Historias

Qué haría Mandela ante el cambio climático

HISTORIAS MANDELA

El activista sudafricano Alex Lenferna plantea un desafiante legado del líder negro para el movimiento contra el cambio climático: redoblar la apuesta cuando las maneras suaves ya no bastan en las negociaciones internacionales para frenar el calentamiento global que provocan las emisiones de gases invernadero.

Aunque el cambio climático no es un tema que defina la Larga Marcha hacia la Libertad (Long Walk to Freedom) de Mandela, una reflexión sobre su filosofía y su vida revela una coincidencia profunda con los principios y compromisos del movimiento por la justicia climática. Y ahí radica muchas lecciones importantes no sólo para la comunidad del clima, sino para toda la humanidad en su conjunto.

Un ejemplo destacado es el compromiso de Mandela con una ética cosmopolita de Ubuntu. Contrariamente al fuerte individualismo que impregna el mundo occidental , la ética de Ubuntu, cuando se combina con la valoración cosmopolita de Mandela de toda la humanidad, expresa que nuestra propia identidad y bienestar están ligados a la de nuestra comunidad: la comunidad global.

Si aceptamos esa filosofía, dado nuestro conocimiento del cambio climático causado por el hombre, el camino de enriquecernos emitiendo gases de efecto invernadero a expensas de nuestro clima, entonces nuestro planeta y el bienestar de las generaciones actuales y futuras no pueden ser considerados un verdadero desarrollo, sino algo que viola Ubuntu, que empequeñece nuestra humanidad .}

Estratega flexible

HISTORIAS MANDELA 4

Otra lección importante es el “pragmatismo idealista” de Mandela. Siendo un hombre de grandes principios, fue también un pragmático dispuesto a transigir para alcanzar los fines sostenidos por esos valores, incluso aceptando tragarse su orgullo advirtiendo cuándo una estrategia ya no funciona.

El ejemplo más destacado de esto es cómo Mandela se alejó del compromiso de Gandhi con la lucha no violenta para co-fundar el brazo armado del Congreso Nacional Africano en 1961. La decisión la tomó tras asumir que la lucha no violenta era insuficiente para lograr los cambios necesarios en la lucha contra el Apartheid .

Lo mismo pasa con el movimiento del cambio climático: nuestros muchos intentos fallidos de lograr una participación más convencional sobre las cuestiones climáticas y el cada vez más alto nivel de emisión de gases de invernadero (hasta 400 ppm en 2013) deben llevarnos a cuestionarnos la idoneidad de nuestras estrategias.

Cuando incluso organizaciones conservadoras como la Agencia Internacional de la Energía proclaman que será necesario nada menos que una revolución energética para mantener el calentamiento global por debajo de los 2°C a fin de siglo, tal vez sea hora de que nosotros, como activistas del clima y ciudadanos del mundo, deje de intentar retoques en cuestiones secundarias y de hacer peticiones amables en espacios obsoletos de la ONU e incluya  medios más radicales para alcanzar la meta de crear un planeta seguro donde vivir.

South Africa   Demonstrations  Riots

Ahora bien: no estoy pidiendo un brazo armado del movimiento climático, porque sólo Dios sabe qué resultaría y quién lucharía, pero sí parece claro que, dada nuestra  actual situación climática es el momento de que también nosotros subamos la apuesta .

En cuanto sepamos cómo responder a esta loca situación climática en la que estamos reflexionar sobre la vida y las luchas de Nelson Mandela pueden proporcionar muchas lecciones importantes sobre la forma en que hacemos posible lo aparentemente imposible y convertirnos en una gran generación Mandela.

En sus propias palabras: “Siempre parece imposible, hasta que está hecho” .

Texto original aquí

Tags: , , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer