Ciencia

Los radares que buscábamos

RADARES DUAL POL 4 Y TAPA

La nueva tecnología Dual Pol en radares meteorológicos salva vidas, evita desastres y alerta a la población a tiempo. Pero hay que invertir. Estados Unidos completó su incorporación a su red de más de un centenar de radares, con extraordinarios resultados. 

El Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos (NWS) completó en abril en la estación de Brownsville, Texas, la actualización de sus 122 radares de todo el país con tecnología “Dual Polarization”, que permitirá a sus meteorólogos rastrear con mayor precisión, y evaluar y advertir al público si se acerca un evento de alto impacto.

La Dual Pol es la mejora más importante que introdujo el NWS en el sistema de radares meteorológicos desde que la tecnología Doppler se instaló por primera vez, en la década del 90. Estos nuevos radares envían y recibe pulsos horizontales y verticales, lo que genera una imagen con mucha más información sobre el tamaño y forma de los objetos en la atmósfera.

Los meteorólogos adquieren así la capacidad de distinguir entre lluvia, nieve, granizo y elementos como las columnas de humo de incendios, aves e incluso insectos. El Radar Doppler convencional sólo tiene una visión unidimensional, por lo que es difícil determinar un tipo de precipitación o un objeto determinado en el cielo.

RADARES DUAL POL 2

El Dual-Pol es una actualización de hardware y de software de los radares.

“Este logro es el resultado de años de investigación, de desarrollo y de inversión continua, que está ayudando a convertirnos en un país más preparado frente a los eventos climáticos”, dijo el doctor Louis Uccellini, director del Servicio Meteorológico Nacional de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA). “Es increíble lo que podemos ver con la tecnología dual-pol. Este radical cambio tecnológico ha ayudado ya a los meteorólogos emitir advertencias más precisas y oportunas para el público, y ha salvado vidas”.

La Dual-Pol mejorará la detección de fuertes lluvias y por lo tanto aumentar el tiempo de alerta de inundaciones repentinas. Durante las tormentas de invierno, los pronosticadores utilizan la información del Dual-Pol para seguir una transición de la nieve hacia la aguanieve y la lluvia congelada, lo que permite un pronóstico más preciso. Dual-Pol también puede detectar residuos en el aire y darle a los meteorólogos la posibilidad de confirmar un tornado, incluso en la oscuridad o cuando se oculta con fuertes lluvias. La nueva tecnología también se ha utilizado para ayudar a detectar peligros para las aeronaves, tales como plumas de ceniza volcánica, condiciones de formación de hielo y aves.

“Estoy comprometida a apoyar la misión fundamental del Servicio Meteorológico Nacional de predicción y alerta de mal tiempo, y el apoyo a los hombres y mujeres que trabajan todos los días para cumplir con esa misión”, dijo la senadora Barbara A. Mikulski, presidenta del subcomité que maneja los fondos del NOAA. “Se lo debemos a nuestras comunidades, a los estados ribereños que dependen de pronósticos precisos sobre huracanes, y para los estados del interior del país que dependen de advertencias oportunas de tornados, para asegurar que las estaciones meteorológicas son aptas. Estos nuevos radares de tecnología de última generación asegurarán a nuestros analistas las herramientas y la tecnología necesarias para proteger las vidas y medios de subsistencia”.

RADARES DUAL POL 3

 

La Dual Pol es la mejora más importante hecha en la red Next Generation Weather Radar (NEXRAD) desde que el radar Doppler se instaló por primera vez en los 90.

El Servicio Meteorológico Nacional ha utilizado la Dual Pol para desarrollar 14 nuevos productos de radar que han mejorado la velocidad, la comprensión y la exactitud de la información sobre eventos extremos. Los meteorólogos tienen ahora más bases para evaluar con precisión los fenómenos meteorológicos y para ser más descriptivos en los avisos, lo que ayuda a mejorar la respuesta del público a las advertencias.

La actualización de los radares norteamericanos con Dual Pol comenzó en septiembre de 2011 y la gente se benefició con la nueva tecnología todos los días desde entonces. Aquí algunos logros:

10 de febrero de 2013. Los meteorólogos del NWS en Jackson, Mississippi, utilizaron la nueva tecnología de radar para confirmar un tornado de gran alcance (EF-4) moviéndose a través del Condado de Lamar del sur de Mississippi hacia la ciudad poblada de Hattiesburg. Los meteorólogos advirtieron al público utilizando un lenguaje detallado y descriptivo sobre el tamaño y la trayectoria del tornado, y no hubo muertos. El mismo día, la información del Dual Pol ayudó a los meteorólogos de Jackson reconocen tormentas con lluvias particularmente fuertes, lo que les permite ahora emitir advertencias de inundaciones con más de una hora de anticipación al comienzo de inundaciones repentinas.

RADARES DUAL POL 1
Dual Pol puede identificar hasta insectos, murciélagos o escombros generados por los daños de un tornado.

7-8 noviembre de 2012. Los meteorólogos del NWS en la oficina de pronóstico de Boston usaron la información del radar Dual-Pol para ayudar a localizar la línea de la lluvia/nieve de una tormenta que atravesaba la zona. Durante la tarde y la noche, la tormenta se formó a través de Rhode Island y el este de Massachusetts. La nieve cayó al Oeste, donde las temperaturas cayeron por debajo de los 30 F, pero llovió hacia el Este, donde las temperaturas rondaron los 40 F. Los meteorólogos fueron capaces de rastrear con precisión el lento avance de la línea de la lluvia y la nieve y proporcionar previsiones a corto plazo, lo que ayudó a funcionarios del Departamento de Transporte a centrar sus esfuerzos de remoción de nieve y a los medios de comunicación a advertir sobre carreteras peligrosas para los automovilistas.

5 de julio de 2011. La oficina de pronósticos del NWS en Phoenix se basó en la tecnología Dual Pol para advertir con éxito sobre una gran tormenta de polvo que se movía a través del área metropolitana durante la tarde de ese día. Hubo informes generalizados de visibilidad casi cero y vientos de más de 50 mph. Datos del radar dual pol permitieron estimar que la tormenta de polvo alcanzó una altura máxima de al menos entre 5.000 y 6.000 pies, con un borde de ataque de casi 100 millas y un desplazamiento de hasta 150 millas. Los meteorólogos colaboraron con la gestión de emergencias y con medios de comunicación para detallar los impactos potenciales del polvo a medida que se acercaba desde el sudeste. Las alertas describieron la dimensión de la zona afectada por el polvo y las zonas sin visibilidad de menos de un cuarto de milla. Los consejos de seguridad dentro de las alertas y la actualización de los avisos ayudaron a la gente envuelta en la tormenta a tomar decisiones rápidas e inteligentes.

Además de los 122 radares del NWS, la red completa de radares a nivel nacional incluye otros 37 del Departamento de Defensa y de la FAA, que serán totalmente actualizados también con la tecnología Dual Pol a mediados de 2013.

Texto original completo aquí

RADARES DUAL POL EZEIZA

Por primera vez, los meteorólogos coinciden en que hacen falta radares para prever fenómenos climáticos como los que esta semana (las lluvias en Buenos Aires y La Plata, a principios de marzo de 2013, que dejaron al menos más de 60 muertos, cientos de evacuados y graves daños materiales sobre todo en la capital bonaerense, donde llovió un record de 392 mm en un día, ndr) provocaron desastres en la Argentina.

La salida de funcionamiento del radar de Ezeiza que vigila el área metropolitana se debió a un problema de interconexión, a cargo de la empresa Global Crossing, que no pudo ser rehabilitado rápidamente “por tratarse de un feriado”, según el director del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), puso en cuestión las alertas y su precisión.

El 21 de agosto de 2010, el diario Perfil había publicado las peleas entre grupos de meteorólogos debido a la propuesta de armar un servicio meteorológico porteño (que ahora funciona en un pequeño espacio en los bosques de Palermo). Entonces, había quienes defendían la necesidad de más radares y quienes pensaban que no hacía falta.

Hoy ya no hay ninguno que crea que la Ciudad y su Conurbano estén bien radarizadas. Héctor Ciappesoni, director del SMN, le dijo a PERFIL que hacen faltan dos radares más para tener triangulada la zona ante posibles tormentas. Salen aproximadamente US$ 1,5 millón y la empresa Invap está detrás de un proyecto para cubrir esa demanda.

Hace dos años y medio, Ciappesoni no pensaba lo mismo cuando aseguraba que “la Ciudad es la más vigilada del país; otro radar no sumaría más información”.
En cambio, Mauricio Saldívar, meteorólogo de Canal 13, mantiene su postura de la necesidad de vigilar más la zona. “A las cinco de la tarde del martes, la última imagen de
La Plata tenía 12 horas de vieja. Más allá de que haya sido un problema ajeno al SMN, ni ellos ni nosotros (meteorólogos externos) disponíamos de información vital para ver la evolución de la tormenta. De hecho, mis pronósticos fueron a ciegas”, se lamenta.

El panorama es, incluso, de más ineficiencia para el área platense: “La información de la estación meteorológica de La Plata se obtiene hasta las 21 y después cierra; por ende, no había datos del tiempo desde esa hora. Recién volvió a abrirse a las seis de la mañana del día siguiente. Una locura”, agrega.

Ciappesoni concuerda con el diagnóstico pero agrega que, debido a las inusuales características de la tormenta, se podría haber anunciado con veinte minutos de diferencia con la caída de la lluvia.

“El radar de Pergamino que llega a La Plata no permite ver ciertas tormentas bajas, como fue ésta cuyos cumulus nimbus (tipo de nubes) no superaron los 10 km de altura, cuando si se piensa en tormentas de más de 100 mm hay que pensar en no menos de 12 km de altura. Fue un fenómeno muy extraño”, concluyó.
No es extraño que la catástrofe en la capital de la provincia de Buenos Aires sea la consecuencia de malas decisiones edilicias más la peor caída de agua en cualquier ciudad del país desde que se tiene registro, hace más de un siglo.

Los picos de La Plata habían sido de menos de la mitad para un solo período de 24 horas. Y los anteriores récords nacionales habían sucedido hace décadas en dos ciudades de la provincia de Entre Ríos.

Además, la tormenta tuvo mucha variación local. En pocas cuadras, mientras la Universidad de La Plata registraba los casi 400 mm, la estación del SMN registraba menos de la mitad.

Texto original aquí

1999, ¿TE ACORDÁS HERMANO…

Cuando Clarín titulaba: “YA COMPRARON TRES RADARES Y LLAMARAN A LICITACIÓN POR OTROS SEIS”

Formarán una red para predecir con exactitud lluvias y tormentas

La red costará 15 millones de dólares y cubrirá las regiones central y nordeste. El proyecto surgió después de las graves inundaciones del 98 en el Litoral. La licitación deberá ser aprobada por el próximo gobierno.

De no haber problemas con la licitación, en el país se tendrá que ir formando una cultura nueva: la de creer en los pronósticos del Servicio Meteorológico Nacional. Según prometen oficialmente, la precisión informativa se alcanzará en las regiones central y noreste del país con la compra de seis radares meteorológicos.Estos se sumarán a otros tres, nuevos y ya comprados por distintos organismos oficiales. Todos integrarán una red de información que, aseguran, podrá predecir con exactitud lluvias, tormentas y tornados en la región central y noreste del país.Queremos que ésta sea una política de Estado y que tenga continuidad, aclaró Elonora Urrutia, coordinadora del Programa SIFEM (Sistema Federal de Emergencias), que depende de la Jefatura de Gabinete. Por eso está previsto posponer las adjudicaciones para que las licitaciones, que saldrán por un decreto, sean aprobadas por las autoridades que designe el próximo gobierno, explicó.

La idea de montar esta red nació el año pasado, en medio de las inundaciones en el Litoral. En ese momento el BID le otorgó al Gobierno argentino un crédito de 500 millones de dólares para reconstruir las provincias afectadas. Cuando desde la Jefatura de Gabinete empezaron a trabajar en el Sistema Federal de Emergencias, el BID destinó 30 millones de dólares a la prevención.

Los radares son sólo un componente del sistema de prevención. Una parte es la información fría, la de base: cartografías, datos sobre superficies cultivadas o registros hidrográficos. Los radares darán la información caliente, la que permitirá decidir si se da o no el alerta. Claro que primero hay que estandarizar el significado del alerta, dice Urrutia.En este momento el país cuenta con dos viejos radares, del Servicio de Hidrografía Naval de la Armada, capaces de leer lluvias y tormentas. Indican que va a llover, pero no el punto exacto donde lo hará. Los radares que se comprarán utilizan un sistema llamado Doppler. Los convencionales sólo detectan el borde externo de las nubes, pero los Doppler ingresan en ellas y pueden calcular, además del lugar donde hay lluvia, la dirección y velocidad del viento.Valen un millón de dólares cada uno, pero el costo de todo el sistema es de 15 millones. Además de los radares, se instalarán 45 estaciones automáticas -5 para cada radar-, con computadoras y programas de procesamientos de los datos que bajarán del radar.

El Programa cuenta con la asistencia técnica del Servicio Meteorológico de Estados Unidos. En ese país los radares cubren la totalidad de la superficie, excepto algunas cadenas montañosas del oeste. Los nueve radares argentinos no alcanzarán a cubrir la mitad del territorio.Decidir sobre los lugares de instalación de los nueve radares costó largas discusiones entre los organismos oficiales. El Servicio Meteorológico Nacional y el Hidrográfico sugirieron La Pampa, para detectar anticipadamente la llegada de los frentes fríos del suroeste. Los técnicos del Instituto Nacional de Agua pidieron uno en Córdoba -provincia que suele sufrir crecidas relámpago en los ríos-, otro en Iguazú -otra zona crítica- y uno en Resistencia -una ciudad rodeada de agua-. Y el Instituto Nacional Agropecuario se decidió por Pergamino, en el corazón de una región de agricultura intensiva.En la Jefatura de Gabinete dicen que por consenso se determinó que estarán en Ezeiza, Pergamino, Córdoba, Bahía Blanca, Mar del Plata, Santa Rosa, Reconquista, Resistencia e Iguazú.

La cuenca del Paraná estará bien cubierta, pero una amplia región del país quedará fuera del mosaico informativo. Fue una decisión técnica -dice Urrutia-. Teníamos que priorizar recursos y lo hicimos considerando los antecedentes de emergencias. Se supone que a largo plazo el programa va a atraer nuevos recursos para financiar la compra de otros radares.Si la licitación va bien, sin impugnaciones, en julio del año próximo comenzarán a ser instalados los primeros. Agregó: La licitación es por la instalación, el seguimiento, una garantía extendida a 5 años y la capacitación del personal. Serán técnicos argentinos los que lo mantengan en funcionamiento.

Texto original aquí

Tags: , , , , , , , , , ,

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer