América Latina

Los riesgos abiertos para América Latina

AMÉRICA LATINA BRASIL GASES INVERNADERO AMAZONIA

En el apartado sobre Centro y Sudamérica del informe global sobre vulnerabilidad y adaptación ante el cambio climático, los científicos del IPCC de la ONU detallan los riesgos de la región y esbozan estrategias de adaptación posibles. Específicamente para Sudamérica, el IPCC alertó sobre el descenso de la producción de alimentos.

El siguiente es parte del Resumen Ejecutivo de la Sección Centro y Sudamérica del segundo de los tres reportes globales que emitirá hasta abril de 2014 el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), que ya expuso las bases físicas del cambio climático causado por el hombre y cerrará la serie con sus recomendaciones sobre cómo enmendarlo antes de provocar desastres mayores en todo el planeta.

– Se observaron tendencias significativas en las precipitaciones y la temperatura en Centroamérica y Sudamérica (una conclusión de confianza alta entre los científicos). Además , los cambios en la variabilidad del clima y los fenómenos extremos han afectado gravemente a la región (confianza media).

– El aumento de las tendencias de la precipitación anual en el sureste de América del Sur (0,6 mm/día/50 años durante 1950-2008 ) contrastan con la disminución de las tendencias en Centroamérica y el Centro- Sur de Chile (-1mm/día/50 años en 1950-2008 ).

– Se ha detectado calentamiento a lo largo de Centroamérica y Sudamérica (cerca de 0,7 a 1 ° C/40 años desde mediados de los años 1970 ), a excepción de un enfriamiento de la costa chilena de unos -1°C/40 años.

– Se identificaron aumentos en temperaturas extremas en California, y en la mayoría de regiones tropicales y subtropicales de Sudamérica (confianza media),
mientras que las precipitaciones extremas más frecuentes en el SE de Sudamérica ha favorecido la aparición de deslizamientos de tierra e inundaciones repentinas (confianza media) .

EXTREMOS OLA DE CALOR ARGENTINA INTA MAIZ SECO

– Las proyecciones climáticas sugieren aumentos de la temperatura, y aumentos o disminuciones en la precipitación de Centroamérica y Sudamérica para el año 2100 (confianza media).

– Según proyecciones climáticas posteriores al anterior informe de ciencias físicas del IPCC (AR4), el calentamiento varía de 1,6°C a 4,0°C en Centroamérica y de 1,7°C a 6,7°C en Sudamérica (confianza media).

– Los cambios de precipitación para Centroamérica van entre -22 % y el 7 % en 2100 , mientras que en Sudamérica las precipitaciones varían
geográficamente , sobre todo mostrando una reducción del -22 % en el noreste de Brasil y un aumento del 25 % en el SE de Sudamérica (confianza baja).

– En el año 2100, las proyecciones indican un aumento de los períodos de sequía en la zona tropical de Sudamérica al este de los Andes, y días y noches cálidas en la mayor parte de Sudamérica (confianza media).

– Se observaron cambios en el flujo de la corriente y la disponibilidad de agua,  que afecta a las regiones ya vulnerables (confianza alta), se proyecta que continuará en el futuro en Centroamérica y Sudamérica.

– La criosfera andina está retrocediendo y afecta a la distribución estacional de los caudales (confianza alta). El aumento de las escorrentías en la Cuenca del Plata
y la disminución de la de los Andes Centrales (Chile, Argentina) y en California, en la segunda mitad del siglo XX, se asociaron con cambios en las precipitaciones (confianza alta) .

– El riesgo de escasez de suministro de agua aumenta debido a la reducción de las precipitaciones y el aumento de la evapotranspiración en regiones semiáridas (confianza alta), lo que afecta el suministro de agua para las ciudades (confianza alta ), la generación de energía hidroeléctrica (alta confianza) y la agricultura.

ENERGÍAS ALTO LINDOSO PORTUGAL HIDROELÉCTRICA

– Las prácticas actuales para reducir la falta de correspondencia entre la demanda y la oferta de agua se podrían utilizar para reducir la vulnerabilidad en el futuro (confianza media) .

. Las reformas legales y constitucionales en curso para la gestión y la coordinación más eficiente y eficaz de los recursos hídricos constituyen otro
estrategia de adaptación (confianza media).

– Uso de la tierra contribuye significativamente a la degradación ambiental agrava los efectos negativos del cambio climático (confianza alta). La deforestación y la degradación de la tierra se atribuyen principalmente al aumento de las agriculturas extensiva e intensiva.

– La expansión de la agricultura, en algunas regiones asociadas con un aumento en la precipitación, ve ecosistemas frágiles afectados, como los bordes de la selva amazónica y de los Andes tropicales .

– Aunque las tasas de deforestación en el Amazonas han disminuido sustancialmente desde 2004 a un valor de 4.656 km2/año en 2012, otras regiones como el Serrado aún presentan altos niveles de deforestación , con tasas medias de hasta 14.179 km2/año para el período 2002-2008.

– La conversión de los ecosistemas naturales es la principal causa de pérdida de la biodiversidad y los ecosistemas de la región, y es un conductor de cambio climático antropogénico (confianza alta). Se espera que el cambio climático aumente las tasas de extinción de especies (confianza media).

– Por ejemplo, la rotación de las especies de vertebrados será de hasta 90% hasta 2100 en áreas específicas de Centroamérica y las montañas de los Andes . En Brasil, se desplazó la distribución de algunos grupos de aves y plantas hacia el sur , donde quedan cada vez menos hábitats naturales.

AMÉRICA LATINA BRASIL GASES INVERNADERO AMAZONIA 2

– Sin embargo, Centroamérica y Sudamérica tienen aún grandes extensiones de cubierta de vegetación natural, de la cual el Amazonas es el ejemplo principal.

– Las prácticas de adaptación basada en los ecosistemas son cada vez más comunes en la región, tales como la gestión y el establecimiento eficaces de
áreas protegidas, acuerdos de conservación y la gestión comunitaria de los espacios naturales.

– Las condiciones socioeconómicas han mejorado desde el reporte anterior (IE4, 2007). Sin embargo, todavía hay un alto y persistente nivel de pobreza en la mayoría de los países que resulta en una alta vulnerabilidad y un aumento de riesgo a la variabilidad y el cambio climático( confianza alta).

– Los niveles de pobreza en la mayoría de los países siguen siendo altos (45% para Centroamérica y el 30% de Sudamérica para el año 2010) a pesar del crecimiento económico sostenido que se observó durante la última década.

– El índice de desarrollo humano es muy variable entre los países, con Chile y Argentina con los valores más altos , y Guatemala y Nicaragua con los menores en 2007.

AMÉRICA LATINA BOLIVIA INUNDACIONES 2014

– La desigualdad económica se traduce en desigualdad en el acceso al agua , el saneamiento y vivienda adecuada, y especialmente para los grupos más vulnerables se traduce en una baja capacidad de adaptación al cambio climático.

– El aumento del nivel del mar y de las actividades humanas en los ecosistemas costeros y marinos representan una amenaza para las poblaciones de peces, corales,
manglares, recreación y turismo, y control de las enfermedades (confianza alta).

– El aumento del nivel del mar varió de 2 a 7 mm/año entre 1950 y 2008. Hubo eventos frecuentes de blanqueamiento de coral asociados al calentamiento del océano y la acidificación en el Arrecife Mesoamericano.

– En Centroamérica y Sudamérica los principales impulsores de la pérdida de manglares fueron la deforestación y la conversión de la tierra para la agricultura y los estanques de criaderos para camarones.

– La cogestión de la pesca brasileña (un proceso que involucra a múltiples partes interesadas)es un ejemplo de adaptación, ya que favorece un equilibrio entre la conservación de la biodiversidad marina, la mejora de los medios de vida y la supervivencia cultural de las poblaciones tradicionales.

– Los cambios en la productividad agrícola, con consecuencias para la seguridad alimentaria asociada al cambio climático, se espera que exhiban gran variabilidad espacial (confianza media ).

EXTREMOS ARGENTINA INUNDACIONES CAMPO 2014 SOJA

– En el SE de Sudamérica, donde las proyecciones indican más lluvias, la productividad media podría sostenerse o incrementarse hasta mediados de siglo (confianza media).

– En Centroamérica, noreste de Brasil y partes de la región andina los aumentos en la temperatura y la disminución de precipitaciones podrían reducir la productividad en el corto plazo (para 2030) y amenazar la seguridad alimentaria de la población más pobre (confianza media).

– Teniendo en cuenta que Sudamérica será una región clave en la producción de alimentos en el futuro, uno de los retos será incrementar los alimentos y la calidad de la bioenergía y la producción manteniendo una sostenibilidad ambiental baja.

– Algunas medidas de adaptación incluyen la gestión de los cultivos, riesgos y el agua junto con la mejora genética (confianza alta).

– Las energías renovables en base a la biomasa tienen un impacto potencial sobre el cambio de uso del suelo y la deforestación y ambos podrían verse afectados por el cambio climático (confianza media).

– La caña de azúcar y la soja son propensos a responder positivamente a las emisiones de CO2 y  a los cambios de temperatura, incluso con una disminución en la disponibilidad de agua , con un aumento de la productividad y la producción (confianza alta).

– La expansión de la caña de azúcar, de la soja y del aceite de palma puede tener algún efecto sobre el uso de la tierra dando lugar a la deforestación en algunas partes de la Amazonia y de Centroamérica, entre otras regiones , y la pérdida de empleo en algunos países (medio confianza).

ENERGÍAS BIOCOMBUSTIBLES UE 2

– Los avances en bioetanol de segunda generación a partir de caña de azúcar y otras materias primas serán importantes como medida de mitigación.

– Los cambios en el clima y en los patrones climáticos están afectando negativamente a la salud humana en Centroamérica y Sudamérica, ya sea por aumento de la morbilidad , mortalidad y discapacidad ( confianza alta) , como a través de la aparición de enfermedades en las zonas anteriormente no endémicas (confianza alta).

– Con una confianza muy alta de parte de los científicos, los cambios climáticosson asociados con enfermedades respiratorias y cardiovasculares  y con enfermedades transmitidas por vectores y a través del agua (malaria, dengue, fiebre amarilla, leishmaniasis, el cólera y otras enfermedades diarreicas), hantavirus y rotavirus, enfermedades renales crónicas y traumas psicológicos.

– La contaminación del aire se asocia con resultados relacionados con el embarazo y la diabetes , entre otros. Las vulnerabilidades varían con la geografía, la edad, el género, la raza, la etnia y el estatus socioeconómico y el aumento en las grandes ciudades (confianza muy alta).

– El cambio climático exacerbará los riesgos actuales y futuros para la salud , teniendo en cuenta las tasas de crecimiento de la población de la región y las vulnerabilidades existentes en materia de salud, agua, saneamiento y sistema de recogida de residuos, nutrición, contaminación y producción de alimentos en las regiones pobres (confianza media).

CC CARIBE ESCASEZ AGUA 3

– En muchos países de Centroamérica y Sudamérica, un primer paso hacia la adaptación a los futuros cambios climáticos es reducir la vulnerabilidad al presente climático.

– La planificación a largo plazo y las necesidades de recursos humanos y financieros relacionados pueden ser vistas como contradictorias con el actual déficit social en el bienestar de las poblaciones de Centroamérica y Sudamérica.

– Varios ejemplos demuestran las posibles sinergias entre el desarrollo, la adaptación y la planificación de la mitigación del cambio clmático, que pueden ayudar a las comunidades locales y a los gobiernos a asignar recursos de manera eficiente para el diseño de estrategias que reduzcan la vulnerabilidad.

– Sin embargo, la generalización de este tipo de acciones a escala continental requiere que tanto los ciudadanos como los gobiernos de Centroamérica y Sudamérica afronten el desafío de construir un nuevo modelo de gobierno, donde las necesidades de desarrollo, la reducción de la vulnerabilidad y las estrategias de adaptación al estrés climático estén  verdaderamente entrelazados.

Texto original completo del documento en inglés del IPCC aquí

CC ALIMENTOS CULTIVOS

El IPCC alertó sobre el previsible descenso de la producción de alimentos en Sudamérica a causa del cambio climático, y señaló otros riesgos como el aumento de las sequías y de las inundaciones.

Así lo concluye el informe presentado en Yokohama (Tokio) y elaborado por unos 500 expertos científicos y representantes políticos, donde se analizan los conocimientos actuales sobre el cambio climático y el impacto de este proceso sobre el hombre y la naturaleza en distintas regiones del mundo.

Se trata de “uno de los más amplios informes científicos de la historia” que incluye “sólidas evidencias de todas las disciplinas”, según dijo al presentar el documento en rueda de prensa el secretario de la Organización Mundial de Meteorología (OMM), Michel Jarraud.

El experto afirmó que “ya no hay ninguna duda de que el clima está cambiando”, y añadió que “el 95 por ciento de este cambio se debe a la actividad humana”.

El documento presentado por el IPCC analiza los efectos del cambio climático en la actualidad, a medio plazo -entre 2030 y 2040- y largo plazo (2080-2100), y para ello tiene en cuenta un aumento del calentamiento global de entre 2 y 4 grados centígrados, basado en proyecciones actuales.

En el caso de Sudamérica, el cambio climático provocará “un descenso de la producción y de la calidad de los alimentos”, según el informe.

La producción de maíz, trigo y arroz “ya ha sufrido significativos descensos en distintas regiones del mundo en los últimos años”, afirmó en este sentido el vicepresidente del grupo de trabajo de la ONU, Chris Field, quien advirtió de caídas del entre el 5 y el 10 % para 2030 y de hasta el 25 % hacia 2050.

CC CULTIVOS ALIMENTOS TRIGO FOTO SIMON FREEMAN AAP GRAIN CORP

Por ello, el panel de expertos propone a los líderes políticos que apoyen el desarrollo de nuevos tipos de cultivo más adaptados al cambio climático y que respalden “sistemas y prácticas de conocimiento indígena tradicional”, entre otras medidas para reforzar la seguridad alimentaria y la salud pública.

En Centroamérica, el cambio climático reducirá la disponibilidad de agua en zonas semi-áridas y dependientes del deshielo, mientras que en otras regiones urbanas y rurales las precipitaciones extremas causarán inundaciones y desprendimientos de tierra, según el informe.

En el caso de Norteamérica, el calentamiento global elevará la probabilidad de que haya olas de calor, períodos de sequía e incendios forestales en distintas zonas del subcontinente, lo que tendrá consecuencias como “el aumento de la mortalidad humana” sobre todo a causa de las temperaturas extremas.

Por otra parte, se prevé un aumento de las inundaciones en áreas costeras y urbanas, lo que dará lugar a “daños materiales y naturales y consecuencias sobre la cadena alimentaria y la salud pública”.

Asimismo, existe una “alta probabilidad” de que la calidad del agua potable empeore debido al aumento del nivel del mar, a las precipitaciones extremas y a los ciclones, según el informe.

Texto original aquí

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer