Ciencia

Raíces, el termostato que buscábamos

CIENCIA RAÍCES TERMOSTATO 2

Las raíces de árboles en las montañas actuaron “como un termostato” por millones de años y pueden jugar un rol importante en el control a largo término de las temperaturas globales.

Un grupo de investigadores de las universidades de Oxford y Sheffield descubrió que las temperaturas afectan el espesor de la hojarasca y de las capas orgánicas de suelo, así como la velocidad a la que crecen las raíces de los árboles.

Cuando las raíces alcanzan la roca por debajo del suelo, la roca se desintegra liberando dióxido de carbono. Los investigadores Xubin Zeng, Yong-Jiu Dai, Robert E. Dickinson y Muhammad Shaikh dice que este proceso está “actuando como el termostato de la Tierra.”

En un mundo más cálido, esto significa que las raíces de los árboles son más propensos a convertirse en la capa mineral del suelo rompiendo la roca en componentes que finalmente se combinarán con el dióxido de carbono.

Este proceso, llamado meteorización, evapora el dióxido de carbono de la atmósfera y enfría el planeta. Los investigadores dicen que esta teoría sugiere que los ecosistemas montañosos han actuado como el termostato de la Tierra.

En el estudio, publicado online en Geophysical Research Letters, los investigadores analizaron y midieron las raíces de los árboles de los bosques tropicales de Perú en diferentes sitios y altitudes, desde las zonas cálidas de Amazonas hasta las zonas más frías de Los Andes.

Midieron el crecimiento de las raíces de los árboles desde 30 centímetros desde la superficie, cada tres meses, durante varios años. En cada sitio también midieron el espesor de la capa orgánica por encima del suelo.

CIENCIA RAÍCES TERMOSTATO 2

Esa información fue combinada con datos existentes de la temperatura mensual, humedad, lluvias y la humedad del propio suelo, para calcular el proceso de descomposición probable de las rocas de basalto y granito de las formaciones montañosas peruanas.

Usando este modelo, basado en los datos recogidos en Perú, los científicos fueron capaces de darle escala para calcular la contribución de los bosques de montaña de todo el mundo, con tasas de meteorización globales.

Luego, los investigadores calcularon la cantidad probable de carbono que pudo haberse sustraído de la atmósfera por meteorización cuando la Tierra se puso muy cálida.

Se estudiaron, además, las erupciones volcánicas en la India de hace 65 millones de años (las trampas de Deccan). El modelo también les permitió calcular el proceso de meteorización y recuperación de carbono después del enfriamiento de la Tierra de hace 45 millones de años, cuando se formaron las grandes cadenas montañosas como los Andes y los Himalayas.

El estudio sugiere que las regiones montañosas pueden jugar un rol particularmente importante en sustraer carbono de la atmósfera porque tienen abundante piedra volcánica, que es altamente reactiva a la meteorización cuando se desintegra.

CIENCIA RAÍCES TERMOSTATO 3

Chris Doughty, director de la investigación de la Escuela de Geografía y Ambiente de la Universidad de Oxford, dijo: “Este es un proceso simple impulsado por el crecimiento de la raíz del árbol y de la descomposición de material orgánico”.

“Sin embargo -matizó-, puede contribuir a la estabilidad del clima a largo plazo de la Tierra. Parece actuar como un termostato, extrayendo más dióxido de carbono de la atmósfera cuando hace calor y menos cuando está más fresco”.

“Una serie de eventos climáticos de los últimos 65 millones de años se han traducido en las temperaturas globales, que suben y bajan. Sin embargo, el proceso de desgaste que regula el dióxido de carbono en la atmósfera puede ser amortiguado por los bosques que crecen en las partes montañosas del mundo. En el pasado, este proceso natural puede haber impedido al planeta alcanzar temperaturas que son catastróficas para la vida”, concluyó Doughty.

Texto original completó aquí  

Comments

Comments are closed.

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer