Extremos

¿Cómo? ¿Más calor trae peores nevadas?

Enlace permanente de imagen incrustada

Contra lo que se pueda pensar a priori, algunas precipitaciones invernales como las nevadas podrían ser más intensas, precisamente, porque estamos en un mundo que se calienta.

Las temperaturas superficiales del mar frente frente a la costa de Nueva Inglaterra titilan en rojo en los gráficos mostrando una anomalía cálida extrema. Eso es muy relevante, porque los océanos más cálidos tienen consecuencias atmosféricas.

“Las temperaturas de la superficie del mar en la costa de Nueva Inglaterra en este momento están en niveles récord, de 11,5°C, más cálido que lo normal en algunas áreas”, dice el investigador del clima Michael Mann, del estado de Pennsilvania.

“Hay una relación directa entre el calor superficial del océano y la cantidad de humedad en el aire. Eso significa que la actual tormenta sobre la Costa Este de Estados Unidos, como en Boston, se alimenta de  mares muy calientes produciendo grandes cantidades de nieve a medida que los vientos espiralados exprimen la humedad del aire y la deposita en forma de nieve costas adentro.

“Los océanos más cálidos también aumentan el contraste de temperatura con que las tormentas de invierno se encuentran cuando llegan a la Costa Este -señala Mann- y las potencia”.

Enlace permanente de imagen incrustada

“Las fuertes nevadas significan que la temperatura está bajo cero, que si fuera un poco más fría la cantidad sería mucho menor”, añade Kevin Trenberth, un experto en el clima en el Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas.

“Las aguas más cálidas de la costa ayudan a elevar las temperaturas invernales y contribuyen así a aumentar la cantidad de nieve. Ése es el papel que juega el calentamiento global”, recumen Trenberth.

Puede sonar extraño, pero en realidad puede nevar más si el clima está un poco más cálido, claro que no demasiado, pero tampoco extremadamente frío.

Lo que estamos viendo también se ajusta a una tendencia de Nueva Inglaterra. Tal como lo muestra la Evaluación Nacional del Clima de Estados Unidos a través de una ilustración, la región ha visto un dramático repunte del 71 por ciento de las precipitaciones extremas entre 1958-2012:

EXTREMOS NEVADA EEUU 2015 CC

 

“El aumento de las precipitaciones se ha producido en todas las regiones del territorio continental de Estados Unidos y se esperan más cambios en las próximas décadas”, añade un estudio reciente .8

Los mecanismos que vinculan el calentamiento global con el invierno sin duda implican algunas fuerzas de contrapeso. Por un lado, si hace más calor en general, se espera que las temperaturas lleguen al mínimo necesario evitar que nieve con más frecuencia. También es de esperar que la cubierta de nieve decline: se derretirá más rápido en un mundo más caliente.

Como argumenta Trenberth, esto significa que al comienzo y al final del invierno la precipitación que antes podría haber caído como nieve sea ahora más propensa hacerlo en forma de lluvia.

Enlace permanente de imagen incrustada

Y sin embargo, con temperaturas los suficientemente frías, el calentamiento global puede aumentar el vapor de agua, que es el combustible de las precipitaciones. Más calor atmosférico significa más vapor de agua contenido en la atmósfera: más lluvia o más nieve.

“Para la mayoría de las condiciones a nivel del mar, hay una regla de oro que dice que el ambiente puede sostener un 4% más de humedad por cada grado Fahrenheit de aumento de la temperatura”, precisa.

Así que en resumen, cuando los expertos climáticos observan un océano extremadamente cálido en la costa este y nevadas récord en Boston, eso encaja en un gran contexto.

No ocurre con la mayoría de nosotros, pero tarde o temprano vamos a tener que dejar atrás la idea de que el calentamiento global y la gran cantidad de nieve que cae es contradictoria.

Texto original aquí

Tags: , , , ,

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer