Cambio Climático

Mejor esperanzar que resignarse al desastre

HISTORIAS C02 FINLANDIA CONTAMINACIÓN

“Martin Luther King no habría tenido el mismo impacto si en lugar de decir “tengo un sueño” hubiera dicho ‘tengo una pesadilla”, razonó Anthony Giddens, arquitecto del Nuevo Laborismo británico que lideró Tony Blair y autor de “La política del cambio climático”, al referirse a la forma de encarar el problema del calentamiento global. 

En un discurso enérgico, este 15 de octubre en la London School of Economics, el arquitecto del Nuevo Laborismo y sociólogo dijo que era posible lograr una revolución de energía limpia, del mismo modo en que los teléfonos móviles irrumpieron en la escena en África a principios de esta década.

Entonces, ¿por qué detenerlo? Corporaciones. Escépticos. La apatía pública. El actual paradigma socioeconómico. Los “free riders” del dióxido de carbono que querrían dar por tierra con cualquier ley sobre el clima en el Reino Unido.

Esa fue una lista tristemente larga pero luego Giddens, asesor de Tony Blair durante su mandato como primer ministro, se describió a sí mismo como un “optimista irracional” cuando se trata del cambio climático.

Parecía bastante satisfecho cuando un miembro de la audiencia lo interrumpió: “Sus dedos se cruzan con tanta fuerza que le dará artritis”, le dijo.

Esperanza vs miedo

Giddens tiene la intención de escribir la tercera edición de su libro de 2009, “La política del cambio climático”.

La primera edición nació en una época de gran esperanza, recordó. La película de Al Gore, Una verdad incómoda, ha hecho olas en todo el mundo y el ex vicepresidente estadounidense había ganado el Premio Nobel de la Paz conjuntamente con el panel de la ciencia del clima de la ONU, el IPCC.

Después de la COP de Copenhague cambió la situación, se lamentó. Las emisiones de gases de efecto invernadero han seguido aumentando y poniendo al mundo en camino de una catástrofe climática que es aún peor que el problema de la pobreza en el mundo, según Giddens, ya que será “irrevocable”.

En la nueva edición de su libro, Giddens explicará en detalle lo que hay que hacer y tiene cuatro ideas.

Idea # 1: “Tenemos que hacer todo lo posible para acercar el cambio climático al público y viceversa”.

Esto significa hacer cine, sumar a los empresarios, hacer cosas que reviertan la “gran brecha” entre la urgencia de la cuestión y el interés público. “Los años que vivimos en peligro”, la serie estadounidense que se emitió recientemente, es el ejemplo perfecto de cómo debe abordarse este desafío, dijo.

Idea # 2: “En lugar de depender de las Naciones Unidas, creo que vamos a tener que dar mucha importancia a las alianzas regionales”.

En esencia, dijo, a menos que Estados Unidos, India y China deciden que quieren enfrentarse a sus enormes emisiones, nada que el resto del mundo haga detendrá a la gran bestia de la naturaleza cuando alce su cabeza,  una posibilidad que describe como “espeluznante”.

Idea # 3: “Debemos acompañar el miedo con esperanza”.

Explicar las consecuencias de no actuar, con todos sus atroces detalles, no ha sido suficiente, dijo. Y la gente responde mejor a la esperanza. El informe de una Nueva Economía Climática, elaborado p0r Lord Stern (LSE), demostró que la acción climática no significa sacrificar la economía.

Idea # 4: “Necesitamos un nuevo modelo de desarrollo socio-económico”.

Eso sí, no como propone Naomi Klein, dijo. Aunque Giddens rechaza la tesis anti-capitalista que la autora expone en su último libro, “Esto lo cambia todo”, considera evidente que el sistema actual no funciona. “El cambio climático es una expresión negativa de la globalización”, dijo.

Por Sophie Yeo, para RTCC.ORG

Texto original completo aquí

Tags: , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer