Cambio Climático

Los radares confirman la fusión en la Antártida

Durante las últimas dos décadas, las grandes plataformas de hielo flotante que salpican la costa de la Antártida han adelgazado a un ritmo creciente y, probablemente en parte, debido al calentamiento global. Los científicos están preocupados por sus consecuencias en la subida del nivel del mar.

Estas plataformas de hielo -algunas más grandes que California y de decenas a cientos de metros de espesor- funcionan como trabas de la capa de hielo de la Antártida que frenan los millones de kilómetros cúbicos de hielo contenidos en los glaciares que desembocan en ellas. Si ceden esas capas de hielo fino, los enormes ríos de hielo tras ellas pueden volcarse al mar.

La Antártida tiene suficiente hielo, si se funde todo, como para elevar los niveles del mar en más de 60 metros. Eso llevaría cientos de miles de años, pero el reciente adelgazamiento de las plataformas de hielo significa que ya se ha producido un aumento en la tasa de la contribución de la Antártida al aumento del nivel del mar, y eso se está acelerando.

Si bien se sabía que muchas plataformas de hielo adelgazaban y que los glaciares fluían cada vez más rápido a la mar, este estudio es otro en una serie que utiliza datos de satélite para mostrar hasta qué punto la Antártida está cambiando, explicó Ted Scambos, un glaciólogo del Centro Nacional de Datos sobre la Nieve y el Hielo de Boulder, Colorado (EEUU). Scambos no participó en el estudio.

“Hay algunos cambios muy grandes”, comentó la autora del estudio, Helen Amanda Fricker, glacióloga de la Institución Scripps de Oceanografía en California.

Los cambios en el espesor y el volumen de las plataformas de hielo de la Antártida entre 1994 y 2012, según los autores.

La fusión de las plataformas de hielo o la ruptura de los icebergs no son en sí mismas señales del cambio climático. Son procesos naturales que ayudan a mantener la masa de un glaciar en equilibrio: la nieve que cae en el interior del continente añade hielo al glaciar, mientras la plataforma de hielo se derrite y mantiene el glaciar en equilibrio con la pérdida de casi la misma cantidad de hielo que recibe.

El problema viene, obviamente, cuando las plataformas de hielo pierden más masa de la que ganan los glaciares. “Las plataformas de hielo no deberían estar perdiendo volumen si están en equilibrio”, dijo Fricker.

Este equilibrio es lo que Fricker y el colaborador Fernando Paolo seguían cuando reunieron los 18 años de datos de satélite (1994-2012) superpuestos  de tres misiones de la Agencia Espacial Europea que midieron el volumen de las plataformas de hielo de la Antártida con radar.

Lo que encontraron fue que las plataformas de hielo masivas estaban perdiendo, en conjunto, alrededor de 30 a 50 millas cúbicas de hielo por año en ese periodo. Y en ese período, la tasa de pérdida de hielo se aceleró en un promedio de 7 millas cúbicas por año.

“Así que hay una pérdida, pero que la pérdida es cada vez mayor”, dijo Paolo, el autor principal del estudio que se detalla en la edición del 27 de marzo de 2015 de la revista Science .

La historia varía según se tomen glaciares específicos y diferentes regiones de la Antártida, con mucha más pérdida de hielo en la Antártida Occidental que en la Antártida oriental y, en particular, en los glaciares del Oeste.

La Antártida Occidental ha sido un foco importante de la investigación del clima polar sur, en parte debido a los claros signos de fusión comprobados allí, así como por el espectacular derrumbe de la plataforma de hielo en las últimas décadas.

En su conjunto, en la mitad del continente se ha visto un incremento del 70 por ciento de la tasa promedio de pérdida de plataformas de hielo, según mostraron los datos satelitales. 

Las zonas marítimas de Amundsen y Bellingshausen exhibieron altas tasas de pérdida. Las dos regiones representan menos del 20 por ciento del área de la plataforma de hielo de la Antártida Occidental, pero contribuyeron con más del 85 por ciento del volumen perdido durante el período de estudio.

Un glaciar en particular en la ensenada Amundsen perdió 18 por ciento de su espesor durante los 18 años del estudio. Para una placa de hielo que, como todas las demás, ha estado allí durante cientos de miles de años, “es una gran pérdida”, dijo Paolo.

Texto original completo aquí

Tags: , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer