Historias

Padecer frío, y ser pobre, y ser refugiado

HISTORIAS SIRIOS REFUGIADOS NIEVE AFP

“Hubiéramos preferido quedarnos en Siria bajo las bombas”, dice Abdel-Karim Ali Ibrahim, uno de los cientos de miles de refugiados sirios que padecen el frío del Valle de la Bekaa, en territorio del Líbano, hacia donde huyeron de la guerra civil en su país.

La ola de lluvia, frío y nieve que azota estos días Medio Oriente agravó la pésima situación de los 838 mil refugiados sirios en el Líbano y el propio Gobierno libanés reconoció ser incapaz de hacerle frente.

Al menos cuatro niños murieron por el frío en los últimos días en el Líbano y en Siria, anunció la Coalición Nacional Siria (CNFROS), la principal alianza opositora. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) denunció esta situación y llamó a aumentar los esfuerzos.

Organizaciones como Cáritas también alertan sobre la situación, que describen como “lamentable y dramática”, según su coordinador en la zona, Kamal Siufi. La situación “no se limita sólo a estos días, sino que prevalecerá durante todo el invierno”.

HISTORIAS SIRIOS REFUGIADOS CARPAS 2

El ministro libanés de Asuntos Sociales, Wael Bu Faur, reconoció “no tener la capacidad” para enfrentarse a esta situación de los refugiados sirios. 

“Lo único que podemos hacer es disminuir la catástrofe”, declaró Bu Faur, y se quejó de que “no hay una decisión política unificada para establecer campamentos formales para los refugiados”.

Varias familias de refugiados sirios, cuyas tiendas de campaña están rodeadas por la nieve y no disponen de carburante ni mantas suficientes, ocuparon casas vacías para resguardarse del mal tiempo en aldeas de la región septentrional de Akkar, limítrofe con Siria.

Organizaciones internacionales como ACNUR llevan meses preparándose para las bajas temperaturas y, en noviembre, la agencia de Naciones Unidas repartió mantas térmicas y material para combatir la climatología adversa.

Un manto blanco ha cubierto la aldea de Arsal, en el Valle de la Bekaa, en el Líbano, país donde en un año el número de sirios que huyen de la guerra ha pasado de 100.000 a casi un millón. Muchos pasarán el duro invierno en tiendas, durmiendo en el suelo.

“Hace frío bajo la lluvia y no hay nada más. Hambre y frío y nada más. Llevo aquí una semana”, dice Jined Al-Hussein, refugiado sirio.

“Las tiendas de campaña volaron, dejando que la lluvia y la nieve cayeran sobre los niños pequeños. Hubiéramos preferido quedarnos en Siria bajo las bombas”, señala Abdel-Karim Ali Ibrahim.

 

HISTORIAS SIRIOS REFUGIADOS MAPA AFP

Infografía de AFP

“Preferiría morir un millón de veces a vivir esta humillación”, dice Faisal, de 48 años, en Líbano, donde una tormenta de nieve dejó a los refugiados sirios en la absoluta miseria por falta de medios para calentarse.

En Saadnayel (este), cientos de sirios que huyeron de la guerra intentan sobrevivir a las temperaturas glaciales y a la nieve. “Lo que estamos viviendo no lo ha vivido nadie. Todos los países han conspirado contra nosotros, todos son traidores”, dice Faisal, con la cabeza tapada con una bufanda.

Este padre de cuatro hijos, oriundo de Idleb (noroeste de Siria) expresa el sentir de casi todos los refugiados, que se consideran abandonados a su suerte por la comunidad internacional en esta guerra, en la que, según una ONG, han muerto más de 126.000 personas.

HISTORIAS SIRIOS REFUGIADOS CARPAS

Algunos refugiados aplican medidas extremas. “Quemamos nuestros zapatos para hacer funcionar los ‘sobia'”, braseros antiguos de Oriente Medio, lamenta Najla, de 40 años.

Un método que desprende un olor acre insoportable en las tiendas de campaña, en las que se hacinan como mínimo seis personas.

Líbano acoge a más de 825.000 refugiados que huyeron de la guerra. Decenas de miles de ellos viven en lugares improvisados y otros en casas de familiares o en apartamentos alquilados.

En Aarsal (este), localidad fronteriza con Siria y conocida por su apoyo a la oposición siria, la nieve cubre las tiendas de campaña en medio de temperaturas que rondan los cero grados por el día y bajan a -4 por la noche.

Fuente: agencias.

HISTORIAS SIRIOS REFUGIADOS NIEVE MURO PALESTINA ISRAEL AFP
El muro que divide Israel de Palestina (foto AFP).

El gobierno del movimiento islamista radical Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, hizo llegar al ejército israelí a través de las Naciones Unidas un pedido de ayuda para capear los daños de la tormenta, en especial inundaciones y cortes masivos en el suministro eléctrico. 

Israel hará todo lo que esté a su alcance para asistir a la población civil tanto en Gaza como en Cisjordania”, en especial transferencia de electricidad a la central eléctrica gazeña, así como combustible y gas, anunció un coordinador israelí para los territorios.

El primer ministro de Hamas, Ismail Haniyeh, llamó a sus fuerzas a permitir la entrada de combustible y otros suministros a la Franja de Gaza desde territorio israelí.

“Hemos sobrevivido a dos guerras frente a Israel, y sobreviviremos también a esto”, declaró. Las cámaras lo captaron con chaleco de rescate en las calles de Gaza, siguiendo los acontecimientos.

En Cisjordania, gobernada por el partido laico nacionalista Fatah, equipos de rescate israelíes utilizaron pequeñas embarcaciones para hacer llegar alimentos y frazadas a casas palestinas, de donde evacuaron también a unas 700 personas.

Texto original aquí

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer