Extremos

Paraguay, Argentina, Brasil: lluvias y pobreza

EXTREMOS PARAGUAY ARGENTINA BRASIL JUNIO 2014 2 ABC

Lluvias extremas en Brasil, Paraguay y Argentina confirman las principales tendencias del cambio  climático en la región, pero también desnudan problemas sociales estructurales que agravan sus impactos (foto diario ABC).

En junio,  casi 400 mil habitantes pobres de zonas ribereñas de los ríos Paraguay, Uruguay, Paraná y afluentes fueron evacuados. Residen en zonas bajas y viven en casas muy precarias, sin servicios públicos mínimos ni condiciones de urbanización adecuadas.

En Argentina, según un estudio reciente del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPPP), dirigido por el dirigente opositor Claudio Lozano,  el 13,5% de la población del país habita zonas inundables y el 6,1% vive en situación de hacinamiento.

En su conjunto, el 55,7% de la población atraviesa alguna modalidad de precariedad en las condiciones de su vivienda. Este porcentaje se eleva al 75,4% entre la población pobre, siempre según el IPP.

En este contexto social, el gobierno reconoce entre los impactos ya observados del cambio climático en territorio argentino:

– “En los valles aluviales de los tres grandes ríos de la cuenca del Plata se producen inundaciones por crecidas casi siempre originadas por precipitaciones extraordinarias en territorio brasileño y paraguayo. Estas inundaciones se han hecho más frecuentes desde mediados de la década del 70”.

– “Una situación similar se ha dado en los ríos Paraguay y Uruguay. En este último la frecuencia de las mayores crecidas tuvo una marcada tendencia durante los últimos 50 años”.

– “Un estudio del Banco Mundial indica que las pérdidas económicas asociadas a inundaciones llegan a causar en la Argentina costos superiores al 1 % del PBI anual”.

El invierno austral trajo consigo más lluvias que de costumbre en las cuencas de esos ríos y antes de fin de mes había provocado la evacuación de más de 300 mil personas en Paraguay (más de 75 mil sólo en la capital, Asunción), otras 50 mil en el sudeste de Brasil y casi 15 mil en el noreste de Argentina.

En Asunción, la ciudad más afectada de Paraguay, el río homónimo llegó en el puerto hasta los 7,1 metros, que no es un récord histórico pero por el aumento de población en zonas ribereñas impactó de manera más grave.

Cynthia Brizuela, funcionaria de Unicef en Paraguay,  aseguró que la actual inundación en Asunción es la peor de la historia: “Es peor que la de 1983 por el hacinamiento”, explicó. En 1983 vivían en la zona conocida como de los bañados unas 3.000 familias. Hoy en día son entre 15.000 y 16.000, precisó Brizuela. Y ahora hay menos espacio donde instalar campamentos para alojarlos.

La situación de Asunción es de desastre, resumió la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) paraguaya este 30 de junio. La situación también es grave en Ñeembucú, Concepción, Presidente y Alto Paraguay. Las emergencias por estas inundaciones y otros fenómenos climáticos extremos costaron al Estado paraguayo al menos 6,8 millones de dólares en lo que va del año, informó la SEN y el Ministerio de Hacienda.

Según datos oficiales, la pobreza en Paraguay se redujo del 32,4 % hasta el 23,8 % desde 2011 hasta 2013, aunque el sector rural sigue siendo el más afectado. La pobreza en el campo cayó del 44,8 % al 33,8 % en el mismo periodo, mientras que en las zonas urbanas descendió desde el 23 % al 17 %.

EXTREMOS PARAGUAY ARGENTINA BRASIL JUNIO 2014 3 INFOBAE

En Argentina, las crecidas de los ríos Paraguay, Pilcomayo, Paraná, Iguazú, Uruguay y otros menores provocaron la evacuación de más de 14.000 personas en zonas costeras de Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones (foto Infobae).

Formosa, con casi 6.000 evacuados y dos muertos, es la provincia del Nordeste argentino más afectadas, tanto en la capital homónima como en Clorinda, donde además fallaron las bombas de extracción que tenía preparada la ciudad, la segunda de la provincia, después de una inundación grave en 1992.

En Chaco y Corrientes hubo otros 3 mil evacuados por la crecida del Paraná, en cuya cuenca seguirán las lluvias en los próximos días, según los pronósticos oficiales.

En Misiones, frente al río Uruguay, hubo otros 7 mil evacuados y la peor situación la vivía El Soberbio, donde 350 casas quedaron bajo agua y otras 50, todas precarias, fueron arrastradas directamente por las aguas.

“Es más que sorprendente la situación. Resulta terrible porque el agua subió tanto que inundó el centro de la ciudad, hay barrios completos inundados. Es de extrema gravedad”, reconoció el gobernador misionero, Maurice Closs, y estimó pérdidas por bastante más que los 500 millones de pesos (unos 50 millones de dólares) inicialmente calculados.

El río Paraguay en Puerto Formosa alcanzó el 29 de junio los 8,68 metros y en Puerto Pilcomayo, los 7,59, ambos en territorio formoseño.

En Argentina, se aguarda una actualización oficial de las cifras de pobreza. Según los sindicatos oficialistas, el 17,3 %  de la población es pobre y el 4,4%, indigente. Según ex técnicos estadísticos desplazados del principal organismo público, el Indec, la pobreza es de 36,5%. Según un reciente estudio privado, el del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina, la pobreza llegaba a fines de 2013 a 25,6%.

La Entidad Binacional Yacyretá, que administra la gran represa argentino-paraguaya sobre el río Paraná, informó que los caudales del río Paraná a esa altura llegaría a casi 30.000 metros cúbicos por segundo en estos días, más del doble de los valores normales, y se mantendría estable en esos niveles al menos dos días, antes de bajar.

Otras provincias más al sur sobre los ríos Paraná y Uruguay, como Santa Fe y Entre Ríos, se preparaban para afrontar iguales situaciones y complicaciones adicionales para sus ricas producciones agropecuarias.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció que visitaría las zonas inundadas del Nordeste y llevaría ayuda a sus pobladores evacuados.

En Brasil, unas 50 mil personas han tenido que dejar sus casas en el sur de Brasil debido a las lluvias de los últimos días, que provocaron inundaciones, informaron este domingo las defensas civiles de los estados afectados, según Telesur.

En el estado sureño de Santa Catarina, unas 40 mil personas fueron evacuadas y 14 municipios están en situación de emergencia, de un total de 37 afectados. La región más impactada es el oeste del estado.

Las lluvias persistían el último fin de semana de junio y según fotos divulgadas por medios locales mostraban barrios enteros quedaron bajo el agua y hubo derrumbes en áreas montañosas.

En Rio Grande do Sul, otras 10 mil personas tuvieron que dejar sus casas por las inundaciones, con un total de 59 municipios afectados, según Defensa Civil.

La lluvia intensa que cayó en cinco días acumuló 360 milímetros hasta la tarde del 27 de junio, y elevó el nivel del río Uruguay en 18 metros por encima de lo normal. El promedio de lluvias para todo junio en ese estado es de 150 milímetros.

En Brasil, las políticas públicas redujeron el número de ciudadanos que viven en situación de pobreza extrema en un 89 % en los últimos diez años, cuando el Gobierno puso en marcha el programa Bolsa Familia. La pobreza alcanza al 18% y la indigencia al 5,4% de la población brasileña.

Fuente: agencias.

(Revista RIA).- El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina desarrolló una herramienta digital que permite a los productores utilizar una cartografía hídrica para conocer las áreas que podrían ser afectadas por el agua en el Delta del río Paraná.

“Este sistema le permite al productor ubicarse en el espacio, saber hasta dónde va a llegar el agua en determinado temporada y, así, planificar las actividades más relevantes en la zona, como es el movimiento de ganado, la decisión de siembra y la protección de cultivos y áreas forestadas”, explicó a la Revista RIA el coordinador de la investigación, Eduardo Flamenco.

La aplicación, es producto del trabajo conjunto de investigadores de INTA Castelar en coordinación con el Instituto Nacional del Agua y fue desarrollada con información histórica de caudales en el puerto de Corrientes.

A partir de allí, se definieron los escenarios hidrológicos y una serie de imágenes satelitales de alta resolución correspondientes al período 1980-2010 que permitieron generar mascaras de agua para cada temporada (otoño-invierno, primavera-verano) y escenario elegido.

Al respecto, la investigadora del INTA Castelar, María Gabriela Sepulcri, expresó que “con el pronóstico estacional, el productor obtendrá información fundamental sobre el caudal que traerá el Paraná a la altura del puerto de Corrientes en un determinado semestre”, y agregó que “sobre la base de este pronóstico podrá conocer la distribución espacial del agua en el Delta, y para eso será útil contar con la cartografía de susceptibilidad hídrica”.

Sobre la parte media inferior de la cuenca del Paraná se extiende la región del Delta, con una longitud de 320 kilómetros y una superficie cubierta de un total de 17.500 kilómetros cuadrados, cuyo ciclo hidrológico registra eventuales crecidas en verano y otoño principalmente, debido al aumento de precipitaciones, y caudales mínimos durante los meses de sequía invernal.

En este sentido, y en relación a esta información, la herramienta fue utilizada por primera vez a modo de ensayo para verificar la situación presentada durante el período abril-septiembre 2011, donde se comparó la cartografía elegida (normal), en función del pronóstico del caudal publicado en marzo 2011, con el escenario real.

Si bien en esa primera prueba el escenario pronosticado correspondió con la distribución de agua observada, la herramienta todavía se encuentra en etapa de validación ya que los técnicos buscarán cotejar la información obtenida con la experiencia y los datos proporcionados por los productores de la zona.

Texto original completo de Revista RIA aquí 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer