Historias

Mi país se hunde, pero en el mar

 

CC ISLAS DEL PACÍFICO MAPA 

Hay gentes en el Pacífico que reciben cada Año Nuevo antes que nadie. Serán también los primeros en mudar sus minúsculos países… a otros países. Son protagonistas de un drama en cámara lenta. Los cuatro escenarios de cambio climático planteados en el último informe de los científicos del IPCC, en septiembre de 2013, confirman un irreversible aumento del nivel de los océanos hasta 2100.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, abrió el último Foro de las Islas del Pacífico alarmado por el impacto del cambio climático que está sumergiendo a esas naciones insulares. Pero lo hizo por videoconferencia, ocupado como estaba en decidir si EE.UU. interviene militarmente en Siria.

Mientras tanto, a las víctimas de esa guerra, se suman a diario otras menos visibles: los refugiados climáticos. El calentamiento global sube los océanos y, como las guerras, borra estados enteros.

(Por Ben Bohane, para The Diplomat, 2009).- El jefe Bernard Tunim enfrenta al problema de frente: “Nosotros no creamos el calentamiento global, sino que somos sus primeras víctimas. El mundo industrializado debe tomar medidas decisivas en la cumbre de Copenhague antes de que sea demasiado tarde para todos”.

De pie, con el agua hasta las rodillas en la isla Piul, Bernard apunta a un tronco de coco en descomposición caído a 200 metros de la costa de la playa donde nos encontramos.

“Eso solía ser nuestra costa hace apenas 10 ó 15 años”, dice. “Mira cómo el mar nos está destruyendo. Sólo somos una pequeña isla, las mareas ya han inundado nuestros jardines y pronto vamos a tener que dejarlos. El futuro de mi isla es ahora sólo para los peces, no para la gente”.

CC ISLAS PACÍFICO LÍDER BERNARD TUNIM

Piul es uno de los cinco atolones que conforman el grupo de islas Carteret, en Papúa Nueva Guinea, donde unos 3.000 isleños residentes están siendo reconocidos como los primeros refugiados del mundo sobre el cambio climático.

Se están haciendo preparativos para reubicarlos cerca de Bougainville, una gran isla montañosa, durante el próximo año o dos. Para ellos, hablar de cambio climático y la elevación de los mares no es un concepto abstracto, sino que es una realidad dura.

El jefe Bernard no tiene tiempo para debates sobre si el problema es el hombre o no: el efecto es el mismo para él y para su pueblo, que van a perder su tierra.

Al igual que muchos isleños, se preocupa de que los debates entre los científicos y los escépticos del clima, junto con la inacción de los gobiernos, est´pen retrasando la adopción de medidas concretas.

Dos o tres veces al año, grandes mareas pasan sobre las islas destruyendo jardines por su fuerza y su salinidad. Raíces y tubérculos como el taro y la batata, alguna vez dieta básica de los locales, ya no pueden ser cultivados y los isleños de Carteret ahora viven de las frutas, el pescado y la ayuda alimentaria, principalmente arroz, enviado por el gobierno regional. Puede ser una experiencia aterradora estar en estos atolones de baja altitud durante una tormenta, cuando el viento y los mares azotan a sus pueblos vulnerables.

“Mi marido y yo hemos tenido que reconstruir nuestra cabaña en dos ocasiones en los últimos años debido a las inundaciones”, dice una mujer en la isla Han. “Me desperté en la mañana una vez con agua corriendo y mis ollas y sartenes flotando en el mar”.

Los jóvenes están listos para dejar los atolones , una vez suficiente que se haya reservado suficiente tierra y vivienda en Bougainville. Ellos dicen que no tienen ningún futuro aquí.

Sin embargo, muchas personas mayores dicen que es demasiado tarde para dejar sus casas. Son demasiado mayores para empezar y cultivar nuevas huertas. Ellos prefieren “ir con el barco”, dicen con risa nerviosa.

CC ISLAS DEL PACÍFICO PIUL CARTERET

La vida kastom (tradicional) de muchas islas del Pacífico gira en torno del siempre presente mundo de los espíritus. Los espíritus ancestrales son reconocidos y adorados. Parte del trauma de los isleños al salir de sus casas es la sensación de que van a abandonar a sus antecesores, incluyendo los que están enterrados en los cementerios.

Lo más difícil será perder nuestros lugares sagrados, nuestros lugares tambu”, dice el director Paul Mika, de la isla Han. “Podemos hablar con nuestros padres, y podemos hablar con los dioses para calmar el clima o traer la lluvia cuando lo necesitamos. Intentamos usar la magia para detener el aumento de los mares, pero parece no haber funcionado. Los viejos dioses no pueden oírnos. Algunos culpan a los ancianos hechiceros de otras islas, o a que las canoas están viajando demasiado, o a que los jóvenes se están portando mal. Algunos dicen que los antiguos dioses están enojados porque somos cristianos ahora, y que nos están castigando inundando las islas”.

Mientras la Iglesia Católica ha dado parte de sus tierras para el reasentamiento en la parte continental de Bougainville, el Gobierno autonómico está teniendo problemas para expropiar grandes extensiones de tierra para los refugiados de Carteret.

La presión sobre la tierra es intensa en toda la región por el crecimiento de la población y la mayoría de la buena tierra agrícola ya está ocupada. El gobierno de Bougainville se enfrenta ahora a lo que muchos otros gobiernos pronto se enfrentarán: cómo reubicar a comunidades enteras para que puedan ser autosuficientes y vivir en armonía con otras, especialmente los propietarios de tierras kastom.

CC ISLAS PACÍFICO 2

Al jefe Paul se lo ve abatido y su rostro refleja una sensación de pérdida inminente.

“Echaremos de menos a nuestra vida en la isla, es una vida muy tranquila. El aislamiento ha tenido su propia seguridad. Aquí no hay impuestos, ni policía, ni gobierno, ni hipotecas. Nos sentimos seguros, nos sentimos libres aquí. Ahora sabemos que nuestras islas pronto serán barridas por el mar y mi gente está asustada”.

Sin embargo, es igualmente importante reconocer la capacidad de recuperación tradicional y la movilidad de estas comunidades de la isla . A lo largo de la Historia, los isleños se han mudado ante diversas presiones, guerras tribales, escasez de agua dulce y áreas de pesca, atraídos por misiones cristianas y por la vida urbana.

El cambio climático es para los isleños sólo el último desafío de obtener lo mejor de una mala situación y adaptarse, como siempre lo han hecho .
Aunque los líderes de la isla siguen molestos por el desprecio que los países industrializados parecen tener hacia los estados insulares vulnerables, no quieren ser vistos como víctimas o refugiados todavía.

Muchos esperan para tomar ventaja de la situación y de los fondos de miles de millones de dólares que se forman desde las Naciones Unidas , el Commonwealth británico y la Unión Europea. Los fondos disponibles para la mitigación del cambio climático pueden ser aprovechados para alcanzar las necesidades básicas de desarrollo e infraestructura.

Como ha dicho Rolf Payet, del IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU), “las soluciones para el cambio climático son también las soluciones a la pobreza mundial .

De hecho, el Pacífico se están dando cuenta de que pueden tener una clara ventaja en el reordenamiento de la economía mundial, alejándose de la dependencia de los combustibles fósiles. Las naciones en desarrollo en las zonas ecuatoriales han comenzado un movimiento concertado hacia las energías renovables.

Texto original completo en inglés aquí

Maria Tiimon, de Islas de Kiribati

Kiribati, al noreste de Australia, cada año es el primer país del planeta en celebrar el Año Nuevo. Es también el primero en que sus habitantes obtuvieron el estatus de refugiados climáticos de la ONU: la nación -compuesta por 33 atolones y una isla volcánica- está siendo literalmente tragada por el agua, ante el incremento del nivel del mar, producto del cambio climático.

Por ello, en una inédita medida, el gobierno negocia la compra de unos 20 kilómetros cuadrados de su vecina Fiji para albergar a su población, ante la temida desaparición de su territorio.

El ejecutivo busca alojar a los poco más de 100.000 kiribatianos en la isla Viti Levu, la más grande del archipiélago de Fiji, en caso de que los fatídicos pronósticos de los expertos climáticos se cumplan.

“Todavía es pronto para saber si las negociaciones conducirán a un acuerdo sobre la adquisición de ese terreno, cuyo valor estimado es de unos 10 millones de dólares”, dijo Filimoni Kau, secretario de Tierras y Recursos Minerales de la nación insular.

Pero el tema es prioridad nacional. “Nuestra gente tendrá que ser reasentada cuando las mareas hayan alcanzado nuestros hogares y poblaciones”, anunció en un discurso la semana pasada el Presidente de Kiribati, Anote Tong, una alocución dirigida a todo el país y emitida a través de la radio y la televisión pública.

Los efectos del cambio climático ya se perciben en la isla. Varias decenas de personas que vivían en aldeas construidas en islotes de Kiribati ya emigraron para prevenir el potencial hundimiento de sus asentamientos, quienes hoy viven con estatus de refugiados climáticos.

En caso de que el acuerdo bilateral con Fiji fructifique, el gobierno de Kiribati planea hacer un traslado paulatino de su población. “Necesitaremos encontrar empleos, no como refugiados, sino como inmigrantes con habilidades que ofrecer, gente que tiene un lugar en la comunidad, personas que no sean vistas como ciudadanos de segunda clase”, declaró Tong en su discurso.

Texto completo aquí


República de Kiribati, un país a punto de desaparecer.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, abrió a comienzos de este septiembre de 2013 el Foro de las Islas del Pacífico, en las Islas Marshall, diciéndole a los asistentes que la evidencia científica sobre el cambio climático es “irrefutable” y “alarmante”. Pero lo hizo en un mensaje grabado en video, ocupado con la decisión de intervenir militarmente en Siria.

Al igual que toda la región de las islas del Pacífico, las Islas Marshall son una muestra viviente de los impactos devastadores del cambio climático. En 2004, el entonces presidente de las islas, Kessai Nota, advirtió que su habitantes podrían convertirse en los primeros refugiados climáticos del planeta.

Casi diez años más tarde, su país sigue luchando contra una grave sequía, al punto que debió recibir plantas de desalinización para asegurarse el suministro de agua potable.

Mientras tanto, la capital, Marjuro, quedó a menos de dos metros sobre el nivel del mar y se inundó recientemente por olas que superaron el atolón de coral de baja altitud, provocando el cierre temporario del aeropuerto.

Por lo tanto, es lógico que las Islas Marshall sean la sede del 44° Foro de las Islas del Pacífico, cuyo tema es el cambio climático. El foro es el evento más grande que organizan las Islas Marshall, un grupo de 34 atolones con una población de unas 60.000 personas que ha sido su sede tradicional.

CC ISLAS DEL PACÍFICO JOHN KERRY
El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, debatiendo sobre una intervención en Siria.

El secretario de Relaciones Exteriores, Doreen de Brum, confirmó al Island Business que los líderes de 13 de los 16 países miembros de las Islas del Pacífico estarían presentes, junto con delegados de la Unión Europea, China, Japón, Estados Unidos y un enviado sobre cambio climático de las Naciones Unidas.

El experto en cambio climático Doug Ramsay dijo que las Islas Marshall se enfrentan a un panorama similar al de Kiribati y Tuvalu: en el peor de los casos, una reubicación masiva y el abandono de las islas según la suba del nivel del mar amenaza los medios de vida de sus pueblos.

El presidente de las Islas Marshall y secretario general del Forum, Christopher Loeak, dijo que el cambio climático es la mayor amenaza que enfrenta su país y muchos otros, y confió en que la Declaración de Majuro sea una “plataforma dinámica” para el cambio de actitudes y políticas de la región.

El proyecto de declaración que se debate esta semana “reconoce la insuficiencia completa de los esfuerzos actuales para reducir gases de efecto invernadero (GHG, en inglés) y la responsabilidad de todos a actuar con urgencia para eliminación paulatina contaminación por los GHG.

CC ISLAS PACÍFICO KIVALINA

También “pide al resto que se comprometan a convertirse en Líderes del Clima siguiendo una lista de compromisos específicos, metas y acciones que contribuyan más los esfuerzos hechos hasta ahora por la urgente reducción gradual de la contaminación de gases de efecto invernadero”.

“Esperar un nuevo acuerdo mundial en 2015 no va a ser suficiente”, dijo Loeak la prensa. “Intensificar la lucha contra el cambio climático ahora, y mucho antes de 2020, es fundamental. Con una reunión de líderes mundiales sobre cambio climático programada para septiembre de 2014 (en Lima, ndr), ahora es el momento de construir la nueva ola de liderazgo”.

Loeak leyó una enérgica carta al secretario Kerry delante del foro. “Si Estados Unidos es serio acerca de arremangarse y renovar su liderazgo mundial en materia de cambio climático, que gire hacia el Pacífico y se una a nosotros en Majuro”, expresó.

Después de haber planeado llegar al Foro en el último día de las negociaciones, Kerry está ahora ocupado en resolver un posible ataque militar en Siria, y en su lugar envió a un funcionario de menor rango.

En su videomensaje, Kerry mensaje destacó que es vital para ayudar a los países vulnerables a prepararse para los impactos del calentamiento global. Kerry describió como “muy prometedores” los esfuerzos de la ONU para desarrollar un marco de adaptación al cambio climático y dijo que el nuevo plan de acción sobre el clima del presidente Barack Obama impulsaría “una acción más agresiva que nunca”.

CC ISLAS DEL PACÍFICO MAPA 2

Una delegación australiana de alto rango también falta en la conferencia, debido a las elecciones generales en el país (que ganaron ampliamente el 8 de septiembre de 2013 los conservadores, ndr). Esto hizo de Nueva Zelanda el miembro del foro con mayor peso, con el primer ministro John Key encabezando una delegación de 45 miembros.
Key, también conservador, lidera un gobierno que abrió áreas marítimas y terrestre a la explotación de petróleo y gas y es generalmente visto como muy poco comprometido frente al cambio climático.

Hace dos semanas, el Gobierno neocelandés anunció un objetivo de reducción de las emisiones para 2020 de 5 % por debajo de los niveles de 1990, magro en comparación con el compromiso de 20% por debajo de los niveles de 1990 comprometido por la UE.

Key se defiende diciendo que el compromiso de Nueva Zelanda sigue siendo más grande que el de Estados Unidos o el de Australia.

Texto original aquí


 Países insulares en peligro por aumento del nivel del mar (Telesur TV)

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), principal órgano internacional para la evaluación del cambio climático, fue establecido en 1988 por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El IPCC brinda una perspectiva científica sobre el actual estado del conocimiento en materia de cambio climático y sus potenciales impactos ambientales y socioeconómicos por medio de exámenes y evaluaciones de la información más reciente producida a nivel mundial.

Su último informe—el Cuarto Informe de Evaluación del IPCC,[2] tal como fue resumido por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA)—revela algunas de las siguientes repercusiones previstas que el cambio climático tendrá para los PTIP:

Agricultura: El calentamiento de los océanos, los frecuentes ciclones tropicales, las inundaciones repentinas y las sequías podrían tener un impacto dramático sobre los sistemas de producción alimentaria en las Islas del Pacífico, los cuales son vitales porque la mayoría de las personas en áreas rurales aún vive y depende de la agricultura de subsistencia y de los cultivos comerciales. Los estudios científicos aseveran que, sin adaptación, una isla alta como Fiji podría sufrir daños calculados entre US$ 23 millones y US$ 52 millones anuales para 2050.

Sistemas costeros: Se esperan mayores tasas de erosión y pérdida de tierra costera como consecuencia del incremento previsto del nivel del mar. Por ejemplo, en el caso del Atolón de Majuro se calcula que, por un metro de aumento en el nivel del mar, hasta un 80 por ciento y un 12.5 por ciento de la tierra total en las Islas Marshall y Kiribati, respectivamente, serían vulnerables. Los Estados insulares y atolones bajos probablemente serán afectados por inundaciones oceánicas, otras inundaciones y salinización como resultado directo del aumento en el nivel del mar. Los impactos estimados del aumento en el nivel del mar sobre las comunidades costeras de las Islas del Pacífico se han cuantificado en 77,018 km de playas afectadas.

Agua: Los recursos hídricos son sumamente vulnerables a cambios y variaciones en el clima debido a su limitado tamaño, disponibilidad, geología y topografía, especialmente en la lluvia. Con un aumento de 2-4 C° en la temperatura, las pérdidas económicas proyectadas ascienden a mil millones de dólares estadounidenses en daños a los recursos hídricos. Las tensiones relacionadas con el agua debido al cambio climático tendrán impactos terribles sobre las personas pobres de áreas rurales cuyos medios de sustento dependen de los recursos hídricos.

Texto original del documento en inglés aquí

CC ISLAS PACÍFICO FORUM LÍDERES 2013

El XLIV Foro de Líderes de las Islas del Pacífico concluyó este jueves en la isla Keneko, Islas Marshall, con la adopción de la Declaración de Majuro sobre el Cambio Climático.

La decisión marca un paso importante dentro de los esfuerzos para acelerar la respuesta global contra la crisis climática, que constituye el mayor desafío para la seguridad, la vida y el bienestar de los pueblos del Pacífico y otros países vulnerables del mundo.

La declaración busca destacar el firme compromiso político de los líderes para convertirse en “Líderes Climáticos”, y constituye un esfuerzo para impulsar una nueva ola de liderazgo climático que acelere la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo.

Los líderes del Pacífico reconocieron la necesidad de reforzar los sistemas nacionales para planificar, acceder, repartir, consumir y supervisar la financiación del cambio climático.

Asimismo llamaron a los donantes y socios de desarrollo a informar sobre su financiamiento relacionado con el cambio climático y cómo diferencian o integran dicho financiamiento con sus distribuciones de Ayuda Oficial para el Desarrollo, destacando los esfuerzos existentes al respecto en Nueva Zelanda y Austria.

Los líderes exhortaron además a los donantes a continuar simplificando y armonizando sus procesos de evaluación, implementación e información para los fondos y la asistencia dirigidos a reducir la complejidad de los acuerdos actuales.

También reiteraron la preferencia de los países miembros para usar los sistemas y modalidades nacionales para canalizar la financiación del cambio climático, guiados por la políticas y planes de cada país para la adopción, mitigación y reducción de riesgos, según la declaración.

Texto completo aquí

CC ISLAS DEL PACÍFICO SALOMON IPS

AUKI, Islas Salomón (IPS).- La laguna de Langa Langa, cerca de la costa occidental de Malaita, una de las Islas Salomón, ha sido el hogar de miles de personas durante siglos.

Por generaciones, los isleños apelaron a su tenacidad para subsistir en pequeños atolones artificiales construidos en el medio de la laguna, desprovistos de agua potable y de tierras para cultivar. Pero el cambio climático se volvió ahora su mayor amenaza.

“El mar es hostil y las mareas se hacen más altas. A veces el agua cubre toda la isla durante la temporada de lluvias”, dijo el salomense Alphonsus Waleronoa, sentado en un banco bajo el alero de su casa en el islote artificial de Raolo, de apenas 100 metros cuadrados.

Una de las columnas de su vivienda se sostiene sobre las rocas de la isla, y la otra se hunde en las aguas de la laguna.

En Raolo hay media docena de viviendas para cinco familias, con un total de 26 personas. El islote fue construido sobre una base de corales, piedras y arena por el padre de Waleronoa, luego de que un ciclón destruyera su casa anterior, en otra isla artificial llamada Rarata, en 1945.

Nuevos ciclones a fines de los años 60 obligaron a la pequeña comunidad a abandonar temporalmente la provincia de Malaita, pero regresó hace 10 años huyendo de la guerra civil, entre 1998 y 2003, conocida en este país del Pacífico como “Las Tensiones”.

Islas Salomón es un archipiélago de más de 900 islas al este de Papúa Nueva Guinea. La mayoría de sus más de 500.000 habitantes residen en la costa, que se extiende por 4.023 kilómetros.

Los desastres naturales son un alto riesgo, especialmente durante la temporada de lluvias, de noviembre a abril, cuando los ciclones, tsunamis y pequeños tornados pueden causar inundaciones y gran destrucción.

CC ISLAS DEL PACÍFICO SALOMON

En la actualidad, el cambio climático, el mayor desafío para los llamados pequeños estados insulares en desarrollo (SIDS, por sus siglas en inglés) y para los países menos adelantados (PMA), agrava los problemas que ya afrontan las vulnerables comunidades costeras.

El nivel del mar en Islas Salomón creció a un ritmo de ocho milímetros al año desde 1993, por encima del promedio mundial de entre 2,8 y 3,6 milímetros, según el Programa Científico sobre Cambio Climático del Pacífico.

La predicción es que, para 2030, el nivel del mar podría aumentar un máximo de 15 centímetros, la velocidad promedio de los ciclones se incrementaría 11 por ciento y las precipitaciones asociadas a estos fenómenos crecerían en intensidad 20 por ciento.

Caspar Supa, coordinador en Islas Salomón del Programa de Adaptación del Pacífico al Cambio Climático, dijo a IPS que los lugares más vulnerables son las islas y los atolones artificiales, donde “hay poca seguridad alimentaria, falta de desarrollo, pocos recursos y limitada educación” sobre el fenómeno del recalentamiento planetario.

Aproximadamente 12.000 personas viven en los islotes artificiales creados en las lagunas de Langa Langa, sobre la costa oeste de Malaita, y de Lau, en el noreste.

En Langa Langa, de 21 kilómetros de largo y uno de ancho, se cuentan 13 islas artificiales.
Muchas personas, incluyendo a Waleronoa, no saben exactamente por qué sus ancestros crearon esos ambientes únicos, donde las comunidades se dedican fundamentalmente a la pesca, a la construcción de embarcaciones y a la fabricación de unas monedas tradicionales hechas con conchas de mar que usan en sus intercambios comerciales.
Los ancestros de Thomas Dakero abandonaron hace 500 años la región de Kwaio Occidental para trasladarse a la mitad natural y mitad artificial isla de Busu, hoy hogar de unas 300 personas.

Dakero es testigo de cómo se producen altas mareas casi cada mes, y las olas inundan la mayor parte de la isla. Hay un manglar que ofrece cierta protección contra el mar, pero que también está bajo amenaza.

“Le digo a la gente que no tale los manglares, pero lo cierto es que necesitamos leña para cocinar”, dijo Dakero. “En el pasado usábamos la madera muerta y seca, pero, debido al aumento poblacional, necesitamos cortar los árboles”.

CC ISLAS PACÍFICO 4

La vida diaria tiene muchos otros desafíos. No hay ninguna fuente de agua potable en las pequeñas islas artificiales de Raolo y Busu, y el terreno no es adecuado para la agricultura.

Los habitantes de Busu recolectan agua de lluvia en tanques, pero durante la temporada seca tienen que hacer un viaje en bote a tierra firme varias veces por semana para adquirir agua en contenedores de plástico.

“Queremos quedarnos en nuestra isla”, dijo Waleronoa a IPS. “Hemos sido pescadores por generaciones. Vendemos pescado en los mercados, y ese es el único ingreso que tenemos, así que nos es muy difícil mudarnos”.

La pesca es una importante fuente de subsistencia y dinero para muchos salomenses. Pero, el año pasado, un informe oficial alertó que se estaban empleando métodos destructivos para esta actividad, lo que constituía un gran problema en especial para Langa Langa.

Dakero señaló que varios pescadores locales estaban usando dinamita. Para intentar recuperar la laguna, él plantó corales en las aguas que rodean Busu, creando así una zona en que los peces pudieran alimentarse.

El futuro de los habitantes de estas islas artificiales es incierto. “Estamos tratando de elevar el nivel de la isla y cultivar manglares de un lado”, dijo Waleronoa, de Raolo.
Dakero también está considerando aumentar el nivel de Busu, pero señaló que eso era muy costoso, porque se necesitan grandes cantidades de piedra.

El Gobierno Provincial de Malaita ya planea la posible reubicación de las comunidades de los atolones de Ontong Java y Sikaina, donde se deteriora la seguridad hídrica y alimentaria.

“La primera etapa es que consultemos a las comunidades afectadas sobre una posible reubicación”, dijo a IPS la subsecretaria provincial de Malaita, Augustine Faliomea.

“Podrán elegir a dónde reubicarse en la isla de Malaita. Luego podremos negociar con los actuales propietarios de esos terrenos para comprarlos y reubicarlos”, añadió.

CC EXTREMOS YAKARTA INUNDACIONES

El Consejo Nacional sobre el Cambio Climático de Indonesia (DNPI) predijo que la mitad de la capital Yakarta estará bajo el agua para el año 2030 debido al calentamiento global.

El presidente ejecutivo del DNPI, Rachmat Witoelar, sostuvo que el calentamiento global podría causar que los niveles del mar aumenten significativamente.

“Si permitimos que esta situación continúe, entonces para 2030 la mitad de Yakarta, específicamente áreas como Ancol, estarán bajo el agua”, dijo Witoelar en la ciudad capital, citado por la agencia de noticias Antara.

Rachmat dijo que hay que tomar algunas medidas para contener y anticipar los impactos del cambio climático y que grandes ciudades como Yakarta contribuyeron significativamente al daño ambiental, causado por la basura, la contaminación atmosférica de los vehículos, las actividades de tala de árboles y la disminución de los espacios verdes abiertos, debido a la conversión de tierras.

“El ministro de Salud, Nafsiah Mboi, también ha pedido a la gente a ser más conscientes de los problemas ambientales y el cambio climático, ya que todas estas cuestiones tendrán un impacto negativo en la salud de las personas”, dijo Rachmat.

La sociedad debe aumentar la conciencia sobre la necesidad de protegerse de los efectos del calentamiento global, manteniendo el entorno natural, la limpieza y reducir la contaminación del aire.

Texto original aquí

El nivel del mar constituye una frontera importantísima en nuestro planeta, que afecta no solo a la geología sino también a la biologíaLa sociedad humana deberá adaptarse a los cambios en esta frontera que se eleva entre 2 y 3 milímetros cada año.

El geofísico Clinton P. Conrad, de la Universidad de Hawái en Manoa, Estados Unidos, ha realizado una investigación en la que corrobora la importancia de este cambio pero también de la amplitud de la gama de factores que intervienen en la variabilidad del nivel del mar.

Aunque factores como el calentamiento del agua de mar, y el derretimiento de grandes masas de hielo contribuyen sustancialmente a la elevación del nivel del mar, la deformación de la parte sólida de la Tierra también ejerce una influencia importante, y a menudo dominante, en el nivel del mar.

Texto completo de NCYT Amazings aquí

LA CONFIRMACIÓN DEL ESCENARIO PRÓXIMO EN EL INFORME DEL IPCC DE SEPTIEMBRE DE 2013

CC IPCC 2013 GRÁFICO OCÉANOS SUBA DE NIVEL

Al aumentar significativamente las tasas y cantidades de aumento del nivel del mar proyectados hasta el año 2100, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC)  hizo sonar las alarmas para las ciudades costeras de todo el mundo, muchas de los cuales ya están siendo obligados a adaptarse a un aumento de las inundaciones.

La devastación causada por el huracán Sandy en Nueva York en 2012 llevó a Estados Unidos la combinación letal de un aumento del nivel del mar a largo plazo con los fenómenos meteorológicos extremos. Las proyecciones del IPCC muestran que los planificadores urbanos tienen un gran desafío.

Por ejemplo, un estudio reciente sobre las inundaciones en las mayores ciudades costeras del mundo encontró que Hong Kong cuenta con 60,7 mil millones dólares puestos en o por debajo del nivel de inundación de 100 años. Ese estudio determinó que si no se toman medidas para aumentar las defensas contra inundaciones de Hong Kong, las inundaciones costeras podría poner $ 140.000 millones de dólares de infraestructura en riesgo si los niveles del mar aumenten sólo 15.8 pulgadas.

El aumento del nivel del mar es uno de los efectos más visibles del cambio climático: el informe del IPCC  estableció que los niveles del mar están aumentando más rápidamente que en las décadas anteriores. Durante el período 1901-2010, el promedio global de aumento del nivel del mar fue de 0,07 pulgadas por año, que se aceleró a 0.13 pulgadas por año entre 1993 y 2010.

Zemanta Related Posts Thumbnail

Los cuatro escenarios del IPCC  sobre la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera hasta 2100 muestran mayores tasas de aumento del nivel del mar en comparación con la observada durante 1971-2010.

En las nuevas proyecciones, el aumento del nivel medio del mar global para 2081-2100 estará probablemente en el rango de 10,2 a 32 pulgadas, dependiendo de las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, según el informe, otros estudios han encontrado que las cantidades locales de aumento del nivel del mar podrían ser mucho mayor en algunas zonas costeras.

El escenario de las mayores cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera muestra un rango medio del mar aumento del nivel de 21 y 38,2 pulgadas, lo que sería devastador para muchas ciudades costeras densamente pobladas en o cerca del nivel del mar actual.

Las proyecciones de aumento del nivel del mar en el resumen del informe para responsables de políticas fueron más altos de los que figuran en el proyecto de documento antes de ser sometido a revisión por los gobiernos. También fueron muy superiores a las previsiones contenidas en el informe de 2007, que prevé un aumento del nivel del mar medio mundial de 7,1 a 23,2 pulgadas para 2100, pero no incluyen la influencia del rápido derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia , así como partes de la Antártida, porque no hay suficiente información era conocido en ese momento.

Debido a la larga permanencia en la atmósfera de CO2 , de entre 15 y 40 por ciento del CO2  por más de 1.000 años, así como por el retraso en la respuesta del océano ante el calentamiento, el informe del IPCC sostuvo que los niveles del mar probablemente aumenten unos siglos más allá de 2100 y que las temperaturas medias mundiales del aire se mantengan en niveles elevados también.

Esta noción de la “irreversibilidad” del calentamiento global en escalas de tiempo humanas pone de relieve la necesidad de empezar a hacer reducciones de emisiones en el corto plazo, los científicos y los responsables políticos, dijo el panel de científicos de más de un centenar de países.

Texto original aquí

Tags: , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer