Cambio Climático

Opinión: ¿No será muy tarde ya para preparativos?

CC NEW YORKER

La periodista estadounidense especializada en cambio climático Elizabeth Kolbert analiza desde las páginas del New Yorker la reacción ante los últimos informes del IPCC, desde las objeciones planteadas por los escépticos, hasta la reacción de los gobiernos.

La semana pasada, un sitio web que sostiene que no hay consenso científico sobre el calentamiento global publicó un anteproyecto de informe que el Grupo 2 del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) publicará en marzo con una evaluación de los impactos del  cambio climático. Al parecer, la filtración tenía la intención de avergonzar a los autores del informe, cuya versión será publicada en marzo por el IPCC.

Sin embargo, parece que tuvo el efecto opuesto: lo que muestra el documento filtrado es cuán grave pueden llegar a ser esos impactos. El informe fue la nota principal de la primera plana del New York Times con el titular “El cambio climático pone en riesgo al suministro de alimentos“.

“Muchos de los males del mundo moderno -hambre, pobreza, inundaciones, olas de calor, sequías, guerra y enfermedades- empeorarán al parecer a medida que el mundo se caliente por el cambio climático producido por el hombre”, observó la agencia Associated Press en su análisis del informe.

Técnicamente, lo que se filtró es un sumario de la segunda parte del quinto informe del IPCC (la primera parte, publicada en Estocolmo en septiembre, se enfocaba en la geofísica del cambio climático y afirmó que la actividad humana “ha sido la causa dominante del calentamiento global observado desde mediados del siglo 20”).

El IPCC no realiza investigaciones por su cuenta. Sus conclusiones están basadas enteramente en informes científicos ya publicados, así que se puede argumentar que no hay verdaderas noticias en su último documento. La fuerza de su informe surge, simplemente, de ensamblar toda la información en un solo sitio.

Este sumario se puede leer como una larga lista de apocalipsis: inundaciones, sequías, enfermedades, hambruna. El cambio climático, según el grupo, reducirá los campos de cultivos en 1 o 2 % cada década de lo que queda de este siglo (una de las razones para esto es que las olas de calor, que serán cada vez más comunes, reducirán los campos de un cultivo básico como el maíz).

CC OBAMA PRE VARSOVIA 2013

Como se estima que la población mundial crecerá este siglo -de 8 mil millones en 2025 a 9 mil en 2050 y casi 11 en 2100- es obvio que estas son malas noticias.

Al mismo tiempo los eventos extremos de inundaciones, sequías y otras condiciones generales del tiempo pueden aumentar y las poblaciones que ya son vulnerables pueden ser empujadas hacia el abismo. El conflicto llegará indefectiblemente. El cambio climático “moldeará crecientemente las políticas de seguridad nacional”, advierte el informe.

En tanto, mientras las cosas lucen muy mal para los humanos, para los no humanos lucen peor, en muchos sentidos. Bajo todos los escenarios que considera el IPCC, incluyendo uno poco probable en el que el mundo imponga límites drásticos en las emisiones de carbono en estos momentos, una “gran parte” de las especies terrestres y de agua dulce enfrentan altos riesgos de extinción.

Bajo la mayoría de los escenarios posibles, muchas especies “no serán capaces de moverse lo suficientemente rápido durante el Siglo XXI como para buscar los climas adecuados” y existe una posibilidad de que algunos ecosistemas, incluyendo el Ártico y el Amazonas, estén bajo “abruptos e irreversibles cambios”. Los bosques ya se están muriendo en algunas partes del mundo por el estrés relacionado al calentamiento global y más bosques podrán pasar por lo mismo debido a que las temperaturas siguen aumentando. Como sostuvo Grist en su resumen de hallazgos del IPCC, “el planeta animal estará muy aburrido”.

El mismo día que el informe del IPCC fue filtrado, el presidente Barack Obama emitió una orden ejecutiva titulada “Preparando a Estados Unidos para los impactos del Cambio Climático”. Entre otras cosas, establece un nuevo Consejo para Prepararse para el Cambio y resiliencia.

CC NEW YORKER 2

Promover la “preparación” es, sin dudas, una buena idea. Como lo indica la orden ejecutiva, los impactos del clima -que incluyen, pero no se limitan a olas de calor y el aumento de incendios forestales en cantidad e intensidad- están “ya afectando comunidades, recursos naturales, ecosistema, economías, y la salud pública en toda la Nación”. Sin embargo, uno de los peligros de esta idea es que se tienda a presuponer, en una visión de boy scout, que la “preparación” es posible.

Como sigamos alterando el planeta alegremente a este ritmo,  estamos -como deja claro el informe del IPCC- cada vez más en peligro de comprometernos con  resultados que simplemente sobrepasan la capacidad de las sociedades de adaptarse. Ciertamente  desbordarán las capacidades de las ranas y de los árboles y de las aves para adaptarse. Por lo tanto, cualquier estrategia de “preparación” genuina debe incluir evitar esas eventualidades para las que la preparación resulte ya imposible.

Esto no es algo que el Presidente pueda hacer a través de una orden ejecutiva, pero es algo que debe intentarse con otras herramientas. Como el mismo Obama dijo en un discurso hace unos meses: “Los que estamos en puestos de responsabilidad, debemos preocuparnos menos por el juicio de determinados intereses  y de donantes bien conectados y más por el juicio de la posteridad. Porque ustedes y sus hijos y los hijos de sus hijos tendrán que vivir con las consecuencias de nuestras decisiones”.

Sobre la autora:

Elizabeth Kolbert escribe en The New Yorker desde 1999. Sus historias para la revista incluyen perfiles políticos, comentarios de libros y artículos sobre cambio climático. Su historia de tres capítulos sobre el calentamiento global “The Climate of Man” ganó en 2006 el Magazine Award for Public Interest, el American Association for the Advancement of Science Journalism Award en 2005 y el National Academies Communication Award en 2006.

Texto original completo aquí

Traducción: Jimena González.

 

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer