Extremos

¿Por qué Europa está más fría que el Ártico?

Las temperaturas bajo cero se han extendido por gran parte de Europa durante la última semana de febrero, desde Polonia hasta España. La nieve cayó en Roma por primera vez en seis años. Gran Bretaña emitió una advertencia de “alerta roja”. Noruega registró las temperaturas más bajas del chasquido frío: (menos 42°C) en la parte sureste del país el primer día de marzo de 2018.

Si Europa se siente como el Ártico en este momento, el Ártico mismo luce templado en comparación. El Polo Norte tiene temperaturas por encima de este invierno boreal; allí no hay mediciones directas, pero la combinación de datos satelitales con otros muestra que las temperaturas aumentaron esta semana a 2°C. Eso está por encima de lo habitual y más cálido que en algunas partes de Noruega.

El calor del Ártico y la ola de frío en Europa han suscitado dudas sobre si las incidencias climáticas inusuales están relacionadas entre sí y si, de alguna manera, están relacionadas con el cambio climático.

Aquí, algunas respuestas.

¿Están conectados los patrones climáticos del Ártico y Europa?

Probablemente, de acuerdo con Judah Cohen, un climatólogo director de pronósticos estacionales en Atmospheric and Environmental Research, una empresa de evaluación de riesgos climáticos. Cohen es el autor de un estudio de 2017 que relacionó un calentamiento del Ártico con las ráfagas intermitentes de frío que aquellos de nosotros en el hemisferio norte hemos llegado a conocer como el vórtice polar.

El vórtice polar es un sistema de baja presión que, como su nombre indica, generalmente descansa sobre el Polo Norte (también hay un vórtice polar sobre la Antártida).

Cuando se comporta normalmente, el vórtice polar ayuda a atrapar el aire frío en el Ártico.

“Se encierra el aire frío en las altas latitudes de la región ártica”, dijo Cohen, comparando el vórtice polar con una represa que retiene el aire ártico gélido del resto del Hemisferio Norte.

Pero a veces esa represa estalla cuando el vórtice polar se debilita y permite que el aire frío escape del Ártico hacia climas más templados. Esto siempre ha sucedido de vez en cuando, pero un creciente cuerpo de investigación sugiere que, debido al cambio climático, el calentamiento del Ártico está debilitando el vórtice polar.

¿Por qué se está debilitando el vórtice polar?

Los investigadores todavía están averiguando cómo el calentamiento del Ártico está desencadenando el comportamiento aberrante del vórtice polar. Algunos de ellos, incluido Cohen, señalan la fusión del hielo marino y la falta de capa de nieve sobre Siberia, causada por el calentamiento global.

Cohen dice que la pérdida de hielo y nieve crea patrones de alta presión cerca del mar de Barents y el mar de Kara, en el norte de Rusia. Esa alta presión bloquea el sistema de baja presión del vórtice polar debilitándolo en el proceso.

Todavía no existe un consenso científico sobre la causa raíz del debilitamiento del vórtice polar; es justo decir que no es tan definitivo como, por ejemplo, la evidencia del cambio climático causado por los seres humanos, acordado por el 97 por ciento de los científicos del clima.

Pero vale la pena señalar que en enero de 2018 la extensión del hielo marino del Ártico fue la más baja jamás registrada en el primer mes del año. En algunas partes del Ártico, el hielo marino ya se está rompiendo antes del final del invierno. Y el hielo marino del Ártico ha estado disminuyendo desde al menos finales de los años setenta.

¿Qué sucede cuando el vórtice polar se debilita?

Cuando el vórtice polar se debilita, permite que escape el aire frío y se dirige hacia el sur. Esto es lo que  Cohen sospecha que sucedió a fines de diciembre y principios de enero, cuando el noreste de los Estados Unidos soportó algunas de las temperaturas más frías de la historia.

Otros investigadores que realizaron un análisis rápido del evento meteorológico no están tan seguros, aunque insisten en que el suyo es solo un primer paso en los datos.

En los días previos al chasquido frío europeo, el vórtice polar no solo se debilitó, explicó Cohen, sino que se dividió en dos.

Una parte entró en el norte de Eurasia y se desplazó hacia el oeste en Europa, ganándose el sobrenombre de “Bestia del Este”. La otra terminó en el noroeste de Canadá, lo que llevó a que los Estados Unidos occidentales se enfriaran después de un período cálido inusual.

En términos relativos, esa es una anomalía de temperatura de 30°C en el Polo Norte.

Esto está asociado con una intrusión de aire caliente desde el Atlántico y el desplazamiento de aire frío hacia Asia después de disturbios a gran escala de la corriente de chorro polar.

“El Occidente, cuyo invierno se está salvando hasta cierto punto, tiene que ver completamente con esta división del vórtice polar”, dijo Cohen.

Pero mientras tanto, algunos países como España, que no están acostumbrados al frío, se están congelando.

Eso explica por qué Europa está helada, pero ¿por qué el Ártico está tan cálido ahora?

Cohen compara el Ártico con el refrigerador de tu cocina. Cuando la puerta del refrigerador está cerrada, permanece frío y la cocina, cálida. Pero si deja abierta la puerta del refrigerador, sale todo el aire frío.

Como el aire sale fuera del refrigerador, tiene que ser reemplazado por aire circundante; el aire también debe fluir al refrigerador, o en este caso, al Ártico. Y dado que el aire fuera del Ártico se pone más cálido, necesariamente se moverá hacia adentro.

Fuente: New York Times

 

Tags: , , , ,

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer