Extremos

No es El Niño, ni es La Niña… es La Nada

EXTREMOS LA NADA

La fase neutral en el Océano Pacífico de los fenómenos extremos El Niño y La Niña, conocida también como La Nada, se ha mantenido persistentemente durante 16 meses, desde la primavera de 2012 (arriba, imagen captada por el satélite Jason-2, en agosto de 2013).

Ahora, los modelos climáticos sugieren que este patrón continuará al menos hasta la primavera de 2014, según el Centro de Predicción Climática del Servicio Meteorológico Nacional estadounidense.

“Sin evidencias de El Niño o La Niña, otros factores climáticos menos predecibles regirán las condiciones de otoño, invierno y primavera”, dijo el climatólogo Bill Patzert, del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena, California.

“Las predicciones a largo plazo son más certeras durante los episodios de El Niño y La Niña. El estado de transición, La Nada, es ahora la condición dominante. Resulta frustrante  para los pronosticadores a largo plazo. Es como conducir sin una hoja de ruta decente, lo que vuelve difícil pronosticar”, según Patzert.

Durante las últimas décadas, la mitad de los años han experimentado las condiciones de La Nada, en comparación con alrededor del 20 por ciento de El Niño y el 30 por ciento de La Niña.

Patzert observó que algunos de los inviernos más húmedos y secos se producen durante períodos de La Nada.

EXTREMOS LA NADA 3 GRÁFICO
Gráfico de la sube del nivel del mar 19912-2012.

“Lo neutral sugiere algo benigno, pero de hecho, si nos fijamos en estos años de La Nada, cuando no aparecen ni El Niño ni La Niña, pueden ser los de más volatilidad y peores azotes climáticos. A modo de ejemplo, la continua y grave sequía en el oeste de Estados Unidos está lejos de ser ‘neutral’ “.

La altura del agua de mar se debe, en parte, a su temperatura y por lo tanto es un indicador de la cantidad de calor almacenado en el fondo de los océanos. A medida que se calienta el océano, su nivel se eleva, al enfriarse, su nivel disminuye.

En el gráfico, las zonas amarillas y rojas indican allí donde las aguas son relativamente más cálidas y se han expandido sobre el nivel del mar normal, mientras que las verdes (que dominan en esta imagen) indican el nivel del mar cerca de lo normal, y las zonas azules y púrpuras muestran donde las aguas son relativamente más frías y el nivel del mar es más bajo de lo normal.

EXTREMOS LA NADA 2

Variaciones superiores al nivel normal en el Pacífico ecuatorial indican condiciones de El Niño, mientras variaciones por debajo de lo normal indican condiciones de La Niña.

La temperatura de la capa superior del océano puede tener una influencia significativa en los patrones climáticos y el clima.

Los ciclos de El Niño, La Niña y La Nada forman parte de la evolución del estado del clima mundial a largo plazo, por lo que las mediciones del nivel de la superficie del mar son un indicador clave (VER MÁS ABAJO).

EXTREMOS LA NADA 4

El satélite Jason-2 , lanzado en 2008, es un esfuerzo conjunto de la NASA, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), la Agencia Espacial Francesa Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) y la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos (EUMETSAT).

A principios de 2015, la NASA y sus socios internacionales CNES, NOAA y EUMETSAT tienen previsto el lanzamiento de Jason-3, que  extenderá la línea de tiempo de las mediciones topográficas de la superficie del océano iniciadas por sus predecesores Topex / Poseidon y Jason 1 y 2.

Jason-3 realizará mediciones muy detalladas del nivel del mar para comprender mejor la circulación oceánica y el cambio climático.

EL NIÑO – ENOS

El fenómeno de El Niño-Oscilación Sur (ENOS) es un patrón climático recurrente que implica cambios en la temperatura de las aguas en la parte central y oriental del Pacífico tropical.

En períodos que van de tres a siete años, las aguas superficiales de una gran franja del Océano Pacífico tropical se calientan o enfrían entre 1 ° C y 3 ° C, en comparación con la normal.

Este calentamiento oscilante y el patrón de enfriamiento, conocido como el ciclo ENOS (o ENSO por sus siglas en inglés), afecta directamente a la distribución de las precipitaciones en las zonas tropicales y puede tener una fuerte influencia sobre el clima en los otras partes del mundo.

El Niño y La Niña son las fases extremas del ciclo ENOS; entre estas dos fases existe una tercera fase llamada Neutral o La Nada.

El nombre de El Niño (refiriéndose al niño Jesús) fue dado por los pescadores peruanos a una corriente cálida que aparece cada año alrededor de Navidad. Lo que ahora llamamos El Niño les pareció como un evento más fuerte de ese mismo fenómeno, y el uso del término se modificó para hacer referencia sólo a los hechos irregularmente fuertes.

No fue hasta la década de 1960 que se notó que El Niño no era un fenómeno local peruano, y se le asoció con cambios en todo el Pacífico tropical y más allá.

La fase cálida de El Niño suele durar aproximadamente entre 8-10 meses. El ciclo ENOS entero dura generalmente entre 3 y 7 años, y con frecuencia incluye una fase fría (La Niña) que puede ser igualmente fuerte, así como algunos años que no son anormalmente fríos ni cálidos (La Nada).

Sin embargo, el ciclo no es una oscilación regular como el cambio de estaciones y puede ser muy variable, tanto en la intensidad como en la duración.

EL LANZAMIENTO DEL JASON 2, EN 2008 (en inglés)

(Revista del Aficionado a la Meteorología).- En el océano Pacífico tropical persisten unas condiciones neutras, es decir, que no corresponden ni a un episodio de El Niño ni de La Niña.

De las predicciones de los modelos y las opiniones de los expertos se desprende que es probable que esas condiciones neutras se mantengan durante el otoño boreal de 2013 y el invierno de 2013/2014.

En el pasado han llegado a darse dos o más años consecutivos de condiciones neutras, por lo que no se trata de una situación inusual.

Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales y otros organismos seguirán vigilando las condiciones que se dan sobre el Pacífico y facilitarán proyecciones a fin de determinar las condiciones climáticas que es más probable que se den durante el resto de 2013 y principios de 2014.

Desde la primavera boreal de 2012, los indicadores del fenómeno El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) en el Pacífico tropical (p. ej., las temperaturas de la superficie del mar, la presión al nivel del mar, la nubosidad y los vientos alisios) se han mantenido por lo general en niveles neutros, lo que indica que no ha habido un episodio de El Niño ni de La Niña.

Desde mayo de 2013 las temperaturas de la superficie del mar en el extremo oriental del océano Pacífico tropical han estado muy por debajo de la media y hace solo poco tiempo que han vuelto a sus niveles normales.

No obstante, esas temperaturas de la superficie del mar inusualmente frías se encuentran demasiado al este para considerarse indicativas de un episodio de La Niña en toda la cuenca, aun cuando hayan tenido algunas repercusiones leves en las condiciones climáticas locales de la zona occidental de América del Sur. (…)

En resumen:

• a lo largo de los últimos 12 meses han persistido unas condiciones primordialmente neutras (es decir, que no corresponden ni a un episodio de El Niño ni de La Niña);

• desde mediados de 2013, según las proyecciones, es probable que esas condiciones neutras se mantengan hasta principios de 2014.

Así pues, la situación en el océano Pacífico tropical y en el océano Índico seguirá vigilándose de cerca. Durante los próximos meses, los expertos en predicción climática seguirán facilitando periódicamente interpretaciones más detalladas de las fluctuaciones del clima regional, que difundirán los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales.

Texto original completo de  RAM aquí

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer