América Latina

Más alimentos, pero menos bosques

AMÉRICA LATINA ARGENTINA DEFORESTACIÓN BOSQUES ESTUDIO

El comercio internacional de productos agrícolas y de madera, desde un grupo de países -entre ellos Argentina- hacia los más desarrollados, es un factor cada vez más importante de la deforestación tropical . Más de un tercio de esa deforestación reciente puede estar vinculada con la producción de carne vacuna, soja, aceite de palma y madera, según un informe encargado por el Centro para el Desarrollo Global (CGD), un think tank de Estados Unidos.

La Unión Europea y China son los mayores importadores de las emisiones de dióxido de carbono vinculadas con la deforestación por la producción de carne vacuna, soja, aceite de palma y madera entre 2000 y 2009. Los investigadores se centraron en siete países (Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, Indonesia, Malasia y Papua Nueva Guinea), los principales exportadores de productos que contribuyen a la deforestación.

“La tendencia es clara, las causas de la deforestación se han globalizado y comercializado”, dice el profesor asistente Martin Persson, de la Chalmers University of Technology.

El profesor Persson y sus colegas en Linköping, Suecia, y en Viena, Austria, han investigado en qué medida el comercio internacional de productos agrícolas y silvícolas impulsa la deforestación en los siete países estudiados: Argentina , Bolivia, Brasil, Paraguay, Indonesia, Malasia y Papúa Nueva Guinea.

“Originada principalmente en pequeños agricultores y en la producción para mercados locales, una parte creciente de la deforestación de hoy está impulsada por la producción agrícola a gran escala para los mercados internacionales. Más de un tercio de la deforestación mundial puede estar vinculada con aumento de la producción de carne de vacuna, soja, aceite de palma y productos de madera”, según Persson.

“Si se excluye la producción de carne de Brasil, que está destinada principalmente a los mercados nacionales, más de la mitad de la deforestación en nuestros países de caso es impulsado por la demanda internacional”, sostuvo.

AMÉRICA LATINA BRASIL GASES INVERNADERO AMAZONIA 2

El grupo de investigación también analizó la magnitud de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) asociadas en estos flujos comerciales. En el total de 1,7 mil millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono puede estar vinculada con la producción de los productos analizados, con una tercera parte asociada con las exportaciones de productos básicos.

Los mayores receptores de estas emisiones de carbono incorporadas son China y la Unión Europea (UE). Al dilucidar los vínculos entre el consumo y el medio ambiente, el objetivo es identificar las medidas más eficaces para hacer frente a la pérdida de bosque tropical identificando los principales commodities y países.

“Hay otra tendencia clave: cada vez más empresas se comprometen a cortar las cadenas de suministro originadas en la deforestación. Empujadas por organizaciones ambientalistas y por los riesgos de ser asociadas con la destrucción del medio ambiente, empresas como Unilever y McDonald’s están presionando a sus proveedores para detener la expansión de la producción en los bosques”, explica Persson.

Ya no es suficiente con concentrarse en los países donde ocurre la deforestación o en las posibles medidas políticas a adoptar en esos sitios,  añade el investigador.

“Hoy en día los consumidores públicos y privados, fueren personas físicas o jurídicas, tienen la posibilidad de contribuir a la protección de los bosques tropicales mediante la celebración de proveedores responsables de los impactos ambientales de su producción”, concluyó Persson.

Texto original aquí

Tags: , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer