Cambio Climático

Matthew y el cambio climático, todo un debate

(Por Chris Mooney).- En 2004, cuatro grandes huracanes golpearon Florida. Charley, Frances, Ivan y Jeanne causaron miles de millones de dólares en daños, y también, como he escrito en mi libro de 2007 acerca de los huracanes y el cambio climático, Mundo de Tormentas (Storm World), “desencadenó el mayor debate climático de la década.”

Esas tormentas, seguidas por el huracán Katrina un año más tarde, provocaron un amplio debate sobre la relación entre los huracanes y el cambio climático. Y fue  difícil para los científicos resolverlo, en parte debido a la insuficiencia de los registros de huracanes antes del desarrollo de sistemas de satélite fiables, que permitieron un mejor seguimiento.

Sin embargo, mientras los científicos debatían, la política y la cultura popular no demoraron una respuesta. Los huracanes se convirtieron rápidamente en un símbolo de un mundo que se calienta.

Por supuesto, esto planteó un problema: el cuestionamiento de la vinculación de los huracanes con el cambio climático. No había duda de que el cambio climático podría influir en la formación de los huracanes, dado que se alimentan fundamentalmente del calor del océano, pero precisar cómo y cuándo era lo difícil de determinar.

Los huracanes -con algunas excepciones importantes, como el Sandy- han sido moderados para Estados Unidos desde 2004-05. Sin embargo, ahora que el Matthew ha devastado Haití y golpeado Cuba, camino hacia la Florida, la gente -incluyendo algunos científicos- vuelven a detenerse en esa conexión.

(…) Los investigadores ahora creen que el calentamiento global, y con ello el de los océanos, hará más intensos los huracanes (en promedio), a pesar de que no aumente su cantidad (de hecho, pueden ser menos). Estas tormentas también harán las lluvias más fuertes en el futuro, ya que la atmósfera retiene más vapor de agua en un planeta que se calienta.

 

(…) Es muy diferente hablar de una tormenta específica, como Matthew, de tendencias. Una influencia del clima en los huracanes sería detectada científicamente en el conjunto, no en un caso. Y hay que repetir hasta cansarse, ninguna tormenta específica puede tener como causa determinante el cambio climático.

Y, sin embargo, ante un caso como el de Matthew, hay razones para pensar que la forma en que se calienta el planeta es relevante. Como dice Kevin Trenberth, investigador del Centro Nacional de Investigación Atmosférica en Boulder, Colorado, parece haber una combinación de la tendencia al calentamiento global y de la variabilidad natural, como el ciclo de El Niño-La Niña, detrás lo que estamos viendo:

“El aumento global de la humedad es de un 5 a un 6% por el cambio climático, y durante un huracán eso se duplica debido a que la tormenta se intensifica y aumenta la convergencia de humedad. Sin embargo, en el Atlántico, en el año siguiente a El Niño, la temperatura superficial del mar tiende a ser mayor en las regiones subtropicales (ya que con El Niño los vientos son los cielos más claros y más soleados), y de hecho en los subtrópicos al este de Florida, Georgia y Carolina del Sur, estuvieron 2° C por encima de lo normal, y la humedad entre 10 y tal vez el 15% sobre el promedio. Ahí estaba el potencial para Matthew: un componente de variabilidad natural más el calentamiento global”.

 

Texto original completo aquí

 

Tags: , , ,

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer