano y los máximos en el invierno.

Mapas completos sobre proyecciones futuras aquí

¿POR QUÉ HABRÁ MÁS INCENDIOS FORESTALES EN EEUU?

EXTREMOS INCENDIOS YOSEMITE 6

Aquí está la buena noticia, por así decirlo: el enorme incendio forestal que devora el corazón del Parque Nacional de Yosemite y amenaza a los suministros de agua y electricidad de San Francisco podría ser mucho peor.

Pese a toda la atención que atrajo el incendio de Yosemite – y los anteriores en Arizona, que causaron la muerte de 19 bomberos de élite- en comparación con los últimos años esta temporada de incendios en Estados Unidos ha sido leve.

Más de 31.900 incendios han quemado alrededor de 3 millones de acres (1,2 millones de hectáreas), en comparación con los 67.700 incendios que quemaron más de 9 millones de acres (3,6 millones de hectáreas) el año pasado en la segunda peor temporada de incendios de la historia del país.

(…) California ha estado durante mucho tiempo acostumbrado a los incendios forestales –tiempo seco, amplios bosques y mucha población es una combinación peligrosa- pero las condiciones sobre el terreno este año no podrían ser peor.

California está sufriendo el año más seco desde que hay registros, con un mínimo histórico de 4,58 pulgadas (116 mm) de precipitaciones durante los primeros seis meses del año. Eso es casi 10 pulgadas (254 mm) por debajo de la media, y mientras una ola de calor brutal a principios de este verano absorbió el agua que quedaba en el suelo. El resultado: un bosque convertido en polvorín, haciendo de infiernos como el de Yosemite sólo una cuestión de tiempo.

EXTREMOS INCENDIOS TAPA

Como señaló Andrew Freedman en un buen post en Climate Central, las condiciones secas y la sequía en California se están viendo a través de todo el Oeste norteamericano, haciendo de los incendios algo habitual.

“Partes del Oeste se ha estado calentando más rápido que el resto de los 48 estados de registros más bajos desde la década de 1970, una tendencia ligada al cambio climático, así como la variabilidad natural del clima.

Anthony Westerling, climatólogo de la Universidad de California en Merced, que estudia cómo el cambio climático afecta a los incendios forestales, dijo que el aumento de las temperaturas favorece la evaporación, lo que lleva a situaciones más frecuentes de condiciones extremas para incendios”.

(…) Un reporte de la Universidad de Arizona de 2006 encontró que los grandes incendios forestales se han ido sucediendo con más frecuencia en el Oeste de Estados Unidos desde mediados de 1980, un período en el que las temperaturas han ido en aumento. Otro estudio de 2012 encontró que es probable que el cambio climático cambie significativamente el patrón de fuego en todo el planeta a finales de siglo, con aumentos previstos en los bosques boreales de gran altura del Hemisferio Norte (incluye lugares como Yosemite). Se espera que el cambio climático aumente los períodos de intenso calor y de sequedad intensa, aun cuando las precipitaciones aumenten a nivel mundial en general. Es una fórmula para que haya más incendios.

Texto original completo aquí

LOS GRANDES INCENDIOS, LA NUEVA NORMALIDAD

EXTREMOS INCENDIOS YOSEMITE 5

El gran incendio en los alrededores de Parque Nacional de Yosemite ya ha consumido más de 184.000 hectáreas, y no muestra signos de desaceleración. El incendio, bautizado como “Fire Rim” (Aro de Fuego), es ahora el mayor incendio en la cordillera de Sierra Nevada y uno de los más grandes en la historia de California.

Este es una de más de 30 incendios que afectan a todo el Oeste norteamericano. Y esta combinación de temperaturas altas, de maleza salvaje, menos lluvia y otros fenómenos en la región tornan probable que aumenten en los próximos años el número e intensidad de los incendios forestales, afirma Don Wuebbles, profesor de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Illinois.

“Esto probablemente es la nueva normalidad”, dice Wuebbles.

“Si nos fijamos en cómo el clima ha cambiado en los últimos 50 años, con temperaturas más cálidas aumenten más allá de lo que estamos acostumbrados a ver en la primera parte del Siglo XX, y los cambios en las precipitaciones, el fuego se repetirá y cada vez peor”, afirma Wuebbles,  co-autor también de un proyecto de informe federal que vincula el cambio climático con un aumento de las tendencias climáticas severas.

Los números sin duda lo respaldan: los incendios forestales devoran el doble de hectáreas por año en promedio en Estados Unidos que hace 40 años, según el Servicio Forestal estadounidense, Tom Tidwell, le dijo al Senado en junio.

Esa cifra podría perfectamente duplicarse en los próximos 30 años, advierte Wuebbles.

“Yo diría que esta [temporada de incendios] es la nueva normalidad, pero puede que no sea la nueva normalidad por mucho tiempo”, alerta. “Dentro de treinta años, podemos considerar esto como un período mucho mejor que lo que estemos enfrentando entonces”.

EXTREMOS INCENDIOS YOSEMITE 7

Todos los incendios forestales necesitan tres cosas: el encendido, combustible y clima adecuado, explica Erica Smithwick, directora de Ecología del Paisaje en la Universidad Estatal de Pensilvania y experta en patrones de fuego.

“Pero si juegas con cualquiera de estas cosas, vas a terminar con fuego,” dice ella.

Tomemos el clima, por ejemplo. Los modelos climáticos indican que en algunas partes del Oeste norteamericano, las futuras temperaturas podrían aumentar hasta en un 7 º C (12,6 º F), dice Smithwick.

“Si la precipitación también aumenta considerablemente, puede ayudar a mediar en los cambios causados ​​por la temperatura”, dice Smithwick. “Pero lo más probable es que un calentamiento intenso contribuya a más incendios forestales, ya que habrá más potencial de combustión”.

El aumento de las temperaturas y las condiciones de sequía que le siguen crean más combustible para el fuego.

(…) En muchas áreas susceptibles a los incendios forestales, incluyendo Yosemite, la Dirección de Parques Nacionales lleva a cabo “quemas controladas”, tanto para limpiar la vegetación insegura como para restaurar la ecología local. Pero los cambios están muy lejos de lo que alguna vez ocurrió naturalmente. Y los cambios en el clima hacen que la vegetación que se elimina puede reaparecer en una forma completamente diferente.

“Los bosques se ajustarán”, dice Stephen J. Pyne, un historiador de fuego y el autor de varios libros sobre el manejo del fuego. “Pero si el clima cambia, no vas a conseguir lo mismo de nuevo.” Como resultado, Pyne dice todo el sistema va a cambiar.

“Es muy probable que estemos en una época en la que los incendios del pasado no sean los fuegos del futuro”, dice. “Pero es igualmente probable que los incendios de hoy no sean los incendios del futuro.”

EXTREMOS INCENDIOS YOSEMITE 4

Como los combustibles aumentan y las temperaturas suben, el número de personas que se desplazan a zonas que limitan con áreas silvestres también sigue aumentando.

El número de unidades de vivienda a media milla de un parque nacional, por ejemplo, pasó de 484.000 en 1940 a 1,8 millones en 2000.

“Hay un fuerte incentivo económico para que los gobiernos locales fomenten los desarrollos locales de la tierra” en zonas urbanas próximas a los bosques, dice Lloyd Burton , profesor de la Universidad de Denver, que estudia el medio ambiente y la ley de gestión de desastres y la política.

Y la situación no va a mejorar, siempre y cuando las comunidades no mitiguen los riesgos, dice Burton.

“Hay algunos condados de Arizona y Nuevo México y Colorado, que obligan a los residentes a tomar medidas de mitigación, como la construcción de estructuras que están hechas de materiales resistentes al fuego y otros que no han hecho nada en absoluto”, dice.

Mientras tanto, en California, que hizo aprobar una ley de extinción de mitigación a nivel estatal después de un mortal incendio forestal en1991 espera con ansiedad el resto de la temporada de incendios.

“Mi predicción es que este mes de septiembre y octubre será terrible”, dice Burt, el historiador del tiempo, que escribió recientemente acerca de los peores incendios en la historia de EE.UU.

“Ha caído sólo el 65 % de precipitaciones promedio en las áreas quemadas. Cuando el flujo de la energía eólica marina se desarrolla en septiembre y octubre, va a empezar realmente la temporada de incendios forestales de verano”.

Texto original aquí

EXTREMOS INCENDIOS YOSEMITE 2

(Por George Wuerthner).- A medida que los grandes incendios se fueron extendiendo por el Oeste  en las últimas décadas, escuchamos una creciente demanda para reducir su combustible – normalmente a través de la tala. Pero la tala no reducirá los grandes incendios que estamos viviendo, porque los combustibles no manejan los grandes incendios.

Usted puede tener toneladas de combustible por acre, como ocurre en la cordillera de la costa de Oregon y las Montañas Olímpicas de Washington, pero prácticamente no sufren incendios, ya que son demasiado húmedas para quemarse. Por otro lado, hemos visto una enorme superficie quemada en praderas pastoreadas que tienen poco más de rastrojo para quemar, pero donde hay una gran sequía y  viento.

Lo que hace la diferencia no es el combustible disponible, sino las condiciones climatológicas / meteorológicas. Talar bosques no cambia el clima / tiempo.

Los ingredientes que se encuentran en todos los grandes incendios son la baja humedad, altas temperaturas y la sequía. Asumiendo que usted tiene estos factores, usted puede conseguir un encendido si la caída de rayos. Pero incluso una ignición no dará lugar a grandes incendios.

El ingrediente final en todos los grandes incendios es el viento.

Efecto del viento no es lineal. En otras palabras, el aumento de velocidad del viento de 10 mph a 20 mph no duplica la propagación doble fuego, sino que más bien conduce a un crecimiento exponencial del fuego y aumenta la intensidad del incendio.

Todos lo sabemos por experiencia común. Piense en la hoguera ardiente que ha encontrado en una mañana húmeda. Póngale más madera, y el fuego se apagará. Pero sople sobre el escaso fuego, y la llama dará un salto.

La mayoría de los grandes incendios son acompañados por vientos de entre 30 y 50 mph o más. El viento dificulta la lucha contra el fuego porque las brasas son empujadas por el viento kilómetros por delante del frente del incendio. Es también la razón por la cual el viento hace que los proyectos de reducción de elementos combustibles resulten ineficaces.

George Wuerthner ha publicado 36 libros, entre ellos “Wildfire: Un siglo de Política Forestal Errada”.

Texto original aquí 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer